Publicidad
4 Nov 2021 - 7:59 p. m.

Ellos hacen cubiertos y vajillas comestibles para reducir el uso de plástico

Sus cucharas son elaboradas de galleta y se convierten en un complemento ideal para el consumo de helados, postres o incluso revolver un café. Son aptas para personas veganas, no contienen lácteos, conservantes, ni ingredientes de origen animal.
Crunchis es un emprendimiento que trabaja en pro de la conservación del medio ambiente, buscando reducir el consumo de plástico.
Crunchis es un emprendimiento que trabaja en pro de la conservación del medio ambiente, buscando reducir el consumo de plástico.
Foto: Cortesía

“Debemos dejar de consumir plásticos de un solo uso porque son elementos muy perjudiciales para el medio ambiente. Hay productos de plástico que tardan hasta 500 años en degradarse y aproximadamente 8 millones de toneladas de estos residuos, terminan contaminando nuestros océanos anualmente. Según Greenpeace, solo en Colombia, se consumen 24 kilos de plástico por persona al año, de los cuales el 56% es plástico de un solo uso, lo que equivale aproximadamente a 1.250.000 toneladas para el país, una cifra asombrosa y perjudicial para nuestro planeta”, así lo narra Alejando Bonilla, uno de los fundadores de Crunchis, en una conversación con El Espectador.

En 23 preguntas para emprendedores y sus emprendimientos, Bonilla recuerda de dónde nació su idea de negocio, cómo ha logrado junto a sus socios potencializarla y lo que esperan a corto y mediano plaza para poder impactar el mercado internacional.

1. ¿Cuántos años tengo? ¿Qué estudié?

Alejandro Bonilla, 36 años de edad, Ingeniería Eléctrica, Maestría en Administración de Negocios (MBA)

2. ¿Cuál fue mi idea y cuándo nació? ¿Qué fue lo que creé?

Crunchis es un proyecto que busca reducir el uso del plástico en la industria de alimentos, a través de la creación e implementación de cubiertos y vajillas comestibles.

Crunchis nació en un viaje familiar por el Caribe colombiano, allí observamos una gran cantidad de plástico acumulado en las playas, lo cual nos dejó impactados y empezamos a departir en torno a cómo cambiar esta situación. Fue allí donde se nos ocurrió la idea de elaborar un producto que no dejara contaminación en el planeta.

3. ¿Cómo logré hacerla realidad y llevarla a los hechos?

Iniciamos con pruebas caseras para intentar elaborar cucharas de galleta. Al principio fue algo complejo pues no lográbamos que el producto tuviera la consistencia, ni la resistencia que requiere un cubierto.

Después de muchos intentos fallidos y más de 9 meses de pruebas, logramos llegar a la receta y al punto ideal. Fue allí cuando iniciamos con pruebas piloto realizando validaciones en el mercado con una heladería en el sector de Envigado - Antioquia.

Los resultados superaron las expectativas. Los clientes estaban encantados con el producto, con el sabor y con la calidad y resistencia del cubierto.

Si está buscando más historias de emprendimientos, sus creadores y creadoras están aquí, en Emprendimiento y liderazgo de El Espectador.

4. ¿De dónde saqué la plata para ponerla a andar y cómo la pagué?

Los recursos fueron financiados por una tía, Alba Lucía Bonilla, quién actualmente es socia capitalista de Crunchis, así mismo, nos hemos apalancado en créditos y en la participación en el concurso Capital Semilla de la Alcaldía de Medellín

5. ¿Qué estoy logrando con mi emprendimiento? ¿Qué estoy cambiando con mi idea?

Con nuestro emprendimiento estamos logrando aportar al cuidado del medio ambiente, reduciendo la utilización del plástico de un solo uso en la industria de alimentos. Estamos trabajando fuertemente en generar una transformación de la sociedad y sus hábitos de consumo.

6. ¿Soy feliz?

Mis socios y yo somos muy felices, amamos impactar de manera positiva a las personas y aportar nuestro granito de arena en la obtención de un planeta mejor.

7. ¿Vendería mi emprendimiento, mi empresa?

Por ahora no está en nuestros planes. Queremos consolidarlo, fortalecerlo y darlo a conocer a todo Colombia y al mundo entero.

8. ¿Qué tan duro fue para mí emprender?

Ha sido un proceso complejo, pero a la vez un camino hermoso. No es fácil emprender, dedicar gran parte de tu tiempo a consolidar un modelo de negocio y a veces no obtener en el corto plazo resultados tangibles, pero siempre haciendo las cosas con amor y gran dedicación confiamos en obtener esos resultados tan anhelados.

Puede interesarle este emprendimiento: Crearon un negocio de productos didácticos para desarrollar habilidades en niños

9. ¿Cumplí mi sueño? ¿Qué me hace falta?

Lo estamos cumpliendo, el proceso es largo, pero tenemos la convicción de que lo lograremos. Una empresa se construye día a día y con el empeño, amor y dedicación que le imprimimos, estamos convencidos que Crunchis dará mucho de qué hablar y será una empresa orgullo para nuestro país.

10. ¿Y ahora qué? ¿Qué sigue?

Se inició el proceso de producción lanzando al mercado las cucharas comestibles. Posteriormente, se proyecta contar con otros productos como: tenedores, mezcladores para café, cuchillos, platos, pitillos, entre otros.

11. ¿Mi emprendimiento es escalable?

Por supuesto. Crunchis tiene un potencial de crecimiento muy fuerte y consideramos que puede crecer no solo en el mercado nacional sino también en el plano internacional.

12. Para crecer, ¿recibiría inversión de un desconocido? ¿Le cedería parte de mi empresa?

Crunchis es un emprendimiento familiar, y por ahora no contemplamos esa alternativa.

13. ¿Qué no volvería a hacer?

No volvería a dejarme llevar por mis temores. Me tomó un buen tiempo emprender y tomar la decisión de luchar firmemente por mi proyecto.

14. ¿Quién me inspiró? ¿A quién me gustaría seguir?

Mi inspiración siempre han sido mis padres. A ellos y a mis familiares les debo todo lo que soy y siempre trato de seguir sus pasos.

15. ¿Fracasé en algún momento? ¿Pensé en tirar la toalla?

Si, he fracasado y me he caído en varias oportunidades, pero me he levantado y siempre más fuerte para seguir luchando por mis objetivos. Ahí pienso que está la clave; persistir y no desistir.

Visite la sección de Emprendimiento y Liderazgo de El Espectador

16. ¿Hago parte de algún tipo de comunidad que me ayuda en este camino de emprender?

Así es, venimos trabajando con varias comunidades y organizaciones sin ánimo de lucro que nos ayudan permanentemente en este lindo camino.

17. ¿Lo que estoy haciendo trasciende? ¿Podrá impactar a nuevas generaciones?

Considero que sí transciende, ese es precisamente el objetivo de Crunchis, dejar una huella positiva en nuestro planeta para que las próximas generaciones encuentren un lugar mucho mejor de lo que tenemos ahora.

18. ¿Cómo me veo en 10 años y cómo veo a futuro mi emprendimiento, mi empresa?

En 10 años veo a Crunchis consolidado, generando empleos, entregando experiencias y mucha innovación, creciendo e incursionando en nuevos mercados, posicionado en Colombia y con participación en otros países, y lo más importante, impactando de forma positiva y permanentemente al medio ambiente.

En el ámbito familiar, me veo con la posibilidad de tener mayor tiempo de calidad para compartir con mi familia, aprendiendo y mejorando cada día

19. ¿Qué papel han jugado mi familia y mis amigos?

Mi familia y amigos son fundamentales en todo este proceso. Sin duda alguna, sin la ayuda y el apoyo de todos, este proyecto no sería hoy una realidad.

No deje de leer: La idea que nació en pandemia y ya renta más de 130 inmuebles a nivel nacional

20. Yo lo logré. ¿Ayudaría a otros emprendedores a que lo logren?

Por supuesto que sí, siempre será un placer poder ayudar a otras personas a que alcancen y logren sus sueños. El poder ayudar a otras personas enriquece permanentemente el “ser” y la mejor recompensa es ver como se desarrollan, crecen en lo personal y logran alcanzar sus metas.

21. ¿Qué papel jugó mi equipo? ¿Quién es?

Jugaron y juegan un papel determinante en todo el desarrollo del modelo de negocio. El equipo está conformado por las siguientes personas:

Alejandro Bonilla, colombiano, radicado en Medellín. Es el CEO de Crunchis. ingeniero electricista de profesión de la Universidad Nacional de Colombia, con Maestría en Administración de Negocios (MBA).

Adriana Bonilla, colombiana, radicada en Medellín. Es diseñadora de interiores. Tiene conocimientos en manipulación de alimentos y en elaboración de productos. Es la persona encargada de los procesos e innovación.

Alba Lucía Bonilla, colombiana, radicada en Medellín. Es socia capitalista. Administradora de empresas y con especialización en Finanzas.

John Alejandro Restrepo, Colombiano, radicado en Medellín. Se encuentra finalizando sus estudios en Ingeniería Industrial. Se incorporó al equipo desde el mes de septiembre del presente año y es el jefe de planta y producción.

22. ¿Cuál es mi sello personal? ¿Qué me diferencia del resto?

Me identifico por querer hacer cosas diferentes, siempre buscando innovar, generando impacto en las personas. Me gusta crear y disfruto mucho imaginando lo que puedo llegar a realizar y hasta donde podría llegar a beneficiar a las personas con esa creación. Soy un soñador y busco siempre dar lo mejor de mi para dejar un legado.

23. ¿Qué he aprendido de todo esto?

Primero he aprendido a valorar más el tiempo de calidad con mi familia, me ha servido para darme cuenta de que cuando se hacen las cosas con mucho amor y pasión los resultados se ven en algún momento. He aprendido a valorar mucho el esfuerzo de las demás personas, para que todo lo que realizamos se logre llevar a feliz término.

Y me quedo siempre con una frase en mi cabeza, persistir y no desistir.

Si conoce historias de emprendedores y sus emprendimientos, escríbanos al correo de Edwin Bohórquez Aya (ebohorquez@elespectador.com) o al de Tatiana Gómez Fuentes (tgomez@elespectador.com).

Síguenos en Google Noticias