17 Dec 2021 - 1:35 p. m.

Las denuncias tras la campaña de Jorge Tovar, hijo de Jorge 40, a la curul de paz

Testimonios sostienen que el director de la Unidad de Víctimas territorial Cesar-Guajira le hace campaña a Tovar y que desde un sector nacional de víctimas empujan su candidatura. Además, las oficinas de esa entidad funcionan en un edificio que es propiedad de la familia del exjefe paramilitar de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC).
Sebastián Forero Rueda

Sebastián Forero Rueda

Periodista Colombia 2020
Jorge Rodrigo Tovar Vélez se inscribió en Valledupar a la curul de paz de la Sierra Nevada - Perijá, junto con Katerine Simanca.
Jorge Rodrigo Tovar Vélez se inscribió en Valledupar a la curul de paz de la Sierra Nevada - Perijá, junto con Katerine Simanca.
Foto: Instagram Jorgerodrigotv

“Soy hijo de la guerra, les pido me den la oportunidad de ser padre de la paz”. Con esa frase, que se convierte ya en su lema de campaña, Jorge Rodrigo Tovar Vélez, hijo del exjefe paramilitar Rodrigo Tovar Pupo, o Jorge 40, concluyó el video promocional que lanzó el martes pasado en sus redes sociales y con el que confirmó su aspiración a una de las curules para las víctimas en el Congreso. “Mis manos están limpias”, dijo en el video ‘Yoyo’ Tovar, como lo conocen en los círculos sociales y políticos de Valledupar.

En la grabación, el joven de 31 años cuenta una vez más su historia como víctima de la guerra en Colombia. Cuando apenas tenía 8 años, su padre lo dejó al decidir enfilarse en las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), donde terminaría comandando el temido Bloque Norte. Creció sin su papá, pero encontró en su tío, Sergio Tovar Pupo, una segunda figura paterna, que luego también le arrebataron cuando fue asesinado el 24 de diciembre de 2009. En medio de la persecución que lo obligó a salir del país, pasó años lejos de sus hermanos.

Entrevista: Jorge Tovar no renuncia a ser coordinador de víctimas

Luego volvió a Colombia convencido de que quería transitar el camino de la reconciliación. Empezó a recorrer colegios, universidades y conversatorios públicos en los que puso su experiencia de vida como ejemplo de reconciliación. El caso más concreto es el lazo de amistad que hoy ha estrechado con Jaime Palmera, hermano del guerrillero Ricardo Palmera, conocido como Simón Trinidad, preso hoy en Estados Unidos y antiguo amigo de su padre, antes de que se fueran a orillas opuestas en el conflicto. Precisamente, fue Palmera quien lo acompañó a inscribir su candidatura en la Registraduría de Valledupar, con Katerine Simanca, de Aracataca, como su fórmula.

Video: El discurso de reconciliación de Jorge Tovar, hijo de Jorge 40

Pero su discurso de reconciliación para llegar a la curul de paz no termina de convencer en la Sierra Nevada y Serranía del Perijá, circunscripción que cubre seis municipios del Cesar, cuatro del Magdalena y tres de La Guajira. Por el contrario, su presencia en la contienda causa desconfianza.

En julio de 2019, a la dirección territorial de la Unidad de Víctimas en Cesar y La Guajira llegó Víctor Hugo Mosquera, que había sido candidato por el Centro Democrático a la Cámara de Representantes en las anteriores elecciones al Congreso. Una de sus primeras acciones al frente de la entidad fue trasladar las oficinas a una sede en Valledupar.

A finales de ese año, la entidad firmó un nuevo contrato de arrendamiento. La contraparte fue el Grupo Majusa S.A.S., administrador del inmueble de propiedad de San Martín Ltda., cuya representante es Ana Carolina Vélez Salgado, madre de ‘Yoyo’ Tovar y esposa de Jorge 40. Así, el director territorial puso a funcionar la Unidad de Víctimas en una propiedad que históricamente ha sido de uno de los jefes paramilitares de las AUC y hoy es de su familia.

El hecho está denunciado en una carta anónima, aunque “firmada” por ‘Víctimas revictimizadas del Cesar’, que llegó a funcionarios de la unidad de víctimas en esa territorial y que está dirigida al director nacional de la entidad, Ramón Rodríguez. Pero, además, en ese documento denuncian que Mosquera ha sostenido “con palabras soeces que los guerrilleros no pueden apropiarse de esas curules (de paz)”, y les ha sugerido apoyar la candidatura de Jorge Tovar a esa circunscripción especial.

Para el director Víctor Hugo Mosquera no resulta problemático que las oficinas de la Unidad de Víctimas funcionen en el edificio de la familia de Jorge 40, y que ello sea así, según él, es por un hecho coincidencial: consultado por Colombia+20 sobre ese hecho, respondió que él viene de Pailitas (Cesar) y no conoce de esos temas en Valledupar. “Cuando llegué a la dirección estábamos prácticamente en un galpón y empezamos a buscar oficinas, opciones, y esas oficinas estaban disponibles para darle calidad de vida a nuestros trabajadores. Después fue que me enteré [de quiénes eran los dueños del inmueble] pero es que aquí también funciona el Icetex, han funcionado oficinas públicas hace muchos años”, respondió el director.

Dijo, además, que él realmente no interfirió en ese proceso porque todo se hace desde el nivel nacional y él no toma decisiones. Sin embargo, en el contrato se lee que el inmueble escogido para las oficinas “debe contar con el certificado de conformidad emitido por el director territorial Cesar-Guajira”.

Apoyos políticos

Miembros de las mesas municipales y la mesa departamental de víctimas en Cesar consultados por Colombia+20, que prefirieron no revelar su nombre, respaldaron lo que se está denunciando en la misiva. Según dos de los testimonios, la entrega de las indemnizaciones a las víctimas por parte del director Víctor Hugo Mosquera (quien siempre personalmente asiste a esas jornadas de entrega) se está convirtiendo en un mecanismo para generar lealtades hacia el funcionario, que luego pueda orientar políticamente. Estoo pese a que las indemnizaciones que se entregan obedecen a la priorización que hizo la Corte Constitucional para personas mayores o en condición de discapacidad, en la que no tiene mayor injerencia el director territorial.

Según las denuncias, con esas lealtades se estarían dirigiendo votos a la campaña de ‘Yoyo’ Tovar a la curul, y también al actual representante a la Cámara y ahora candidato al senado por el Centro Democrático Juan Manuel Daza. De hecho, en sus redes sociales, el director territorial no oculta su simpatía por el congresista. En una publicación del 7 de diciembre pasado, compartió un video de la cuenta de Daza sobre su proyecto de ley de seguridad ciudadana y escribió: “Un gran representante cesarense con raíces guajiras que nos representa en el Congreso de la República”.

Sobre sus publicaciones a favor del congresista Daza, Mosquera xplicó: “Si él hizo un pronunciamiento en el Congreso que me pareció interesante conforme a la institucionalidad, lo pude haber hecho. Hoy que ya se entra en una carrera política no lo haría, no lo haré y no lo puedo hacer”. El funcionario eliminó de sus redes la publicación del pasado 7 de diciembre citada más arriba. El director territorial también negó participar de algún tipo de campaña a favor de ‘Yoyo’ Tovar y explicó que nunca ha coincidido con él en ningún evento público de la unidad, a excepción de alguno que se dio cuando Tovar era coordinador de víctimas en el Ministerio del Interior.

Le recomendamos: Líderes de la Sierra Nevada de Santa Marta, acorralados por el dominio paramilitar

Otro episodio referenciado por varios de los miembros de las mesas municipales y departamental de víctimas del Cesar también produce desconfianza pues evidenciaría que la candidatura de Tovar cuenta con respaldo “desde más arriba”. El 30 de septiembre, el comité ejecutivo de la Mesa Nacional de Víctimas convocó a una reunión en un hotel de Valledupar a varios liderazgos del departamento, particularmente quienes serían candidatos por organizaciones sociales a la curul de paz de la región.

