Publicidad
11 Mar 2022 - 2:00 a. m.

ACDAC vs. Avianca: los cabos sueltos tras el regreso de los pilotos

Este jueves se oficializó el regreso de 104 aviadores a la aerolínea, luego de la huelga de 51 días que se adelantó en 2017 y que tuvo duras consecuencias para todos los actores: los empleados, la compañía y los usuarios. A pesar de este acuerdo, el sindicato afirma que hay deudas pendientes por parte del Gobierno en materia laboral y sindical.
Ministerio del Trabajo - Avianca - Pilotos - Acuerdo
Ministerio del Trabajo - Avianca - Pilotos - Acuerdo
Foto: Mauricio Alvarado

La pelea entre la Asociación Colombiana de Aviadores Civiles (ACDAC) y Avianca dejó un número importante de lecciones para la aerolínea y para los empleados, pero también puso sobre la mesa una serie de pendientes en materia laboral. En esta historia hubo desacuerdos, huelga y hasta “chuzadas”.

Primero vale la pena recordar, en general, qué fue lo que pasó y por qué es tan importante. Para 2017, la relación entre Avianca y ACDAC ya era tensa, la empresa incluso había sido acusada de conductas antisindicalistas en 2003 (un proceso que concluyó con el fallo de la Corte Suprema de Justicia en 2020), y en ese momento no hubo acuerdo sobre el pliego de peticiones en el que, entre otras cosas, los aviadores denunciaban una desigualdad de más del 50 % en los salarios de los pilotos colombianos respecto a los de trabajadores de la aerolínea en otros países.

De los dos caminos que tenían los pilotos, la huelga o un tribunal de arbitramento, eligieron el primero. A la larga, después de pasar por varios trámites judiciales, la Sala Laboral de la Corte Suprema de Justicia declaró ilegal, en segunda instancia, la huelga de los pilotos de Avianca afiliados a ACDAC, al concluir que esta se convocó sin la mayoría de los votos de los trabajadores y, más importante aún, que el transporte aéreo es un servicio esencial.

Esto último es clave en esta historia. Como le explicó a este diario Víctor Julio Díaz Daza, rector del Colegio Colombiano de Derecho Social, la asociación sindical es un derecho protegido por la Constitución y consagrado en convenios internacionales celebrados por la Organización Internacional del Trabajo (OIT). “La ley dice que los trabajadores se pueden asociar, constituir sindicatos, presentar pliegos de peticiones, también se garantiza el derecho de huelga, salvo en el caso de los servicios públicos esenciales, pero es el legislador, es decir, el Congreso, el que debe definir cuáles son esos servicios”, asegura.

Lea también: Avianca reintegrará 104 pilotos de la ACDAC que salieron en huelga de 2017

El problema, como señala Javier Almanza, profesor de derecho colectivo de la Universidad del Rosario, es que solamente en una ley se menciona que el transporte aéreo es un servicio público esencial (el artículo 68 de la Ley 336 de 1996), en otras palabras, falta legislación al respecto. Sin contar con que había conflicto con documentos internacionales que no lo consideraban esencial. A la larga, esa decisión no solo afectó a los pilotos de Avianca, sino que implicó que los trabajadores del transporte aéreo no pueden hacer huelgas. Las críticas a esas decisiones judiciales son otro gran debate, pues para algunos hubo errores en el proceso o estaba viciado.

Lo cierto es que con esa decisión finalizó la huelga en la que estuvo ACDAC durante 51 días, con efectos colaterales como 10.000 vuelos cancelados, más de 300.000 pasajeros afectados y pérdidas multimillonarias en el comercio y el turismo (más de $10.000 millones, según Cotelco). Además, se abrió la puerta para que Avianca pudiera despedir a los empleados que habían participado activamente de la huelga. Otro tema que se complicó.

Algunos de los más de 100 pilotos despedidos pidieron ser reincorporados a la empresa. “Los jueces de tutela consideraron que no se había cumplido el debido proceso, que a los trabajadores no se les había dado la oportunidad de defenderse y mostrar si habían participado activamente en la huelga o no. En ese punto la Corte Constitucional pidió el acompañamiento del Ministerio de Trabajo”, explicó Díaz.

Le puede interesar: ¿Cómo quedan las aerolíneas con las restricciones por la guerra en Ucrania?

Otro elemento importante es que el Comité de Libertad Sindical de la OIT, en un concepto técnico, afirmó que el transporte aéreo no se considera un servicio público esencial, y bajo ese concepto la huelga no era ilegal, además dijo que la votación sí se ajustaba a sus parámetros. De ahí que dejó una serie de recomendaciones entre las que se encuentra revisar la legislación.

Aunque este jueves se oficializó ante el Ministerio de Trabajo el acuerdo entre Avianca y ACDAC con el que se resolvió, después de tres meses de conversaciones, el reintegro de 109 pilotos que fueron despedidos en el marco de las manifestaciones podían volver a la aerolínea, todavía queda mucho por decir. Vale la pena anotar que 104 aviadores aceptaron el reintegro y que el entrenamiento técnico y en factores humanos inició el 15 de enero y finalizará en diciembre de este año, después de eso, podrán volar nuevamente con la compañía.

Pese a que este fue un momento de cierre, que en el encuentro del jueves estuviera vacía la silla que le correspondía a Jaime Hernández, presidente de ACDAC, deja un mal sabor. De acuerdo con Hernández, ya no hay conflicto con la empresa, de hecho, consideran que esta nueva administración cumplió con todo lo necesario y está abierta al diálogo; sin embargo, dice que “el Gobierno colombiano no ha cumplido con las recomendaciones que emitió la OIT en el caso de la huelga”.

No solo aprendizajes, también hay pendientes

Hernández sostiene que la huelga fue legal, pero que por parte del gobierno de Juan Manuel Santos, de la administración de Avianca del momento y de los mismos jueces hubo un intento por “aplastar la protesta pacífica”. “El pronunciamiento de la OIT es claro: tienen que reformar la ley, el Gobierno debe tomar las medidas para que las Cortes echen para atrás las decisiones en las que declararon ilegal la huelga. No lo han hecho, en cambio están informando a la OIT que ya cumplieron y que por favor archiven el caso”, asegura.

Frente a la pregunta de cuáles son los compromisos pendientes del Gobierno, el ministro de Trabajo, Ángel Custodio Cabrera, respondió que si bien la OIT instó a revisar el concepto de servicio público esencial, por ahora están “viendo qué se puede hacer, porque es un tema constitucional y legal, tendríamos que ir mucho más allá. Pero seguimos trabajando en la línea del diálogo”.

Puede leer: Brecha de género: hay menos mujeres en cargos directivos este año que en 2021

Para el abogado Díaz, el derecho colectivo laboral necesita ser reformulado, pues “la legislación actual es dispersa, con muchos vacíos que permiten que se presenten todas estas controversias”. Para él es necesario que el proceso de negociación colectiva sea siempre pacífico, en especial porque después de la confrontación quedan muchas heridas abiertas. Y agrega que las modificaciones son también necesarias por las actuales circunstancias en el mundo, entre ellas el teletrabajo: “Una persona que está en su casa en teletrabajo ¿cómo adelanta una huelga?”.

Aunque se ha especulado que las pérdidas económicas durante la huelga fueron un factor determinante para que Avianca tuviera que acogerse al proceso de Capítulo 11 del Código de Bancarrota en Estados Unidos, Adrian Neuhauser, presidente y CEO de Avianca, le dijo a El Espectador que esto no es cierto. “La empresa pasó por una reestructuración importante prepandemia, si bien todavía teníamos una carga de deuda importante ya se veían resultados de esa reestructuración. Creemos que este plan era viable si no hubiese existido la pandemia.

Lo cierto es que el freno a las operaciones durante 51 días afectó a la empresa y al país. Hernández, por su parte, reconoce que los pilotos también la pasaron mal en el proceso, por las decisiones judiciales, por “persecución” en su contra, porque muchos se vieron obligados a separarse de sus familias. Pero considera que el resultado es satisfactorio por los precedentes que sentó la huelga (respecto a las declaraciones de la OIT). Ahora, ACDAC está pendiente del pronunciamiento de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y de la evolución del caso de las chuzadas, que se encuentra en la Fiscalía.

Lea más noticias de economía aquí.

Síguenos en Google Noticias