26 Jul 2018 - 2:04 a. m.

El valor de las pequeñas realidades

Néstor Rodríguez, director de Compensar, afirma que la mejor manera de amar a Colombia es haciendo las cosas bien en la cotidianidad. Habla de los logros que ha tenido la entidad en sus cuarenta años y de los retos que quedan pendientes.

Redacción Especiales

Compensar acompaña a las familias colombianas en sus diferentes etapas.  / /Getty Images
Compensar acompaña a las familias colombianas en sus diferentes etapas. / /Getty Images

A la pregunta por cómo cree que deben hacer los colombianos para llevar el sentimiento patrio a la acción, Néstor Rodríguez, director de Compensar, responde: “Debemos profundizar cada uno en la individualidad, no como personas, sino como miembros de una familia, de un grupo de trabajo, de una comunidad que se esfuerza por hacer las cosas bien en la vida diaria”. Y justamente esa premisa es la base en la que han estado sustentadas las iniciativas de bienestar que a lo largo de cuarenta años le ha entregado Compensar a los colombianos.

¿En qué se evidencia que Compensar ama a Colombia?

En todas nuestras acciones. Por la incidencia de la ubicación geográfica estamos profundamente relacionados con la sociedad bogotana, pero de una u otra forma tocamos la vida de alrededor de cuatro millones y medio de personas, empezando por los niños que pasan ocho horas diarias en los hogares infantiles, hasta aquellos que van por un rato a natación o toman algún curso. Nuestro compromiso es tratar de hacer las cosas bien, de ponernos en los zapatos del otro, de brindarle la atención y el respeto que merece.

¿Qué sectores de la sociedad impactan?

Nuestra oferta es bastante amplia. Por ejemplo, en salud cubrimos aseguramiento, prestación, prevención, lo ambulatorio, lo hospitalario, servicios para las personas, para las empresas, etc; en el campo del bienestar tenemos una fortaleza enorme en recreación urbana, cursos, aprovechamiento del tiempo libre, capacitación para el trabajo. Adicionalmente, somos muy fuertes en vivienda de interés prioritario (80 % de nuestra acción en vivienda está concentrada en personas de bajos recursos) y el crédito lo entendemos como una herramienta de apoyo al bienestar y a la productividad. Esas son sólo algunas de nuestras gestiones.

El sector empresarial es vital para la economía del país. ¿Cómo apoya Compensar a las empresas?

En Compensar creemos que un país no puede avanzar ni crear riqueza si no lo hace de la mano de un sector empresarial dinámico, responsable y juicioso. Con ese entendimiento nacieron las cajas de compensación en el siglo pasado, como una decisión de las empresas para transmitir beneficios de calidad de vida a sus trabajadores. Creemos que no se puede construir una sociedad equitativa si no es de la mano de los empresarios, con el propósito de generar bienestar, calidad de vida, inclusión y solidaridad. Nuestra esencia es ser una extensión social y solidaria del sector empresarial.

¿Cómo contribuye Compensar a subsanar las principales necesidades de las familias colombianas y a mejorar su calidad de vida?

No se puede hablar de las necesidades de las familias colombianas como algo general. Sin embargo, puedo mencionar, por ejemplo, unos programas que estamos preparando en el sector rural, donde las necesidades tienen que ver con estar articulados a la sociedad, el reconocimiento del aparato de su producción y la falta de educación, entre otros. Cuando uno mira en otra perspectiva, creo que existe la necesidad de que la gente articule su tiempo de estar en familia, que acompañe a sus hijos en la formación de buenos ciudadanos.

Compensar cumple 40 años de estar brindando bienestar a través de sus iniciativas. Después de cuatro décadas, ¿qué tareas quedan pendientes?

Estamos trabajando para ser cada vez una mejor plataforma de bienestar y productividad para las familias y las empresas. El reto más importante en este cambio de paradigma social, de digitalización de la economía, es no perder de vista que los que nos darán la orientación de lo que tenemos que hacer son las mismas personas y usuarios a través de sus necesidades y expectativas.

Esta sociedad está cambiando tan rápida y drásticamente que si uno no está pegado de lo que la gente necesita y no es capaz de comprometerse con sus expectativas, corre el riesgo de hacer cosas que pierdan relevancia.

En ese sentido, Compensar continúa avanzando en diferentes proyectos para sus frentes de salud, turismo, deporte, educación, vivienda y ruralidad, entre otros, estableciendo alianzas estratégicas con otras entidades para ampliar su plataforma de bienestar integral y extender su cobertura. Un ejemplo de ello es Los Cobos Medical Center: la nueva infraestructura clínica de Compensar y la Universidad El Bosque. Se trata de una institución prestadora de salud de 49.680 m², 15 pisos y cuarto nivel de complejidad, que estará ubicada en el norte de Bogotá y abrirá sus puertas para los afiliados al Plan Complementario de Compensar en el último trimestre de 2018.

¿Cuáles son los retos que tienen hoy las cajas de compensación familiar?

Seguir aportando en ese contexto de construir una sociedad más incluyente, más participativa, que logre favorecer las oportunidades para que la gente las tome y avancen más.

Es importante recuperar el núcleo de la familia como concepto. Cualquiera que sea la familia, siempre habrá un núcleo mínimo donde se construyen unas capacidades emocionales y de ciudadanía que hace falta promover. También podemos ayudar para que el sector rural se incorpore más equitativamente al desarrollo social del país, generando con ello, prosperidad colectiva.

Síguenos en Google Noticias