Publicidad

Diseño, arte y color: la apuesta de un emprendimiento de artículos para el hogar

Comenzaron con materas de barro pintadas a mano y camisetas personalizadas con frases alusivas a la pandemia. En 2021 sacaron al mercado una línea de medias bordadas, otra de lencería para el hogar, así como fundas para almohadas. La marca lanzará próximamente su página web buscando mantener el propósito de su idea de negocio: ofrecerles a sus clientes tranquilidad y confort.

10 de febrero de 2022 - 03:19 p. m.
Estefanía Martínez Ospina, es la fundadora de Cotorras un emprendimiento que se inspira en la creatividad para crear productos para el hogar.
Estefanía Martínez Ospina, es la fundadora de Cotorras un emprendimiento que se inspira en la creatividad para crear productos para el hogar.
Foto: Cortesía Cor

Cotorras es un emprendimiento familiar que nace en Agosto del año 2020 en la ciudad de Bucaramanga. El país se encontraba en cuarentena como consecuencia de la pandemia producida por el COVID 19. Vimos una oportunidad en medio de esa situación tan difícil y compleja que vivíamos todos los colombianos. Sin poder salir de nuestros hogares. El hogar pasó a ser el centro de absolutamente todo. Nuestra oficina, nuestro descanso, nuestro refugio, nuestro ocio, etc. Pensamos en que queríamos ofrecerle a las personas productos que pudieran aprovechar y usar en casa. En nuestra mesa del comedor nace la primera idea y nuestro nombre.

Iniciamos este 2022 con el lanzamiento de nuestros pocillos y mugs en cerámica y porcelana y próximamente tendremos el lanzamiento oficial de nuestra página web. Cotorras es felicidad, nuestro ADN es la creatividad, somos alegres, coloridas, rockeras, irreverentes, valientes y viajeras, y queremos llegar a cada rincón de Colombia.” así nació la idea de negocio de Estefanía Martínez, fundadora de Cotorras.

En 23 preguntas para emprendedores y sus emprendimientos, Martínez habla de cómo ha logrado impactar diferentes hogares con sus productos y la importancia de la creatividad para adentrarse en el mercado internacional.

1. ¿Cuántos años tengo? ¿Qué estudié?

Mi nombre es Estefanía Martínez Ospina, nací en Bucaramanga, tengo 41 años y estudié Derecho.

2. ¿Cuál fue mi idea y cuándo nació? ¿Qué fue lo que creé?

Cotorras nace el 19 de Agosto de 2020. La idea de negocio surge porque vimos una oportunidad de poder ofrecer (en medio de la pandemia) alternativas y productos que se pudieran usar y aprovechar en casa (ya que el país en ese momento se encontraba en cuarentena). Se crea un emprendimiento familiar de venta de artículos para el hogar.

3. ¿Cómo logré hacerla realidad y llevarla a los hechos?

Lo primero fue seleccionar los productos con los que queríamos hacer el lanzamiento. Pensamos en materas de barro coloridas pintadas a mano y camisetas personalizadas con frases alusivas a la Pandemia. Hicimos las pruebas pertinentes y finalmente teníamos listos los primeros diseños con los que íbamos a empezar. Escogimos esos productos porque no veíamos mucha oferta de los mismos en la ciudad y porque al estar el país en cuarentena eran productos atractivos para tener y usar en casa. La jardinería se convirtió en una terapia para muchas personas en ese momento. Igualmente el estar cómodo en casa se convirtió en una prioridad. Abrimos la cuenta en Instagram y el 19 de Agosto hicimos el lanzamiento oficial con la primera publicación.

Si está buscando más historias de emprendimientos, sus creadores y creadoras están aquí, en Emprendimiento y liderazgo de El Espectador.

4. ¿De dónde saqué la plata para ponerla a andar y cómo la pagué?

Salió de ahorros personales y familiares.

