Vuelve el gol

Noticias destacadas de Fútbol Colombiano

Vuelve el gol a nuestros estadios, aunque el fútbol del bueno, no sea tan cierto. Existen atenuantes o disculpas si se quiere, por razones harto conocidas. Pandemia, recursos económicos escasos para inversiones, sombra sobre los manejos del fútbol mismo, que mientras atiende sanciones por pagar, descuida la esencia misma del fútbol. Dirigentes, sin excepción, orientados a ser más negociantes que otra cosa.

Hay voto de confianza extendido a Fernando Jaramillo, quien tiene a la vista el reto de armonizar a los 36 equipos que en las dos divisiones principales anteponen casi siempre sus intereses personales al bienestar y crecimiento del deporte.

Durante este tiempo de zozobra y temor por la salud, hemos dejado de ver a los equipos de la casa. Nos hemos tornado en observadores del fútbol foráneo, como resultó la última Liga de Campeones de Europa sin tiempo a reponernos visualmente, porque estamos viendo la llamada Liga de Naciones europea.

En medio de esas imágenes regresaremos al fútbol casero. Menos mal para dos equipos comprometidos en Copa Libertadores (Júnior y América), al menos se les ofrecen dos juegos para calibrar su momento real y arribar más o menos en condiciones para cotejar con equipos como Internacional de Porto Alegre, por ejemplo, con más minutos jugados y con un ritmo más adecuado.

Metidos más de lleno en el torneo corto que se avecina, si acaso hay dos equipos organizados, con planteles, no exuberantes, aunque sí con futuro más halagador. Me refiero concretamente a Júnior y Nacional. Sus dueños son coherentes, porque estabilizaron a sus cuerpos técnicos, encabezados por Comesaña y Osorio. Cuentan al menos con 25 jugadores cada uno y con sistemas de juego definidos, amén de varias piezas con talento (Teo Gutiérrez y Jarlan Barrera) y otros de rendimiento y entrega. En ese aspecto superan a varios equipos que, sin opciones de comprar, se ciñen a lo poco que tienen.

Nuestro fútbol, y es razón casi de perogrullo, no dispone de divisas suficientes para conseguir a los llamados jugadores que marcan diferencia.

Dicho lo anterior, es claro que debemos adaptarnos al fútbol local, confiando en que aparezcan, casi por generación espontánea, futbolistas con condiciones, antes que se marchen, para alegrar a sus seguidores. Por eso insisto, por ahora vuelve el gol, así hayan emigrado Cano y Dinenno, y de a poco quizás el fútbol de conjunto, bien interpretado, nos ofrezca destellos. Las cifras siderales en euros son de los europeos. La moneda nuestra está lejos y, como dice el dicho, “la primera impresión es la que cuenta”. Y el gol, por lo pronto, es la primera impresión que quiero o queremos ver. Después será otro asunto.

Comparte en redes: