Publicidad
3 Jun 2021 - 5:36 p. m.

Providencia, bajo las lluvias y sin las casas que se llevó el huracán

Después de más de seis meses del paso del huracán Iota, los habitantes de las islas del norte de Colombia denuncian que solo les han construido dos casas en Providencia y Santa Catalina de las 1.134 que quedaron destruidas. Miles de habitantes siguen viviendo en carpas y a la intemperie.
Providencia / Imagen de referencia
Providencia / Imagen de referencia
Foto: providencia

Después de casi 200 días desde el paso del huracán Iota por San Andrés, Providencia y Santa Catalina, la situaciones de los pobladores de las islas del norte de Colombia sigue siendo crítica. Aunque el gobierno nacional, en cabeza del presidente Iván Duque, se comprometió a reconstruir el archipiélago en 100 días, la realidad es otra. El martes 1° de junio empezó la temporada de huracanes en el océano Atlántico y las lluvias ya llegaron a esta zona del país. Los habitantes están preocupados, pues la mayoría de personas aún están viviendo en carpas ante los retrasos en la recuperación de las viviendas que se perdieron por este desastre natural.

“Vivimos en carpas. No tenemos derecho a a tener una cocina aquí adentro, a tener un baño y una nevera. A la mitad de la lluvia nos toca salir a buscar el baño, a hacernos un tinto o a buscar un vaso de agua. Eso es inhumano, eso no es justo con nosotros”, dijo Amparo Pontón, habitante de Providencia.

También puede leer: Reconstrucción de Providencia estará lista en primer trimestre de 2022, según Duque

En Providencia y Santa Catalina, las islas más afectadas tras el paso de Iota, solo hay construidas dos de las 1.134 casas que fueron declaradas con pérdida total tras el huracán. Esta situación hace que la gran mayoría de los habitantes vivan en condiciones imposibles y con el miedo al paso de un evento de las mismas o mayores características. Según el representante a la Cámara por el Archipiélago, Jorge Méndez, más de 800 familias están en esta situación.

“Como pueblos de las islas no aceptamos más promesas incumplidas. Quiero pedir que se oficie al Ministerio de Comercio, Industria y Turismo para que de las explicaciones de por qué Fontur no ha empezado las labores en las posadas nativas en el municipio de Providencia y Santa Catalina, pedirle a Findeter las razones de por qué a hoy no se tiene el cronograma de entrega de viviendas nuevas para el pueblo providenciano”, dijo Méndez.

Estas declaraciones las dio el representante en el marco de una sesión en la Cámara a la cual también asistió la directora de la Financiera de Desarrollo Territorial (Findeter), Sandra Gómez. “Vamos a tener terminadas en junio 72 viviendas, en julio vamos a tener 70, en agosto vamos a tener 90, en septiembre vamos a tener 140, en octubre vamos a tener 150, en noviembre vamos a tener 170 y en diciembre 141. A pesar que tenemos un contrato que va hasta marzo, nosotros nos hemos puesto una meta de poder terminar esto mucho más rápido”, indicó la directora.

“No han hecho más que prometer y prometer y salen a los medios internacionales a decir que ‘pobrecita Colombia’ que le pegó un huracán, cuando nos pegó fue a nosotros y en este momento el país no nos ha respondido. No hay albergues, no hay hospital, no hay casas nuevas, no hay techos nuevos, no hay colegio nuevo”, aseguró Pontón.

Tanto el presidente Iván Duque como la gerente de reconstrucción de las islas, Susana Correa, aseguraron en diciembre del año pasado que para el 10 de abril debían tener construidas y reparadas alrededor de 1.266 viviendas con servicios públicos; energía, agua potable y telecomunicaciones, algo que no sucedió. Algunos líderes de la comunidad raizal han venido denunciando lo que está pasando en el archipiélago y las demoras en la reconstrucción o arreglo de las casas.

“La gente está tan desesperada que en el pedacito de casa que tienen no están pidiendo que le construyan una casa nueva, están pidiendo solo un techo, porque las carpas ya no aguantan. Estamos viviendo en una situación infrahumana. Crearon una situación para la gente muy compleja y ahora están mendigando solo por un techo. Cuando pase otro huracán va a ser peor. Ahora viene la temporada de lluvias y huracanes, y la gente está preocupada, cansada y desesperada”, le dijo Pastor Gordon, habitante de Providencia, a El Espectador.

Le puede interesar: Reconstrucción de Providencia debe hacerse en 100 días: Duque

El martes 1° de julio empezó la temporada de huracanes en el océano Atlántico, mar Caribe y Golfo de México, la cual se tiene prevista que vaya hasta el 30 de noviembre de 2021. Según el Centro Nacional de Huracanes (Noaa, por sus siglas en inglés), se espera que este período sea más activo de lo normal, pero con menor intensidad que la del 2020.

“Desde acá les ponemos nuevamente un SOS. Sabemos que Colombia continental está metida en todos los problemas del mundo. Nosotros no somos ajenos. Por favor denos una respuesta”, finalizó Amparo.

Síguenos en Google Noticias