Publicidad
23 Sep 2021 - 10:00 p. m.

Hicieron negocio a punta de comida frita tradicional colombiana

Una microbióloga, un chef y un diseñador de marca apostaron por la típica comida frita y ya están generando empleo, triplicaron ventas y mantienen una tradición gastronómica con la que hicieron negocio.
El emprendimiento que resalta las tradiciones de la gastronomía colombiana.
El emprendimiento que resalta las tradiciones de la gastronomía colombiana.
Foto: Cortesía

Lina López cuenta su historia por Whatsapp: montaron un negocio pensado en las típicas comidas fritas, lo echaron a andar antes de la pandemia y luego con la llegada del nuevo coronavirus optaron por lo que todos los demás hicieron, vender por redes sociales. El año pasado el promedio de venta mensual era de $3.000.000 y este año ya están en $9.000.000. Generan empleo, tienen planes de exportar con sus congelados y mantienen viva una tradición que a muchos nos trae recuerdos.

En 23 preguntas para emprendedores y sus emprendimientos, Lina nos cuenta cómo lograron salir adelante con su empresa, los desafíos a los que se han enfrentado y la motivación principal para mantenerse en el mercado.

1. ¿Cuántos años tengo? ¿Qué estudié?

Somos tres fundadores:

Lina López, 31 años, Microbióloga

David Moreno, 29 años, Chef,

Nicolás Romero, 32 años, Diseñador de Marca.

2. ¿Cuál fue mi idea y cuándo nació? ¿Qué fue lo que creé?

La idea nace en el 2019 con el objetivo de promover productos fritos típicos de cada región de Colombia e impulsar más la gastronomía de nuestro país, bajo una propuesta y concepto diferente. Somos ‘Fritas’ y contamos con un punto de venta en el norte de Bogotá, donde encontrarán un lugar diferente para disfrutar de empanadas elaboradas con maíz trillado, marranitas, arepa é huevo, aborrajados y nuestro producto innovador que es la arepa santarrosana. Todo esto acompañado de ají de lulo, ají de uchuva y suero costeño.

Nuestros productos se ofrecen frescos y congelados.

3. ¿Cómo logré hacerla realidad y llevarla a los hechos?

Dos de los socios tenían experiencia en la industria gastronómica, lo cual nos ayudó a minimizar el riesgo durante la implementación de todo nuestro proyecto, aunque no contáramos con que llegara una pandemia. Somos un equipo multidisciplinario, por lo tanto nos da pie para que cada uno tenga un área y un rol especifico dentro de la empresa.

Si está buscando más historias de emprendimientos, sus creadores y creadoras están aquí, en Emprendimiento y liderazgo de El Espectador.

4. ¿De dónde saqué la plata para ponerla a andar y cómo la pagué?

Teníamos unos ahorros de nuestros trabajos anteriores y decidimos aportarlos a esta nueva y original idea, sabiendo lo difícil y arriesgado que podía ser.

5. ¿Qué estoy logrando con mi emprendimiento? ¿Qué estoy cambiando con mi idea?

Que debemos enfocarnos, explorar y valorar mucho más los sabores de Colombia, dándole prioridad a la riqueza gastronómica de nuestro país. Estamos cambiando la manera de consumir un producto frito, modificando una costumbre que tal vez se demore, pero que estamos dispuestos a afrontar. Por lo general, los restaurantes que ofrecen este tipo de comida no tienen en cuenta la experiencia que se debe vivir en el local/restaurante. Hay que tomarse una pausa para disfrutar de un buen frito, por eso nuestra apuesta y énfasis de marca para generar un valor diferencial en la comunicación de nuestros productos.

6. ¿Soy feliz?

Si, somos muy felices. El proceso es largo, de paciencia, obstáculos y aprendizajes, pero es gratificante ver el crecimiento día a día de la empresa.

7. ¿Vendería mi emprendimiento, mi empresa?

No, la idea es crecer juntos, además porque somos familia. Recibimos consejos y ayuda siempre y cuando aporten a la empresa.

8. ¿Qué tan duro fue para mí emprender?

Después de salir de la universidad nos empleamos para obtener conocimiento y entender qué es estar al otro lado de una empresa. Desde ese entonces llevamos más de 8 años como independientes, sabemos el riesgo y responsabilidad, pero nos gustan los retos.

Visite la sección de Emprendimiento y Liderazgo de El Espectador

9. ¿Cumplí mi sueño? ¿Qué me hace falta?

Lo estamos viviendo, estamos cumpliendo y disfrutando el proceso.

10. ¿Y ahora qué? ¿Qué sigue?

Nos faltan muchas cosas: abrir mercados, emplear más gente, expandir nuestra marca para dar a conocer la gastronomía colombiana y seguir mejorando e innovando… en fin, siempre saldrán nuevos desafíos.

