20 Feb 2019 - 7:36 p. m.

InSight informará a diario cómo está el clima en Marte

El equipo de la misión comenzó desde el 11 de febrero la publicación diaria de datos de los sensores meteorológicos instalados en la plataforma de aterrizaje. Otra tarea del sistema es estudiar los grandes remolinos de polvo, que pasarán a menos de diez metros de la estación.

María Cervantes / AgenciaN + 1

El lanzamiento de la nueva misión de investigación automatizada InSight (Interior Exploration using Seismic Investigations, Geodesy and Heat Transport) tuvo lugar el 5 de mayo de 2018.  / NASA/JPL-Caltech
El lanzamiento de la nueva misión de investigación automatizada InSight (Interior Exploration using Seismic Investigations, Geodesy and Heat Transport) tuvo lugar el 5 de mayo de 2018. / NASA/JPL-Caltech

El equipo de la misión automática InSight comenzó desde el 11 de febrero la publicación diaria de datos de los sensores meteorológicos instalados en la plataforma de aterrizaje. Actualmente, en el lugar de aterrizaje reina un clima típico del invierno marciano tardío, y la temperatura diaria desciende a -95 grados centígrados, según el sitio web de la misión.

El lanzamiento de la nueva misión de investigación automatizada InSight (Interior Exploration using Seismic Investigations, Geodesy and Heat Transport) tuvo lugar el 5 de mayo de 2018. Su tarea principal es estudiar la estructura interna de Marte y los procesos geológicos que tienen lugar en sus profundidades. (Lea: La primera fotografía enviada por InSight, la nave de la Nasa que acaba de llegar a Marte)

El aterrizaje en la superficie del Planeta Rojo tuvo lugar el 26 de noviembre de 2018 en el área de las Tierras Altas del Elíseo. Después del aterrizaje, la estación desplegó con éxito sus paneles solares y transmitió imágenes a la Tierra, gracias a lo cual quedó claro que la plataforma de aterrizaje se encontraba en un pequeño cráter de impacto lleno de arena y polvo, y ligeramente inclinado hacia los lados.

Posteriormente, los ingenieros de la misión, utilizando el brazo robótico IDA de 2,4 metros con una cámara IDC adjunta, realizaron una inspección visual de la plataforma de aterrizaje, tomaron selfies y también examinaron el área de trabajo en el suelo junto a la estación, que fue asignada para albergar los principales instrumentos científicos de la misión. 

Fluctuaciones en la temperatura del aire, la presión atmosférica y la velocidad del viento en el período del 16 al 19 de febrero de 2019. /  NASA 

El 19 de diciembre de 2018, el sistema de sensores ópticos SEIS fue colocado en la superficie de Marte. Durante un mes, el equipo de la misión niveló su posición relativa a la superficie, reguló los sensores y la longitud del cable que conectaba el instrumento a la estación, y también acercó la parte inferior del sismógrafo a la superficie del Planeta Rojo. El 2 de febrero de 2019, con un brazo robótico, se cubrió el sismógrafo con un aislante contra el viento y el calor, y el 12 de febrero de 2019, el segundo instrumento científico de la misión HP3 (Heat Flow and Physical Properties Package) fue puesto sobre la superficie del Planeta Rojo.

Además de los instrumentos científicos y un par de cámaras, en la plataforma de aterrizaje, se ha instalado el sistema APSS (Auxiliary Payload Subsystem), que consta de dos sensores TWINS (Temperature and Winds for InSight), que determinan la velocidad del viento y la temperatura ambiente, así como un barómetro y un magnetómetro. (Puede leer: La misión InSight de la Nasa aterrizó con éxito en Marte)

La recopilación regular de datos sobre las condiciones climáticas permite a los investigadores detectar fuentes de "ruido" que pueden afectar las lecturas del sismógrafo y el instrumento HP3, y tenerlas en cuenta al procesar los datos. Además, los científicos tienen la oportunidad de realizar un seguimiento de los cambios climáticos estacionales en el Planeta Rojo. Otra tarea del sistema es estudiar los grandes remolinos de polvo, que pasará a menos de diez metros de la estación.

Los datos obtenidos por el sistema APSS se abrieron al público desde el 11 de febrero de 2019 en una página de la misión. El domingo 17 de febrero, en las proximidades del lugar de aterrizaje, las condiciones climáticas eran típicas para el final del período invernal en el Planeta Rojo: la temperatura máxima del aire fue de -17 grados centígrados, la mínima de -95 grados centígrados y la velocidad máxima del viento fue de 16,9 metros por segundo. (Lea también: La sonda InSight ya produce su energía en Marte, ¿qué sigue?)

Disposición del sensor del sistema APSS. / NASA 

Síguenos en Google Noticias