Tres pasos para recuperar tu piel en cuarentena

Noticias destacadas de Estilo de vida

El cuidado de la piel es primordial y no da espera, no importa si estamos en la calle o realizando nuestras actividades diarias sin salir de casa, la piel requiere de un cuidado constante para mantenerse saludable.

Ahora más que antes se requiere que la piel tenga un cuidado especial, esto a causa de la exposición de luces artificiales, la luz del sol e incluso a los productos que se estén usando para mantener la bioseguridad individual.

Hablamos con expertos en cuidado de la piel y corporal sobre la importancia y los daños diarios a los que está sometido el órgano más grande del cuerpo. Así que nos recomendaron una rutina para evitar el envejecimiento prematuro, la resequedad y otros deterioros, para así darle un respiro a la piel.

Las rutinas pueden ser un gran aliado, de seguro esta va a ser la que más se practique:

El cuidado de la piel es primordial y no da espera, no importa si estamos en la calle o realizando nuestras actividades diarias sin salir de casa, la piel requiere de un cuidado constante para mantenerse saludable y, por consiguiente, estéticamente bien. Muchos tienen arraigado en la mente que al no salir de casa se nos permite automáticamente saltarnos pasos básicos de la rutina de cuidado personal, como por ejemplo, no aplicarnos el protector solar; pero la verdad es que la luz que entra por la ventanas nos pueden afectar la piel y las luces artificiales como las de los dispositivos electrónicos y bombillos pueden mancharla, incluso, a mayor profundidad que la luz solar, es por esto que debemos ser rigurosos en tres pasos básicos para tener una bella piel: limpiar, hidratar y proteger.

1. La limpieza debe repetirse en la mañana y en la noche. Limpiar el rostro permite eliminar la suciedad que se acumula en la piel, de no hacerse puede tapar los poros y generas brotes e imperfecciones. Además, el remover toda esta suciedad permite eliminar células muertas lo cual nos ayuda a combatir el envejecimiento prematuro, haciendo que la piel pueda renovarse más fácilmente y de una forma más rápida. Otra ventaja súper importante de la limpieza es que permite que los productos de cuidado que nos apliquemos penetren más fácilmente y su resultado sea óptimo, ya que si los ponemos sobre la piel sucia sus principios activos van a reposar sobre una capa de sebo que no los deja adentrarse.

Para esta fase del tratamiento, los expertos como Bella Piel cuenta con diferentes productos para limpiarla, de diferentes marcas y para los distintos tipos de piel, los más indicados en este caso son los llamados Syndet, que significa “sin detergentes” ya que los jabones convencionales pueden maltratar la piel y arrastrar con los aceites naturales que tiene la epidermis y que te protege de los agentes externos, los syndet limpian pero al mismo tiempo respetan todos estos componentes importantes de la piel.

Lea también: Cuidados según el tipo de piel

2. La hidratación. Este paso básico de una rutina da varios beneficios, aporta agua lo cual permite retrasar la aparición de líneas de expresión, añade un confort extra a la piel, ya que cuando está demasiado seca puede llegar a incomodar la gesticulación. Hidratar la piel ayuda también a reducir el riesgo de que aparezcan imperfecciones y brotes porque ayuda a que la piel presente un balance óptimo entre agua y lípidos. Hay un mito muy fuerte que dice que las pieles grasas no se deben hidratar y es algo totalmente erróneo. No hidratar la piel grasa puede llevar a que la piel produzca aún más grasa, ya que la piel es un organismo inteligente y al ver que le falta hidratación empieza a producir más grasa para remplazar los niveles de agua que le faltan.

Todos los tipos de piel se deben hidratar, pero hay que tener cuidado en el hidratante que se usa, para las pieles secas lo recomendable son los hidratantes con textura en crema, para las pieles mixtas y grasas los de textura en gel o acuosa.

3. Protección solar: aunque este es el último paso, no es menos importante. A diferencia de lo que muchos piensan, en estos días que estamos en casa la luz solar si sigue afectando la piel y no solo la luz que entra por las ventanas sino también la luz que emiten los dispositivos como los computadores, celulares o la de los bombillos. Esta luz artificial puede llegar a manchar la piel, produciendo manchas mucho más profundas de las que se producen por luz solar. Por todo esto es súper importante usar protector solar a diario y replicarlo tres veces al día, ya que su duración estimada esta entre 3 y 4 horas. No ganamos nada aplicándolo solo 1 vez al día, estaríamos desprotegidos casi 7 horas del día. En este caso también todos los tipos de piel deben usar factor de protección solar y al igual que en la hidratación hay que asesorarse para escoger el mejor, ya que hay muchos en el mercado y el ideal para cada uno depende de tu tipo de piel, puede ser en textura de crema, gel, loción, emulsión, spray, con color o sin color.

Estos son los tres pasos básicos para mantener una piel sana y bonita. Si estás interesado en profundizar sobre alguno de estos pasos o averiguar cuáles son los productos más adecuados para tu piel recuerda consultar con un profesional.

Comparte en redes:

 

Temas Relacionados

AutocuidadoMujerBelleza