11. ¿Mi emprendimiento es escalable?

Claro que sí. Tiene muchos campos de acción y producción, aporta a todos los gustos y por esa razón siempre vamos a seguir innovando para todo el mundo.

12. Para crecer, ¿recibiría inversión de un desconocido? ¿Le cedería parte de mi empresa?

Lo pondríamos sobre la mesa.

13. ¿Qué no volvería a hacer?

Tratar de querer hacer todo nosotros, a veces el presupuesto no alcanza y no es suficiente para todas las ideas que se nos vienen a la cabeza. La salud, el tiempo y la familia terminan viéndose afectadas.

Puede interesarle este emprendimiento: Una segunda oportunidad para las mujeres privadas de la libertad

14. ¿Quién me inspiró? ¿A quién me gustaría seguir?

La comida, la pasión por las marcas, el concepto de formalizar una empresa, la calidad en los detalles y el querer aportar al desarrollo del país. Nos gusta seguir a todos los empresarios que han logrado sacar adelante sus empresas en Colombia.

15. ¿Fracasé en algún momento? ¿Pensé en tirar la toalla?

Siempre hay momentos difíciles y más cuando nuestro punto de venta fue abierto 15 días antes de iniciar la pandemia. Todos los días llegábamos al restaurante a pensar como podíamos vender más y mantener a nuestros trabajadores sin que las cuarentenas y los paros nos afectaran. Al final del día los números daban, ajustados pero daban. A pesar de esto, nunca pensamos en cerrar, lo principal era mantenernos y siempre estuvieron las ganas de seguir creciendo y mantener nuestra marca vigente.

16. ¿Hago parte de algún tipo de comunidad que me ayuda en este camino de emprender?

Tenemos amigos del gremio y amigos empresarios, pero nada más.

17. ¿Lo que estoy haciendo trasciende? ¿Podrá impactar a nuevas generaciones?

Claro, sentimos que el concepto de industria se ha venido perdiendo por la inmediatez que el siglo XXI nos ha hecho vivir y querer todo en el menor tiempo posible. Hoy en día todos queremos crecer rápido y obtener resultados ya, y no puede ser así. Esto es un proyecto pensado a largo plazo. Toda idea se puede consolidar y trascender siempre y cuando haya constancia, perseverancia, disciplina y mucho amor por lo que uno hace, la clave está en el valor y el crecimiento que uno le quiera dar a su marca. La paciencia debe ser clave porque los buenos resultados llegan con el tiempo.

18. ¿Cómo me veo en 10 años y cómo veo a futuro mi emprendimiento, mi empresa?

Con una industria que elabora y procesa frituras de todas las regiones de Colombia, comercializándolas alrededor del país y exportándolas, además de continuar mejorando la experiencia de comer una ‘Frita’ en nuestros puntos de venta.

19. ¿Qué papel han jugado mi familia y mis amigos?

¡TODO! Nuestra familia y amigos fueron los primeros clientes y la fuerza de ventas más grande, gracias a su voz a voz.

Puede interesarle este emprendimiento: Creó empresa para ayudarle a otros a conseguir un buen trabajo

20. Yo lo logré. ¿Ayudaría a otros emprendedores a que lo logren?

Sin pensarlo, el apoyo cuando uno inicia y no conoce es vital. Tenemos las puertas abiertas a quienes tengan inquietudes y quieran recibir consejos, más en este momento, después de una pandemia, la idea es salir adelante y ayudar al que se pueda.

21. ¿Qué papel jugó mi equipo? ¿Quién es?

El equipo de ‘Fritas’ es todo, desde nuestros proveedores, clientes, personal de cocina, hasta nosotros.

22. ¿Cuál es mi sello personal? ¿Qué me diferencia del resto?

Acá nos encargamos de la producción de todos nuestros alimentos, desde la masa, rellenos y ajís. También somos muy cuidadosos con la calidad e identidad de la marca, ya que la manejamos nosotros mismos.

23. ¿Qué he aprendido de todo esto?

Como lo hemos mencionado anteriormente, no hay resultados inmediatos. Este es un proceso del cual se debe disfrutar y aprender, tener mucha paciencia y no perder la esperanza. Otro gran aprendizaje de crear empresa en pandemia es que no hay que dejar de innovar y de hacer alianzas estratégicas. A todos, los animamos a creer en Colombia y a seguir haciendo empresas diferenciadoras.

Si conoce historias de emprendedores y sus emprendimientos, escríbanos al correo de Edwin Bohórquez Aya (ebohorquez@elespectador.com) o al de Tatiana Gómez Fuentes (tgomez@elespectador.com).

No se pierda esta historia: Los creadores de un juguete inteligente basado en realidad aumentada

Síguenos en Google Noticias
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.