5. ¿Qué estoy logrando con mi emprendimiento? ¿Qué estoy cambiando con mi idea?

Estamos logrando originalidad y creatividad en la forma de decorar los hogares de los colombianos. Nuestras materas de barro están llenas de color y vida y eso es algo que hace parte de nuestro ADN desde el día 1. Estamos cambiando la forma en la que las personas pueden decorar sus habitaciones, sus espacios favoritos, sus cocinas, etc., incluyendo mucho color y alegría en el hogar pero manteniendo siempre un equilibrio y buen gusto. Con nuestra primera colección de camisetas alusivas al COVID generamos conciencia en medio de la pandemia sobre la importancia del autocuidado y sobre las medidas de bioseguridad con frases como “Te quiero a dos metros”, “Sin tapabocas ni pio”, “Te lavaste las manos” y “Home safe home”, las cuales después de casi dos años de pandemia siguen estando vigentes para todos.

6. ¿Soy feliz?

Sí.

7. ¿Vendería mi emprendimiento, mi empresa?

En este momento no.

8. ¿Qué tan duro fue para mí emprender?

No ha sido un proceso fácil. El aprendizaje ha sido enorme en estos casi dos años. Muchas horas de insomnio, en otras ocasiones falta de presupuesto, en otras incumplimiento por parte de proveedores. Todo lo que hace parte de este camino de emprender y además en medio de una pandemia que fue todo un reto.

9. ¿Cumplí mi sueño? ¿Qué me hace falta?

Sí cumplí mi sueño, las Cotorras finalmente aterrizaron. Nos hace falta continuar con nuestro posicionamiento a nivel nacional e internacional.

Le puede interesar: Ella creó una comunidad que acompaña a madres y padres en sus procesos de crianza

10. ¿Y ahora qué? ¿Qué sigue?

Ahora tenemos programado lanzar nuestra página web en Febrero. Siguen cosas muy positivas para Cotorras: tenemos nueva línea de productos en cerámica que iremos ampliando, igualmente lanzaremos en este año una línea de camisetas bordadas y una línea de lencería para el hogar.

11. ¿Mi emprendimiento es escalable?

Sí, Cotorras es un emprendimiento escalable. Tenemos un potencial de crecimiento muy fuerte e incluso de internacionalización que podemos llevar a cabo con una inversión pequeña y sin necesidad de aumentar nuestros costos de la misma manera.

12. Para crecer, ¿recibiría inversión de un desconocido? ¿Le cedería parte de mi empresa?

Estamos abiertas a cualquier propuesta (previamente analizada).

13. ¿Qué no volvería a hacer?

No volvería a tener una sola opción de proveedor para la compra de insumos o desarrollo de algún producto. Siempre se debe tener una opción B, incluso una C.

14. ¿Quién me inspiró? ¿A quién me gustaría seguir?

Nos inspiró el color, las palabras, la naturaleza y la música. Las Cotorras son coloridas, habladoras, alegres e irreverentes. Admiramos y nos inspiran mucho marcas como True (Colombiana) y Studio Hecha (Internacional).

15. ¿Fracasé en algún momento? ¿Pensé en tirar la toalla?

Fracasa el que no lo intenta, o el que lo intenta, se cae y no se levanta. Hemos tenido momentos no tan buenos pero hemos tenido confianza en nuestro proyecto y hemos salido adelante, no creemos que hayamos fracasado hasta el momento. Ver la receptividad de la gente con nuestra marca nos ha motivado a seguir adelante y a no desfallecer.

Visite la sección de Emprendimiento y Liderazgo de El Espectador

16. ¿Hago parte de algún tipo de comunidad que me ayuda en este camino de emprender?

Actualmente hacemos parte de la comunidad de empresarios de la Cámara de Comercio de Bucaramanga.

17. ¿Lo que estoy haciendo trasciende? ¿Podrá impactar a nuevas generaciones?

Esperamos que lo haga. Para nosotros, trascender en los negocios, así como en la vida, es ir más allá de lo que la gente espera de uno. (Que en el caso de una empresa es tener éxito o dinero). Cotorras quiere dejar una huella en el entorno que vaya más allá del propio emprendimiento. Somos conscientes que el consumidor actual es un consumidor mucho más sensible con el entorno y con la conservación del planeta. Por eso nuestras materas son de barro y no de plástico, por eso ofrecemos kits de siembra, ofrecemos la opción de nuestras materas con plantas, entregar vida y color a través de nuestros productos.

18. ¿Cómo me veo en 10 años y cómo veo a futuro mi emprendimiento, mi empresa?

Me veo liderando una empresa muy exitosa a nivel nacional e internacional.

19. ¿Qué papel han jugado mi familia y mis amigos?

Un papel fundamental. El apoyo, la solidaridad y la unión que nuestras familias nos han brindado ha sido fundamental para el crecimiento de Cotorras y para poder estar donde estamos. Que sabemos que aún nos falta mucho por recorrer, sin duda alguna; pero hemos logrado cosas también que hace un año veíamos lejanas. El apoyo de nuestros amigos también ha sido para nosotros de suma importancia, ellos fueron los primeros en comprar los productos de Cotorras, los primeros en hacer las críticas constructivas y las observaciones de mejora. Sin ellos y sin nuestras familias Cotorras no sería una realidad.

No deje de leer: Un negocio de joyería inspirado en la técnica del origami

20. Yo lo logré. ¿Ayudaría a otros emprendedores a que lo logren?

Por supuesto que sí. Ayudaría en todo lo que esté a mi alcance.

21. ¿Qué papel jugó mi equipo? ¿Quién es?

Un papel fundamental. Cotorras es un emprendimiento familiar, somos 4: mi mamá, mi hermana mayor, mi cuñada y yo, tremendo equipo. Nos apoyamos, construimos juntas, respetamos la opinión de cada una y sobretodo nos escuchamos. Escuchar es muy importante.

22. ¿Cuál es mi sello personal? ¿Qué me diferencia del resto?

Nuestro sello personal es la creatividad. Nuestro ADN se compone de una mezcla entre música, letras, irreverencia y color. Nos diferenciamos del resto porque ofrecemos productos que si bien se encuentran en el mercado, tienen componentes diferenciadores. En el color hemos encontrado una fuente de gran inspiración. Nuestro público se identifica con nuestras frases y con la variedad en nuestros diseños.

23. ¿Qué he aprendido de todo esto?

Uff, han sido muchos los aprendizajes en este tiempo. Aprendí que tener un negocio o emprendimiento es una responsabilidad inmensa. Tienes que cuidarlo en cada paso y estar pendiente de él.

Aprendí que empezando tienes que hacer de todo, desde pintar, empacar, responder mensajes, manejar redes, tomar fotos, atender a los clientes, despachar, manejar inventario, números, pagar facturas, hasta cargar y vender. La parte buena y enriquecedora es que todo esto suma como experiencia. Si quieres emprender tienes que estar dispuesto a ensuciarte las manos porque vas a tener que hacer un montón de cosas. Emprender es un trabajo completo.

Otra cosa que he aprendido es que la montaña rusa del emprendedor existe. Hay días felices y grandiosos, otros en donde nada parece salir bien, a veces sientes que puedes con todo, a veces que no. Hace parte del proceso, lo importante es aprender a manejar esas emociones, gestionarlas y seguir adelante. Y he aprendido también que emprender significa tener un propósito: mejorar la calidad de vida de tu familia, la tuya propia y de la sociedad en general.

Si conoce historias de emprendedores y sus emprendimientos, escríbanos al correo de Edwin Bohórquez Aya (ebohorquez@elespectador.com) o al de Tatiana Gómez Fuentes (tgomez@elespectador.com).

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar