2 Oct 2018 - 3:00 a. m.

Ganadores del Nobel de Medicina explican cómo funciona la inmunoterapia contra el cáncer

Los inmunólogos James Allison, de Estados Unidos, y Tasuku Honjo, de Japón, fueron los ganadores del Premio Nobel de Medicina 2018 por “su descubrimiento de la terapia contra el cáncer por la inhibición de la regulación inmune negativa”, según el jurado del Instituto Karolinska de Estocolmo.

Redacción ciencia

Tasuku Honjo y James P. Allison, ganadores del Nobel de Medicina. / AFP y Nobel Prize
Tasuku Honjo y James P. Allison, ganadores del Nobel de Medicina. / AFP y Nobel Prize

Los descubrimientos realizados por ambos científicos han sentado un precedente en el desarrollo de la inmunoterapia contra los tumores. El Instituto Karolinska señaló por medio de un comunicado que “este año el galardón constituye un hito en la lucha contra el cáncer. El descubrimiento realizado por los dos premiados aprovecha la capacidad del sistema inmune de atacar las células cancerosas”.

Pero ¿en qué se basa el hallazgo de los inmunólogos? James Allison, investigador del Centro de Cáncer MD Anderson de Houston (Estados Unidos), centró sus estudios desde los años noventa en el análisis del funcionamiento de la proteína CTLA-4, que impedía que los linfocitos T (un tipo de glóbulos blancos) identificaran y combatieran ciertas células.

Aunque ya se tenía conocimiento de esta proteína, según la Asamblea del Nobel, las investigaciones de Allison llevaron a entender que inhibir esa barrera producida por la CTLA-4 por medio de anticuerpos podría desatar la combatividad de los linfocitos y hacer que las defensas ataquen a los tumores. Este hallazgo, que se probó primero en ratones y demostró alta efectividad, podría llevar a desarrollar un nuevo enfoque para tratar a pacientes con cáncer.

Tras 10 años de experimentos, en 2011 fue aprobado el primer medicamento oncológico contra el melanoma metastásico, conocido como Ipilimumab. Este fármaco está basado en los resultados de los estudios del científico estadounidense. “No me propuse estudiar el cáncer, sino entender mejor la biología de los linfocitos T, esas células asombrosas que viajan por nuestro cuerpo y nos protegen de las enfermedades. Es un privilegio conocer a pacientes tratados con éxito con inhibidores de punto de control porque son la prueba viva del poder de la ciencia básica”, expresó Allison en un comunicado.

Por su parte, el investigador Tasuku Honjo, de la Universidad de Kioto (Japón), descubrió la proteína PD-1, que al igual que la CTLA-4 se manifiesta en la superficie de los linfocitos T e imposibilita que ataquen tumores.

El Comité del Nobel se refirió a este hallazgo como algo sorprendente y resaltó que los anticuerpos contra esta molécula son más efectivos que los orientados contra la otra proteína. Gracias a estos buenos resultados se han podido desarrollar terapias efectivas contra el cáncer de pulmón, de piel, renal, el melanoma y el linfoma.

“Quiero continuar mi investigación para que la inmunoterapia salve más pacientes afectados por cáncer”, afirmó en rueda de prensa el científico japonés.

El Comité resaltó que la combinación de ambos anticuerpos aumentaría la efectividad de la inmunoterapia y agregó que “los expertos demostraron cómo estrategias diferentes para inhibir los frenos del sistema inmunitario pueden ser usadas en el tratamiento del cáncer”. Por su hallazgo, los científicos recibirán US$1,01 millones.

En 2013, la inmunoterapia contra el cáncer fue declarada como el avance científico del año y hace unos meses se conoció el caso de una mujer que padecía cáncer de mama metastásico y, por medio de este tipo de tratamiento, eliminó por completo las células tumorales.

Síguenos en Google Noticias

Temas relacionados

MedicinaNobelTasuku Honjo