Colombia, a contener la dupla Suárez-Cavani y mantener el historial reciente

El seleccionado nacional tiene la posibilidad de alcanzar en puntos a Uruguay, líder de la eliminatoria, si la vence este martes en Barranquilla, donde le ha propinado sendas goleadas.

No jugará Nicolás Lodeiro (por suspensión tras acumulación de tarjetas amarillas), lo más posible es que en su lugar lo haga Matías Vecino, quien seguramente, a diferencia de Lodeiro en el Centenario de Montevideo, jugará en Barranquilla por un costado formando una doble línea de cuatro y no se parará de enganche. (Lea también Los pasos de Edwin Cardona)

Cuando Uruguay ha salido al césped en condición de local en estas eliminatorias, ha privilegiado el 4-3-1-2, con Carlos Sánchez, Egidio Arévalo Ríos y Cristian ‘Cebolla’ Rodríguez en la primera línea de volantes, un creativo delante de ellos, asistiendo a la temible dupla Luis Suárez-Edinson Cavani. Pero en una cancha como la del Metropolitano Roberto Meléndez, ante el ambiente y el clima que la rodean, el ‘Maestro’ Tabárez, seleccionador charrúa, no arriesgará así, menos aún con el historial reciente.

"Pese a que estamos satisfechos con lo hecho hasta ahora, falta vivir todo de nuevo, recién terminó la primera ronda. Todavía no se ha conseguido nada", subrayó el DT Óscar Washington Tabárez Silva, en rueda de prensa tras el encuentro contra Venezuela, que terminó 3-0 a favor de los suyos, con una brillante actuación de Cavani, quien es el goleador de las eliminatorias con 7 goles. El atacante del París Saint Germain se ha visto beneficiado en la selección doblemente campeona del mundo desde que Tabárez lo puso a jugar de punta, y no como volante por la derecha como en ciclos anteriores. En esa posición se sentía limitado por la línea lateral y su talento no estaba siendo explotado al máximo. Ahora, se potencia con la jerarquía de Suárez a su lado.

Uruguay se ha ido goleada de Barranquilla en las últimas ocasiones en las que ha visitado allí a Colombia por eliminatoria. 5-0 en el camino hacia Alemania 2006 y 4-0 rumbo a Brasil 2014. Por eso, la celeste, líder de las actuales clasificatorias a Rusia 2018, con 19 puntos, tres más que Colombia, que es cuarta, buscará romper esa estadística con Vecino acomodándose por la derecha para preocupar a Farid Díaz, lateral izquierdo de la tricolor, y establecer una fuerte barrera defensiva.

Es probable que José Néstor Pékerman incluya en el equipo para el juego en el Metropolitano a Macnelly Torres. El volante de Atlético Nacional deberá intentar llenar de toque, de paciencia, de ideas a sus compañeros y con esa fórmula que tanto resultado ha dado a los colombianos, batir a los uruguayos. También es posible que Edwin Cardona sea de la partida por su capacidad creativa y buena pegada, además del agónico gol que le dio la victoria al combinado nacional frente a Paraguay, y que Juan Guillermo Cuadrado, reemplazante del lesionado James Rodríguez en Asunción, presenta molestias y está en duda su presencia.

La zaga central conformada por Yerry Mina y Óscar Murillo sería intocable, tras el gran juego que realizaron contra los guaraníes. Además, porque los uruguayos son fuertes en el juego aéreo. El defensor Diego Godín, quien ya le convirtió a Colombia de cabeza en el encuentro de la primera fecha de la eliminatoria, en Montevideo, es una arma para tener cuidado en las pelotas a balón parado, y en ese aspecto Mina y Murillo también se destacan tanto en área propia como en la que hay que vulnerar.

Colombia intentará, como es habitual, hacer valer el calor barranquillero, y su toque de pelota, y su juego, y su movilidad, y su paciencia, para alcanzar en puntos a Uruguay, que espera dosificar energías durante el partido para encontrar alguna opción en un contrataque y, sobre todo, en un tiro libre cerca al área ‘cafetera’ o en un cobro de esquina, mientras Suárez y Cavani buscarán el momento adecuado para hacer valer su peligrosidad, por lo que el Carlos Sánchez colombiano, que ha demostrado su enorme capacidad en la función, ayudará a Mina y Murillo con el propósito de generar superioridad numérica en el sector defensivo de los que este martes son locales.