11 Aug 2018 - 1:07 a. m.

Popó de caballo: de desecho de corral a energía renovable

Un proyecto de la Universidad Industrial de Santander (UIS) busca que el excremento equino pueda convertirse en un combustible de bajo costo del que se pueda beneficiar la población rural.

-Redacción Medio Ambiente

Pixabay
Pixabay

La necesidad de apartarse de los combustibles fósiles ha llevado a muchos investigadores a buscar caminos alternativos de energía. Entre los más populares están la energía solar y la energía eólica. También diferentes tipos de biocombustibles, cuya materia prima son sustancias orgánicas. La caña de azúcar, el trigo o el maíz son algunas de ellas. (Lea La Tierra se aproxima a su punto de no retorno)

En los laboratorios de biotecnología de la Escuela de Ingeniería Química de la Universidad Industrial de Santander (UIS), están probando otro camino: aprovechar el excremento de los equinos para convertirlo en un combustible de bajo costo. El biogás, por ejemplo. (Lea Samoa, el país que funcionará con energías 100% renovables)

La investigación, titulada “Producción de biogás a partir del estiércol equino en un reactor tubular”, ha estado liderada por la bióloga argentina Alejandra Vanessa Vega Chirino, de la Universidad de Catamarga. Humberto Escalante y Liliana Castro, profesores de la UIS, la están asesorando.

Como lo asegura un comunicado de esa institución, la idea es que con este estudio resulten beneficiados, principalmente, los habitantes del sector rural. La idea es que permita reducir la pobreza energética y permita darle un “valor agregado a lo que hoy era considerado solo un desecho para abonar la tierra y fertilizar cultivos”. (Lea Crean el primer atlas de mamíferos vivos y extintos por los humanos)

En términos un poco más detallados, lo que busca Vega, que arribó a la UIS para adelantar estudios en Gestión de Proyectos Internacionales de Biomasa, es tratar el estiércol de caballo mediante el proceso de digestión anaerobia para reducir la contaminación causada por el excremento y así producir energía renovable en forma de biogás y un lodo (digerido) que podría ser usado como fertilizante.

“Hoy esta sustentación representa un trabajo de alta calidad y un compromiso con brindar alternativas tecnológicas de bajo costo que ayuden a reducir los impactos económicos, ambientales y energéticos, en procesos como la valorización de los estiércoles”, aseguró Vega.

Síguenos en Google Noticias