Publicidad
7 Mar 2022 - 8:39 p. m.

Alza precios alimentos amenaza a monedas de mercados emergentes

El Índice Mundial de Precios de Alimentos de febrero de la ONU, publicado el viernes, se mantuvo esencialmente sin cambios en 20,7% interanual frente a un 19,2% en enero, algo que quizás parece sorprendente dado el repunte desenfrenado de los precios de los productos básicos como el maíz y el trigo.
El Índice Mundial de Precios de Alimentos de febrero de la ONU se mantuvo en 20,7% interanual.
El Índice Mundial de Precios de Alimentos de febrero de la ONU se mantuvo en 20,7% interanual.
Foto: Agencia Bloomberg

Si bien los precios de la energía son un riesgo constante para la inflación en países de todo el mundo, varias naciones de mercados emergentes enfrentan un problema diferente: el ritmo de inflación de los precios de los alimentos hace que sus monedas sean vulnerables.

El Índice Mundial de Precios de Alimentos de febrero de la ONU, publicado el viernes, se mantuvo esencialmente sin cambios en 20,7% interanual frente a un 19,2% en enero, algo que quizás parece sorprendente dado el repunte desenfrenado de los precios de los productos básicos como el maíz y el trigo. Pero las medidas de inflación en general son indicadores fuertemente rezagados, y el índice pronto debería comenzar a reflejar los recientes repuntes en los precios de los productos básicos blandos.

Más información: Precios de alimentos podrían verse afectados por alzas en costos de granos

La aceleración del lunes en los precios de la energía plantea un riesgo adicional para los precios de los alimentos, dado que el petróleo es un componente clave en los fertilizantes. Además, los precios de los alimentos suelen encabezar la inflación global general.

Sin embargo, el IPC global enmascara algunas divergencias subyacentes importantes, como la inflación de los mercados emergentes, que aumenta mucho más rápido que la inflación de los mercados desarrollados dado que está muy expuesta al aumento de los precios de los alimentos.

Esto se debe a que los alimentos representan un porcentaje mucho mayor de las canastas generales del IPC en los mercados emergentes en comparación con los países desarrollados. Los alimentos representan casi la mitad de la canasta del IPC de India, y más del 30% en Filipinas, China y Rusia, mientras que en los países europeos ronda el 10%-15% y en Estados Unidos, solo alrededor del 8%.

Como se observó en la Primavera Árabe a principios de la década de 2010, el aumento de los precios de los alimentos puede ser enormemente desestabilizador. El impacto que están teniendo en la inflación general está creciendo y, por lo tanto, el riesgo que representan para los Gobiernos de mercados emergentes está aumentando. Para un país emergente mediano, los alimentos representan casi un tercio del IPC general interanual actual. En Rusia, casi la mitad del nivel actual de 8,7 del IPC proviene de los alimentos, mientras que en EE.UU., el Reino Unido y gran parte de Europa, los alimentos representan actualmente solo el 10% o menos del IPC general.

De interés: Costos de fertilizantes se traducirán en alimentos más caros

La inflación de alimentos presenta un riesgo para las monedas, y a medida que las monedas se debilitan, el riesgo de una espiral inflacionaria en los mercados emergentes crece a medida que aumenta aún más el costo de los bienes importados.

Síguenos en Google Noticias