Publicidad
20 Jan 2022 - 2:00 a. m.

Con los problemas en la economía china, ¿se agrava la crisis de los contenedores?

Nuevas restricciones en China podrían impactar no solo el desempeño de la segunda economía a escala global, sino impactar la producción y distribución de miles de bienes mundialmente, agravando así los problemas que ya aquejan a las cadenas logísticas y a los consumidores.
La caída en el sector inmobiliario ayuda a explicar la desaceleración de la economía china en el cuarto trimestre del año pasado.
La caída en el sector inmobiliario ayuda a explicar la desaceleración de la economía china en el cuarto trimestre del año pasado.
Foto: Vincent Yu

Si alguien esperaba una resolución medianamente rápida de la crisis de los contenedores, que hoy tiene bajo enorme presión a negocios y consumidores en todo el mundo, parece que es mejor prepararse para ser decepcionado.

Esta semana, China bajó sus tasas de interés por primera vez en dos años (desde el pico de la pandemia, en 2020), una clara señal de que las autoridades se están tomando en serio la ralentización en el crecimiento de la segunda mayor economía del mundo.

Lea también: Biden considera “apropiado” que la Fed “recalibre” el apoyo a la economía

El Banco Popular de China recortó la tasa para préstamos a un año en diez puntos básicos al 2,85 % e inyectó al sistema financiero 200.000 millones de yuanes (US$31.500 millones) en recursos de mediano plazo.

“El banco central aceleró su ritmo de flexibilización para lograr una reducción de los costos de endeudamiento e incentivar la oferta de crédito. La medida sugiere que la economía de China es débil y provocará una caída significativa en los costos de endeudamiento”, le dijo Yewei Yang, analista de Guosheng Securities, a la agencia Bloomberg.

Para el cuarto trimestre del año pasado (octubre a diciembre), la economía china se expandió 4 %, lo que representa casi un punto porcentual menos que en el período inmediatamente anterior (julio-septiembre, 4,9 %). Este resultado trimestral ha sido el más débil desde 2020.

De entrada, estas no son buenas noticias, pues China tiene un peso mundial en temas como consumo de petróleo, por ejemplo. Una desaceleración en ese mercado se termina traduciendo, tarde o temprano, en ralentizaciones en otros puntos de la economía global.

Pero lo son aún menos en medio del avance de la variante ómicron, que ha llevado a las autoridades chinas a volver a imponer cierres y restricciones, que a su vez van ejerciendo mayor presión sobre los problemas de producción y logística que han llevado a la escasez en algunos bienes y al encarecimiento de casi todos.

La cadena de suministros

Hasta el momento, las restricciones en China no han generado un efecto dominó en la cadena de suministros de las mercancías que se producen en ese país, que van desde teléfonos inteligentes, pasando por procesadores, hasta carros eléctricos, con un inmenso etcétera

Cuatro de los principales puertos de este país (Shanghái, Dalian, Tianjin y Shenzhen) han impuesto restricciones focalizadas, pero no han cerrado los muelles. Sin embargo, Toyota y Volkswagen anunciaron, la semana pasada, que dejarían de operar, temporalmente, desde Tianjin debido a las restricciones que impactan la movilidad de los trabajadores, principalmente.

Ahora bien, los nuevos brotes del virus han comenzado a ser detectados en ciudades que son claves política y económicamente, como Pekín, Shanghái y Guangdong. El surgimiento simultáneo de ómicron en estos lugares está creando mayores obstáculos para las autoridades de gobierno, ya que los esfuerzos agresivos para contener el virus, incluidas las medidas de bloqueo, son menos factibles en áreas política y económicamente cruciales.

Lea también: ¿Por qué la compra de Activision por parte de Microsoft es tan importante?

Maersk, una de las principales navieras del mundo, ha dicho que teme que los problemas de logística continúen y no tiene un horizonte pronto de resolución debido, justamente, a las nuevas rondas de cierres y el alto número de contagios en todo el mundo por cuenta de ómicron.

De acuerdo con datos recopilados por Bloomberg, para diciembre de 2021, 77 % de los puertos a escala global continuaba registrando tiempos de operación por encima de los promedios prepandemia. Solo el puerto de Los Ángeles, que es clave en la ecuación comercial con Colombia, hay retrasos acumulados de más de 45 días.

Así mismo, según un informe sobre la crisis de los contenedores de Crowe Colombia (firma especializada en auditoría contable), los fletes para Suramérica pasaron, en un año, de US$2.000 a US$20.000 por cuenta de los problemas logísticos globales.

La economía china

Una serie de brotes del virus es responsable de algunos de los golpes a la recuperación en el segundo semestre del año pasado, pues llevaron a reimponer medidas estrictas de contención, algunas de las cuales se mantienen.

En el conjunto de 2021, la economía china se expandió más allá de sus previsiones, que apuntaban a 6 %, mientras que los datos entregados esta semana revelaron que el crecimiento del PIB estuvo en 8,1 %.

Lea también: Ómicron pesará sobre el crecimiento de EE. UU., según la secretaria del Tesoro

Sin embargo, el desempeño del último trimestre preocupa a muchos, pues muestra el impacto que las restricciones por covid-19 puede operar en la economía china, informalmente conocida como la fábrica del mundo. La cifra oficial del crecimiento chino siempre es un dato importante, pues el país es visto como un indicador de la recuperación económica global.

Tras la aparición de varios casos de covid, tres ciudades chinas —un total de unos veinte millones de personas— fueron confinadas en estas últimas semanas. Una de las más importantes en este grupo fue Xi’an, en donde desde este miércoles comenzaron a ser levantadas algunas de las restricciones.

Las autoridades chinas reanudaron el servicio de algunos transportes públicos en Xi’an, levantando parcialmente el confinamiento estricto decretado hace casi un mes en esta ciudad. Los transportes públicos se han reactivado en las zonas llamadas de “bajo riesgo”, indicaron las autoridades. La televisión pública CCTV difundió imágenes de trenes circulando que parten de Xi’an y de algunos pasajeros entrando a la estación. Desde finales de diciembre, los trece millones de habitantes de esta ciudad histórica del norte de China se encontraban bajo un estricto confinamiento domiciliario por la aparición de un brote de cientos de casos de covid-19.

Las políticas ya implementadas han socavado el consumo privado, lo que ha frenado el turismo y el gasto en restaurantes en los últimos dos años. Es probable que el aumento de los casos de ómicron restrinja aún más los viajes antes del Año Nuevo Lunar, al tiempo que en muchas ciudades se está pidiendo a las personas que no viajen.

Síguenos en Google Noticias