Paz y Memoria

8 Mar 2022 - 6:42 p. m.

Aspirante a curul de paz en Tolima, señalada por presunto nexo con conservadores

María Janeth Sabogal podría tener inhabilidad por no haber vivido al menos durante los últimos tres años en el territorio que quiere representar, pero además es cuestionada por supuestos lazos políticos y vínculos con caciques conservadores.
Las Curules de Paz o Curules de Víctimas no son para partidos tradicionales ni maquinarias políticas, de ahí que existan tantas denuncias de "colados" que buscan quedarse con ellas de forma ilegítima. EFE/Maurico DueÒas CastaÒeda
Las Curules de Paz o Curules de Víctimas no son para partidos tradicionales ni maquinarias políticas, de ahí que existan tantas denuncias de "colados" que buscan quedarse con ellas de forma ilegítima. EFE/Maurico DueÒas CastaÒeda
Foto: Mauricio DueÒas CastaÒeda

María Janeth Sabogal es víctima del conflicto porque su padre y un hermano menor murieron en un hecho violento en el sur del Tolima. Sabogal aspira a la curul de paz de esa circunscripción especial, que comprende las áreas rurales de los municipios de Planadas, Chaparral, Rioblanco y Ataco. Propone en su programa “trabajar por lo fundamental”, “construir lo elemental”, además de convertir al Tolima en una tierra “de propietarios y no de poseedores”.

Sabogal vivió en Chaparral durante la infancia y adolescencia, luego emigró a Bogotá para estudiar, ciudad donde ha residido la mayor parte de su vida. En la capital desarrolló una labor profesional con Nikken, una compañía de multinivel que vende filtros para agua mineralizada y otro tipo de componentes como termos y suplementos nutricionales.

En un rastreo de fuentes abiertas, Colombia+20 comprobó que desde hace por lo menos una década Janeth Sabogal tiene su residencia permanente en Bogotá, hecho que puede constatarse en sus redes sociales y en documentos de la misma empresa con la que trabaja, algo que ella no niega, aunque aclara que tiene en Chaparral una casa y una finca, lo que la obliga a visitar con frecuencia el pueblo.

Aquello podría inhabilitarla para ocupar la curul de paz del sur del Tolima en caso de resultar electa, puesto que un requisito indispensable para los candidatos es haber vivido al menos durante los últimos tres años en los territorios que aspiran a representar.

Vea aquí el especial completo de Colombia+20 sobre las curules de paz

Pero el mayor cuestionamiento a la campaña de Janeth Sabogal viene por los supuestos apoyos de maquinarias políticas que estarían impulsando su candidatura, algo que está prohibido para los candidatos a las curules de paz.

Tres personas consultadas en el sur del Tolima aseguraron que Sabogal es la ficha del cacique conservador Óscar Barreto, dos veces gobernador del Tolima y cabeza de una corriente política muy fuerte en ese departamento que se conoce como el ‘barretismo’. Barreto ya llevó al Congreso a su primo Miguel Ángel Barreto, senador que hoy aspira a reelegirse, y a la congresista Adriana Magaly Matiz.

Óscar Barreto llegó a la gobernación en franca sintonía con las propuestas de mano dura de Álvaro Uribe Vélez y desde el Partido Conservador fue uno de los mayores baluartes de la seguridad democrática en la región. Hoy aspira a ganar un cupo en el Senado. Barreto fue imputado por la Fiscalía en octubre de 2021 por peculado y celebración indebida de contratos durante su primera administración como gobernador, aunque ha sido absuelto de varios procesos.

“Yo no estoy siendo apoyada por él. Lo conozco porque es un político que se conoce mucho en el Tolima”, asegura Janeth Sabogal, quien insiste en que estos señalamientos vienen de una campaña rival: “nunca me he reunido con él, ha sido un tema de un candidato que ha estado señalándome. Yo lo que digo es que hagamos honor a nuestra candidatura que es por la paz, que nos dediquemos a nuestros proyectos y no a ver qué hace o qué no hacen los otros candidatos”. Sabogal además trabajó en la Unidad de Trabajo Legislativa (UTL) de Rosmery Martínez, electa senadora por el Partido Cambio Radical en 2014.

Sobre la financiación de su campaña, asegura que ha sido con recursos propios, vendiendo unas novillas y unos cerdos que tenía su hijo en la finca, además del dinero de su negocio multinivel. “Tengo amigos de todos los colores políticos que me están apoyando, amigos de la infancia, del bachillerato, de la Universidad, vecinos de mi casa, tengo muchos amigos en el campo y en las veredas”, sostiene Sabogal.

Lea: “Candidato cercano a parapolíticos busca curul de paz”

Todos los caminos conducen hacia Barreto

La fórmula de lista de Sabogal es Haiver Rincón, un líder indígena del corregimiento Santiago Pérez en el municipio de Ataco, quién consiguió el aval para ambos con la Asociación de Víctimas Núcleo Santiago Pérez. Rincón ha sido un firme simpatizante del barretismo en la zona y además cercano a Jader Ochoa, exalcalde de Ataco actualmente investigado por la Fiscalía y la Contraloría por contratación irregular.

Rincón ha compartido actos de campaña con la candidata conservadora a la Cámara Delcy Isaza, otra ficha de Óscar Barreto. En esos actos (como se ven la fotografía de abajo) tan sólo se cambian las pancartas de la campaña de Rincón y Sabogal por las del Partido Conservador, antes de tomar las fotografías, para que no quede evidencia de que están violando lo que establece el decreto 1207 de 2021, que prohíbe a los candidatos a la curul de paz aliarse con campañas políticas de partidos tradicionales.

Algunas fuentes señalaron que Sabogal ha entregado en las zonas rurales ayudas y bultos de abono donadas por la campaña de Óscar Barreto, algo que ella niega de plano: “nunca he entregado bultos de abono, ni he estado en alguna reunión donde se hayan hecho ese tipo de entregas”. Sin embargo, Colombia+20 obtuvo dos fotografías donde se ve Sabogal haciendo proselitismo en una zona rural con bolsas de mercados amontonadas en una mesa.

Durante un acto público en Chaparral en diciembre del año pasado, Óscar Barreto declaró que su meta era conquistar tres puestos en la Cámara de Representantes más su propia silla en el Senado, y admitió que sí “en el tema de víctimas queda una persona con quién tengamos una buena interlocución, pues tendría yo la oportunidad como senador de generar un grupo con cuatro representantes a la Cámara [...] eso nos da unas posibilidades de poder gigantescas con el próximo gobierno nacional”.

Nos comunicamos con Hugo Mateus, asesor de Óscar Barreto, también llamamos al exgobernador a su número personal, pero no contestó y fue imposible conversar con él sobre estas declaraciones.

Julián Gómez: ¿sin autoridad para denunciar?

El abogado y periodista Julián Enrique Gómez también es candidato a la curul de paz del sur del Tolima, avalado por la Fundación Mil Jóvenes por el Progreso de un Pueblo. Gómez denunció en la cadena W Radio que la campaña de Janeth Sabogal y Haiver Rincón era apoyada por el barretismo.

No obstante, Gómez también viene de un entorno de políticos tradicionales cercanos al Partido Liberal, pues es sobrino del exfiscal y exministro Alfonso Gómez Méndez,. Recientemente Julián Gómez se ha involucrado en actos de proselitismo con miembros de partidos tradicionales como la exsenadora Piedad Córdoba, quién oficializó su candidatura al senado por el Pacto Histórico.

A Gómez se lo vio en primera plana en el acto político en el que un sector del Partido Liberal, encabezado por Piedad Córdoba, decidió sumarse al Pacto Histórico. El evento se realizó en el Salón Rojo del Hotel Tequendama en Bogotá el 23 de septiembre de 2021. Allí Gómez apareció al lado de Gustavo Petro, Córdoba y otras figuras destacadas del Pacto.

Le puede interesar: “Las denuncias a la campaña del hijo de Jorge 40″

Síguenos en Google Noticias