Publicidad
18 May 2022 - 1:16 a. m.

Deuda de Twitter podría ser la causa del arrepentimiento de Musk, no los bots

Elon Musk puede estar dirigiendo su arrepentimiento de comprar la red social al problema de los bots (cuentas automatizadas), pero parece que una deuda de US$13.000 millones está socavando el acuerdo.
 Elon Musk es el hombre más rico del mundo. / AFP
Elon Musk es el hombre más rico del mundo. / AFP
Foto: BRENDAN SMIALOWSKI

Elon Musk (Ceo de Tesla y fundador de SpaceX) señaló la erradicación de cuentas falsas y la transparencia de los usuarios como una de las cuestiones centrales para comprar Twitter, red social por la que ofreció US$44.000 millones el mes pasado. De ahí que suspendió de manera provisional la compra a la espera de detalles sobre la proporción de cuentas falsas.

Sin embargo, los analistas señalan que el paquete, preparado a toda prisa y firmado por los bancos, dejará la plataforma con un gasto de interés anual cercano a los US$1.000 millones, lo que le da a la compañía un margen de error alarmantemente pequeño. Así las cosas, el movimiento podría ser más problemático de lo que parece.

Según los analistas de crédito serios, se esperan dudas sobre el acuerdo. La compra se financiará con un préstamo apalancado y bonos de alto rendimiento. CreditSights estima que esto aumentará drásticamente el gasto de interés anual de Twitter en alrededor de US$900 millones, mientras que Bloomberg Intelligence prevé un monto de entre US$750 millones y US$1.000 millones.

Lea: Elon Musk suspende temporalmente la compra de Twitter por número de cuentas falsas

Con números como esos, Twitter parece estar listo para quemar efectivo, aumentando la presión sobre Musk para transformar la empresa, encontrar nuevas fuentes de ingresos y reducir costos. Ese es incluso el caso entre los analistas de Wall Street que estiman ganancias récord en 2022, aunque esos pronósticos optimistas podrían verse en peligro si las predicciones de una recesión en Estados Unidos se hacen realidad.

El mismo Musk está poniendo en duda su propio trato, ya que dijo que no procederá a menos que Twitter demuestre que los bots representan menos del 5 % de sus usuarios.

La deuda es solo uno de los tres componentes de la financiación de Musk, pues ha encontrado otros 19 inversionistas de capital para unirse a él en compromisos de capital de US$27.250 millones y obtuvo un préstamo de margen de US$6.250 millones contra sus acciones de Tesla, pero actualmente está tratando de reemplazar eso al traer inversionistas de capital preferencial, que podrían incluir a Apollo Global Management Inc. y Sixth Street.

Puede leer: La historia de Twitter, el paso a paso de startup a plataforma global

Los banqueros han trabajado intensamente para cumplir con la fecha límite de Musk para elaborar el paquete de financiamiento. Lo que desarrollaron hará que Twitter se endeude mucho más, aumentando sus costos de interés de US$53,5 millones durante los últimos 12 meses.

También aumentan los temores de que una recesión pueda estar en el horizonte, lo que haría que este sea un momento aún peor para elevar la deuda en Twitter, ya que la mayoría de sus ingresos provienen de la publicidad. “En un entorno macroeconómico pobre, lo primero que recortan las empresas en términos de presupuestos de marketing es el gasto en publicidad”, dijo el analista de Bloomberg Intelligence Robert Schiffman.

Le puede interesar: Musk compra Twitter y ¿después qué hará con la empresa?

Mientras tanto, vender deuda corporativa se ha vuelto más difícil en las últimas semanas. El aumento de las tasas ha afectado más a los bonos basura, y el rendimiento promedio, un referente del costo de los préstamos, ha aumentado en más de un punto porcentual completo a alrededor del 7,6 % desde que los bancos acordaron el acuerdo de Twitter. El mercado de préstamos apalancados también se ha enfriado.

Los analistas prevén que Twitter publicará ganancias récord antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización de US$1.670 millones en 2022. Twitter ha pronosticado aproximadamente US$925 millones en gastos de capital. Si se deduce eso y el gasto por intereses recientemente aumentado de Twitter de su ebitda, la empresa estaría gastando dinero en efectivo.

Si Musk hace crecer Twitter con éxito, la carga de la deuda se volvería más manejable con el tiempo y la empresa podría alcanzar un flujo de caja neutral en 2023 y un flujo de caja positivo en 2024, dijo Chalfin. Si Musk no puede cumplir sus promesas de cambiar la empresa, la carga de la deuda podría convertirse en un problema.

Twitter tiene alrededor de US$6.300 millones en efectivo e inversiones a corto plazo que podrían respaldar la quema de efectivo durante algunos años, dijo Schiffman de Bloomberg Intelligence.

Por ahora, parece que la carga deuda está socavando el acuerdo y es un problema mucho mayor que los bots.

💰📈💱 ¿Ya te enteraste de las últimas noticias económicas? Te invitamos a verlas en El Espectador.

Síguenos en Google Noticias