Publicidad
10 Mar 2021 - 5:51 p. m.

Este es Thomas Bach, presidente del COI que fue reelegido por cuatro años

El alemán de 67 años, que es abogado de profesión, ganó una medalla de oro en Esgrima por equipos en 1976 en los Juegos Olímpicos de Montreal. Hoy sigue siendo el máximo dirigente del Comité Olímpico Internacional (COI) desde 2013.
Bach es presidente del Comité Olímpico Internacional desde 2013.
Bach es presidente del Comité Olímpico Internacional desde 2013.
Foto: Agencia AFP

Portavoz en su día de los deportistas alemanes y garante de los valores olímpicos, el alemán Thomas Bach fue reelegido este miércoles para un segundo mandato como presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), cargo en el que ha demostrado su capacidad de adaptación y su mano como gestor en tiempos de crisis.

En 2013, el bávaro de 67 años necesitó de dos rondas de escrutinio para ganarle el puesto al belga Jacques Rogge.

No obstante, en esta ocasión no tuvo ningún rival al que enfrentarse, pues era el único candidato, y obtuvo con total tranquilidad, según lo esperado, una victoria que asegura su segundo mandato que se prolongará hasta 2025.

El hombre que gobierna el deporte mundial desde Lausana (Suiza) puede presumir de una gestión que ha gestado un balance sólido, marcado por un importante aumento de los ingresos por patrocinios internacionales y por una reforma en el proceso de atribución de los Juegos Olímpicos.

Lea: Ciro Solano, nuevo presidente del Comité Olímpico Colombiano

La pandemia del Coronavirus lo convirtió, inesperadamente, en un gestor de crisis. El foco estuvo sobre todo dirigido a él el año pasado, cuando se vio forzado a aplazar por un año los Juegos de Tokio, que ahora etán programados para el 23 de julio de este 2021, a pesar de que la incertidumbre sigue dominando internacionalmente.

Hábil en las maniobras tras bambalinas, Thomas Bach insiste en que es “un loco del deporte”, que comenzó en el fútbol y pronto pasó a la esgrima, un deporte que le permitió colgarse la medalla de oro en la disciplina de florete por equipos en los Juegos de Montreal en 1976.

Una vida ligada al deporte

Bach intentó revalidar su título en los Juegos de Moscú en1980, pero ese año los Olímpicos se enfrentaron al boicot de Estados Unidos y sus aliados, aunque él intentó que su voz se escuchara.

“Yo era el portavoz de los deportistas de Alemania Occidental. Luché mucho, de verdad, para que pudiéramos estar en Moscú”, explicó Bach antes de su primer mandato.

Mire: Cabal y Farah ya están en las semifinales del ATP de Doha

Pero la instancia olímpica de la República Federal Alemana (RFA), “bajo la enorme presión del gobierno”, no resistió y él se quedó sin poder defender su oro olímpico.

Convertido en abogado, este maestro del florete fue escalando en su influencia, con una ambición que contrasta con su imagen pública actual, la de hombre sereno y tranquilo.

Fue un colaborador estrella del expresidente de Adidas Horst Dassler hasta su fallecimiento en 1987 y se fue familiarizando con la idea del deporte como negocio.

Con apenas 37 años, en 1991, Thomas Bach reemplazó en el seno del COI al patrón del olimpismo alemán, Willi Daume. Luego entró en la Comisión Ejecutiva en 1996 y fue acumulando responsabilidades, hasta llegar en el 2000 a la vicepresidencia.

Más: Wout Van Aert le ganó a Fernando Gaviria la primera etapa de La Tirreno Adriático

Allí, se ganó sus galones negociando los derechos de televisión de los Juegos para Europa y presidiendo la comisión jurídica. Afortunadamente para su carrera, en 1999 Bach salió ileso del escándalo de corrupción sobre la concesión de sede de los Juegos Olímpicos de invierno de 2002 a Salt Lake City.

Hombre de despachos

Políglota, habla cinco lenguas, Bach se caracteriza por su capacidad de diálogo. El desarrollo de su carrera lo llevaron a ser el candidato natural para presidir el COI, pese a que sus críticos temían por cómo podrían afectar sus numerosas actividades y negocios con el cargo de presidente olímpico.

De hecho, la prensa alemana llegó a preguntarse en su día por un jugoso contrato que Bach ganó como consultor con Siemens, suministrador de los Juegos Olímpicos de Pekín en 2008, pero la Comisión de Ética del COI no vio conflicto de intereses.

Le puede interesar: Emiten orden de recaptura contra Ricardo La Volpe por acoso sexual

Thomas Bach es además miembro del partido liberal alemán (FDP) y presidió la Cámara de Comercio Árabe-Alemana, la Ghorfa. También tuvo asiento en el Consejo de Vigilancia del Comité de Organización del Mundial de fútbol de Alemania en 2006.

Con él, el COI debe seguir avanzando a una nueva era en el mundo ‘post pandemia’, en un momento de la historia especialmente convulso.

Síguenos en Google Noticias

 

Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.