Hablar de dignidad antes que de derechos