Hacia el final del encuentro, a las instalaciones del hotel llegó ‘Yoyo’ Tovar para presentar igualmente su candidatura. Uno de los asistentes a la reunión sostuvo que el hecho pareció más un gesto de respaldo desde los líderes nacionales de la mesa a ese candidato en particular. “Notamos que algunos líderes del orden nacional venían inclinados ya, como a tantear qué posibilidades habría de unificarse en torno a la candidatura de Jorge Tovar”.

Orlando Burgos, quien para ese momento -esta semana dejó de serlo- el coordinador nacional de la mesa de víctimas, explicó que ese día el comité ejecutivo de la mesa nacional estaba haciendo un ejercicio propio al que había convocado a líderes y que en uno de los puntos de la agenda incluía evaluar cómo estaba el tema de la curul de paz en esa región. “No estaba en nuestra agenda la invitación a él como mesa nacional, pero era una reunión abierta. Terminado el ejercicio, llega él y habla con los líderes”.

El excoordinador de la mesa de víctimas explicó que no ve con malos ojos esa candidatura. “No se puede extender los delitos a quien no los ha cometido. A él en ninguna parte se le ha señalado como responsable de algún delito y está en todo su derecho de participar. Hablamos de reconciliación, pero tiene que ser de verdad”. Y agregó: “no sé si hay un consenso, pero sí sé que muchos líderes y lideresas están apoyando la candidatura de él en Cesar y Magdalena”. Ello, además de que Tovar es cercano al actual congresista Ape Cuello y hoy cabeza de lista a la Cámara de Representantes en Cesar por el Partido Conservador.

La respuesta de Jorge Tovar

Consultado por Colombia+20 sobre si el hecho de que las oficinas de la Unidad de Víctimas funcionen en un edificio de propiedad de su familia no es problemático en su campaña a la curul para las víctimas, el candidato explicó: “eso es un local comercial, ubicado en un sector comercial, a una cuadra de la Gobernación del Cesar, donde hoy puede estar equis entidad, mañana puede estar un restaurante. Allí operó por 30 años Avianca”, dijo Tovar. Además, fue enfático en afirmar que él no tiene ninguna relación con los bienes de su padre.

Tovar también sostuvo que no tiene ninguna relación con el director territorial de la unidad Víctor Hugo Mosquera, más allá de saber quién es, igual que cualquier otro funcionario de la Gobernación. Con él no ha compartido en ningún escenario ni evento público.

Sobre los apoyos que pueda tener en la política tradicional vallenata, no esconde que por su trayectoria es muy cercano a la mayoría de ellos. “Políticamente, no tengo partido, no tengo equipo, jamás he participado en una campaña política, esta es mi primera vez. Amigos tengo muchos. Yo trabajé en el Ministerio del Interior, que es el ministerio de la política, entonces conozco a muchos amigos políticos. No solamente a Ape Cuello, sino a todos los congresistas del Cesar, de todos soy amigo. Igual que la mayoría, Valledupar es una ciudad pequeña y todos nos conocemos con todos”.

Igualmente, reafirmó que en las mesas municipales y departamentales de víctimas cuenta con un importante apoyo a su campaña. “Yo tengo muchos amigos en las mesas. Vengo trabajando en esto hace mucho tiempo y por supuesto que me están acompañando muchos de sus miembros. No voy a decir que todos están conmigo, pero sí tengo líderes reconocidos en los tres departamentos acompañándome”.

Tovar también dijo no entender por qué se sentirían intimidados otros candidatos frente a una persona jamás ha empuñado un arma. “He sido una persona que se ha dedicado a trabajar, a estudiar, pero especialmente a trabajar por y con las víctimas”, aseguró.

Jorge Rodrigo Tovar no tiene antecedentes penales y cumple con los requisitos para ser candidato a la curul de paz.

Recibe alertas desde Google News