Aplausos y calma

Noticias destacadas de Deportes

Genial la presentación del equipo de todos frente a Venezuela, pero vamos a calmarnos un poco. Venezuela se vio mal en parte por la buena gestión de Colombia en todos los sectores del campo, pero también en parte por sus propias limitaciones, que se hicieron evidentes en su reacción, nula en la adversidad.

Queiroz no hizo nada diferente a lo que ya había intentado desde que llegó. Defensa con cuatro atrás, poca salida de los laterales, muchos movimientos con los tres del medio para buscar ganar espacios a través del engaño bien entendido y pedir a los delanteros que fueran parte del circuito de juego. Pases cortos alternados con pases largos y tener la pelota el mayor tiempo posible en los pies. Hizo bien el técnico, con apenas una sesión de entrenamiento en pleno, no había por qué cambiar el libreto.

Lo que pasa es que desde que está este entrenador, es la primera vez que todos los rutilantes de la selección están en un buen momento. Cuadrado hizo la más importante, abrir el partido temprano a través de un desborde suyo por la derecha para la posterior definición de Zapata. La sociedad de Duván y Muriel, a la que un par de semanas antes de este partido se le sumó Mojica en Atalanta, es muy poderosa en materia ofensiva. Es un privilegio contar con tres armas de ese talante en buen momento.

Chile será un rival de mayor dificultad. Lo demostrado en la Copa América y en el partido del jueves anterior frente a Uruguay evidencia que Reinaldo Rueda, al igual que Queiroz en Colombia, les ha aportado equilibrio en el campo. Esta generación chilena, que siempre fue productiva adelante, sufría mucho atrás.

Pero volviendo al momento de los jugadores llamados a marcar la diferencia, los nuestros pasan definitivamente un mejor presente que los chilenos. Sus jugadores veteranos los son cada vez más y los nuevos son laboriosos, pero poco más. Siguen en manos de Vidal y Alexis Sánchez , que no es poca cosa, aunque ellos también juegan juntos de hace años atrás y hace un par de semanas se juntaron para trabajar en el Inter de Milán, sus números recientes distan mucho de los de James, Zapata, Muriel o Cuadrado.

Por eso, porque no sabemos cómo será el momento de los nuestros dentro de un mes que se jugarán dos fechas más, y menos para el resto de esta larguísima eliminatoria, estamos ante una gran oportunidad de sacar puntos de visitante ante un rival directo para la clasificación a Catar.

Los buenos momentos de los jugadores hay que aprovecharlos. Pero hay que mantener la calma. Vendrán los malos días, las derrotas y ahí es donde se verá la capacidad de liderazgo del entrenador, en todos los aspectos del juego.

Comparte en redes: