16 Feb 2021 - 5:14 p. m.

¿Qué está pasando con el jaguar que ha atacado a personas en Boyacá?

La Alcaldía de Cubará, Boyacá, alertó de un nuevo ataque. La zona donde se encuentra el jaguar es un corredor de esa especie, que comienza en México, pasa por Colombia y termina en Argentina. Esteban Payán Garrido, director de Panthera Suramérica, asegura que este comportamiento es atípico, pues históricamente los jaguares huyen de los humanos. ¿Qué hacer?

El 11 de febrero de este año la Alcaldía de Cubará, Boyacá, reportó dos ataques de un jaguar en la comunidad del resguardo indígena Unido U’wa. En los hechos, un joven de 18 años resultó herido y una niña de seis años perdió la vida debido a las heridas que le causó el animal. Luego de eso, este 15 de febrero, el cabildo de la comunidad indígena Tegría, del resguardo U’wa, notificó que se registraron dos nuevos ataques: esta vez a dos menores de 6 y 10 años de edad.

Aura Tegria, alcaldesa de Cubará, pidió apoyo del Ministerio de Ambiente y de la Corporación Autónoma de la Orinoquía y de la secretaría de Medio Ambiente de Boyacá, para que los acompañen con acciones y así evitar nuevas muertes.

También le puede interesar: En Boyacá, un Jaguar acabó con la vida de niña de un cabildo indígena

Luego de que se registró el primer ataque, Corporinoquia estuvo en el municipio y confirmó que los ataques sí fueron de jaguar. Además, se realizó unas capacitaciones en el resguardo indígena para evitar estos casos y saber cómo actuar ante ellos. Sin embargo, se repitieron los ataques.

Esteban Payán Garrido, director de Panthera Suramérica y Ph.D. en jaguares de University College London y la Sociedad Zoologica de Londres, asegura que este comportamiento es atípico, pues históricamente los jaguares huyen de los humanos. Asimismo, sostuvo que desde Panthera salió un equipo técnico a apoyar los trabajos que se hacen desde la Alcaldía.

Colombia se caracteriza por ser un corredor jaguar, que comienza en México y acaba en Argentina. “Llegan por Panamá, están en el Darién, en la Sierra Nevada de Santa Marta, en el Magdalena Medio y pasan la cordillera Oriental por la zona de Santander, que se conecta con ese pedacito de Boyacá; es un pedazo plano, bordeando Venezuela y llegan a la Orinoquía y a la Amazonía”, explicó Payán a El Espectador.

Sin embargo, la novedad en este asunto es que el jaguar no se caracteriza precisamente por atacar a humanos. “Entendemos que ha habido más intentos de ataque. Cuando uno trabaja con grandes carnívoros que se comen una vaca, se puede controlar. Pero cuando atacan a humanos el problema es que se está probando carne humana y se borra una línea de respeto, pues ellos generalmente se esconden de las personas”, agrega Payán.

También le puede interesar: Crean corredor biológico para proteger la danta y el jaguar en la Orinoquía

Desde Panthera Suramérica instalarán 20 cámaras trampas para lograr identificar al felino que está atacando a las comunidades. Una de las posibles soluciones es cazarlo. “En ese caso no hay mucho que hacer. Eso se llama cacería de control. Es justificable porque si dejamos que vuelva a atacar le está dañando la fama a toda la especie en Colombia. Matar elimina la posibilidad de que ataque a más gente y cortamos de raíz que se le dañe la imagen a una especie que necesita ser protegida”, explicó el director de Panthera.

De acuerdo con la WWF, el jaguar se encuentra en la categoría de especie “casi amenazada” de la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

La caza controlada sería un proceso que se lleva a cabo, luego de identificar cuál es el animal que está atacando a la población. Además, serían labores de las autoridades competentes. Una de las maneras más efectivas de identificar al jaguar es mediante el control de manchas. “Las huellas de los jaguares son únicas, son como la de los humanos. Con las cámaras trampa identificaremos al que está atacando y luego se le pone una trampa para poder capturarlo y posteriormente hacerle eutanasia”, concluyó Payán.

Colombia cuenta con un corredor biológico para proteger la danta y el jaguar en la Orinoquía. Se trata de Sitio Ramsar río Bita con un área aproximada de 824.500 hectáreas, considerada la cuenca más conservada, mejor estudiada y manejada de nuestro país.

Se estima que en toda la cuenca del río Bita, habitan alrededor de 600-700 individuos de danta (Tapirus terrestris), 60-70 Jaguares (Panthera onca), y 100-120 pumas (Puma concolor).

Comparte: