Publicidad

Esta empresa se dedica a la instalación de mallas de seguridad para niños y gatos

Utilizan materiales de alta calidad y resistencia eliminando sensaciones de encierro, creando espacios seguros que proporcionan tranquilidad a sus clientes.

Tatiana Gómez Fuentes
11 de agosto de 2023 - 04:00 p. m.
Él es Carlos Alberto Ruíz, el emprendedor detrás de Protegge.
Él es Carlos Alberto Ruíz, el emprendedor detrás de Protegge.
Foto: Cortesía Protegge

“Protegge es una empresa colombiana que cuenta con la experiencia de instalación de mallas de seguridad en hogares para protección de niños y mascotas. Contamos con un equipo de técnicos especializados que están certificados en trabajo en altura, además, tenemos póliza de responsabilidad civil y utilizamos mallas y materiales de instalación de alta calidad y resistencia para nuestros productos.

A nivel de mercado estamos logrando brindar seguridad a los padres y a propietarios de mascotas con materiales de alta calidad y con instalaciones muy bien hechas. Nos ha tocado “luchar” un poco con los administradores de copropiedades que insisten en que nuestras mallas transparentes afectan la estética del conjunto o de las fachadas, por fortuna ya hay leyes que amparan nuestro servicio, pues, nadie quiere correr el riesgo de que caiga un niño o una mascota solo por evitar la instalación”. Su historia, completa, contada por su protagonista, aparece en nuestra sección de 23 preguntas para emprendedores y sus emprendimientos:

1. ¿Cuántos años tengo? ¿Qué estudié?

64 años, Administración de Negocios

2. ¿Cuál fue mi idea y cuándo nació? ¿Qué fue lo que creé?

Por allá en el 2016 decidí renunciar al empleo que tenía y emprender en este negocio de mallas de seguridad. En ese momento estaba asesorando a una empresa de Medellín y pude observar que el mercado de Bogotá ofrecía una gran oportunidad de negocio, pues no había casi empresas que prestaran este servicio. Así que empaqué maletas, viaje y a trabajar en mi emprendimiento. Así fue como nació Protegge.

3. ¿Cómo logré hacerla realidad y llevarla a los hechos?

Ya tenía 4 años de experiencia en el sector con la empresa que asesoraba en Medellín y eso me dio las bases para arrancar. La verdad es que el mercado de Bogotá es diferente al de Medellín y me costó un par de meses entenderlo, adaptarme y desarrollar estrategias de mercadeo especiales para esta ciudad.

Inicié con 2 técnicos, los capacité muy bien con la ayuda de una persona que traje de Medellín y comenzamos una labor de volanteo “puerta a puerta” en unidades residenciales y veterinarias, pero ni lo uno ni lo otro dio resultado, así que contraté una empresa de mercadeo digital y con ellos incursioné en el mundo de las redes: Google, Facebook e Instagram, esas sumadas a WhatsApp se convirtieron en mis mejores aliadas para lograr llegar a los clientes que queríamos atender y eso ha sido fundamental para el crecimiento de Protegge.

Mi formación como administrador de negocios y la experiencia adquirida en diferentes empresas en el área de mercadeo y ventas sumaron mucho para aportar todo esto al desarrollo y crecimiento de Protegge. Hoy en día es una empresa consolidada, con muy buenas prácticas comerciales y de mercadeo, tenemos una agencia digital que nos apoya en cualquier requerimiento que les hagamos. Además, ya estamos al 100 % en la implementación del SGGST y creo que somos los únicos del sector con este nivel de cumplimiento.

A lo anterior hay que sumarle un equipo de trabajo altamente capacitado y comprometido para lograr objetivos y mantenernos en nuestra posición de liderazgo en el mercado.

Si está buscando más historias de emprendimientos, sus creadores y creadoras están aquí, en Emprendimiento y liderazgo de El Espectador.

4. ¿De dónde saqué la plata para ponerla a andar y cómo la pagué?

Conseguir un crédito en bancos era casi imposible, así que me tocó vender el carro y juntar algunos ahorros que tenía y con eso empecé. Los primeros meses solo hubo gastos, y después de mucho insistir logré un crédito bancario, con ese me sostuve hasta que Protegge empezó a facturar. Ya a los 8 meses de estar insistiendo y persistiendo, la registradora comenzó a sonar y pude cancelar ese crédito antes de lo estipulado.

En un par de ocasiones algunos amigos e incluso clientes, me ofrecieron dinero para entrar en sociedad, pero no me convencieron sus ofertas. Los paisas decimos que es “mejor solo que mal acompañado” y es una buena política cuando quieres tener el control y el manejo de las estrategias. En una empresa pequeña a veces no es conveniente que haya más “caciques que indios” pues se enredan las directrices y las sociedades no terminan bien, al menos esa ha sido mi experiencia.

5. ¿Qué estoy logrando con mi emprendimiento? ¿Qué estoy cambiando con mi idea?

A nivel de mercado estamos logrando brindar seguridad a los padres y a propietarios de mascotas con materiales de alta calidad y con instalaciones muy bien hechas. Nos ha tocado “luchar” un poco con los administradores de copropiedades que insisten en que nuestras mallas transparentes afectan la estética del conjunto o de las fachadas, por fortuna ya hay leyes que amparan nuestro servicio pues, nadie quiere correr el riesgo de que caiga un niño o una mascota solo por evitar la instalación.

Durante la pandemia nos tocó cerrar unos días hasta que logramos un permiso para operar, pues precisamente en esa época de encierro fue donde se hizo más notorio el riesgo de caer desde alturas tanto de niños como de mascotas. Los papás trabajando en casa tuvieron varios sustos y eso nos permitió darle continuidad al servicio. Protegge es una empresa que me ha brindado la oportunidad de crecer en mi formación gerencial y aplicar todos los conocimientos de trabajos anteriores en importantes empresas del país.

6. ¿Soy feliz?

Completamente. La felicidad es una decisión de cada persona y yo lo he logrado desde hace unos años y procuro irradiarla a mis compañeros de la empresa, a mi familia y a mis amigos. Si uno está feliz, lo que nos rodea se va contagiando. Cada mes hago una reunión con todo el equipo de trabajo y evaluamos los resultados del mes anterior, revisamos estrategias y por lo general hay un rato de “avisos parroquiales” donde compartimos ideas para ser mejores tanto en lo laboral como en lo personal. Debemos ser mejores seres humanos cada día.

7. ¿Vendería mi emprendimiento, mi empresa?

Yo creo que sí. Todo depende de hacer una negociación que sea justa para las partes. Igual, ya tengo otra idea rondando mi cabeza por si esto llegara suceder.

8. ¿Qué tan duro fue para mí emprender?

Para mí ha sido fácil. Realmente esa sangre paisa negociante que tenemos en mi familia me ha permitido hacer diferentes emprendimientos a lo largo de mi vida. Mis padres fueron muy emprendedores, especialmente mi mamá y de ella aprendimos a hacer negocios (comprar bien para vender bien era su estrategia), una gran negociante.

Desde joven he tenido varios emprendimientos, en la universidad vendí ropa y zapatos a las compañeras, tuve una fábrica de traperos, luego monté un negocio de protectores para las mangas de oficinistas, otro negocio de gorros de navidad, después algo de asesorías a pequeñas empresas, cultivo de flores, etc. Protegge es mi mejor emprendimiento pues ha sido el mas exitoso y perdurable.

9. ¿Cumplí mi sueño? ¿Qué me hace falta?

Protegge es un sueño que está en una fase madura de cumplimiento. Todavía se puede pensar en hacer algunas extensiones de negocio para ampliar los servicios y la cobertura. Personalmente tengo un par de emprendimientos más por hacer y seguro que lo lograré. La edad no es el límite, el límite te lo pones tú en tu espíritu.

Puede interesarle: La ingeniera que creó una cava digital para disfrutar de licores exquisitos

10. ¿Y ahora qué? ¿Qué sigue?

La instalación de mallas de seguridad es un negocio que está en crecimiento. Cada día hay más empresas en Bogotá con el mismo servicio que prestamos nosotros. Algunas de ellas muy informales y que tienden a bajar mucho los precios, pero que no ofrecen nuestras garantías y servicio posventa. Adicionalmente, todos nuestros técnicos están certificados en trabajo en alturas, tiene afiliación a la ARL en el nivel de riesgo más alto y estamos protegidos con una póliza de responsabilidad civil.

La competencia nos fortalece, pues debemos reinventarnos porque somos los líderes del mercado y debemos mantener nuestra posición. Para la empresa vienen épocas de diversificación y crecimiento en nuevos renglones de negocio complementarios.

11. ¿Mi emprendimiento es escalable?

Sí, estamos en proceso de expandir nuestro modelo de negocio en nuevos servicios y productos relacionados con mascotas especialmente.

12. Para crecer, ¿recibiría inversión de un desconocido? ¿Le cedería parte de mi empresa?

No. Protegge es autosostenible y estamos en capacidad de ampliarnos sin necesidad de nuevos inversionistas y como lo dije anteriormente es mejor “solo que mal acompañado”. Lo que sí estamos haciendo es alianzas de negocios con algunas empresas a las cuales les vamos a tercerizar nuestros servicios, como Homecenter. También tenemos alianzas con varias fundaciones de adopción de mascotas, principalmente de gatos, a las cuales les hacemos una donación por cada referido.

13. ¿Qué no volvería a hacer?

Sinceramente estoy muy satisfecho con mis logros. Algunos errores o equivocaciones del pasado han contribuido con mi formación personal y profesional. De esos errores o equivocaciones siempre quedan lecciones y deben ser parte de este proceso de crecimiento.

14. ¿Quién me inspiró? ¿A quién me gustaría seguir?

Mi formación como administrador de negocios de la Universidad EAFIT me dio todas las herramientas para hacer una buena carrera profesional y además adelantar los diferentes emprendimientos que he hecho. Adicionalmente, hay personas como mis padres que siempre fueron emprendedores y me inspiraron bastante. También he estudiado la vida de empresarios como Arturo Calle, Julio Mario Santo Domingo, Bill Gates o Mark Zuckerberg, entre otros, para aprender de ellos diferentes estrategias.

Mi libro favorito para negocios y estrategia es “El arte de la guerra” de Sun Tzu. Todos son inspiradores, incluso mi familia, amigos y colaboradores.

15. ¿Fracasé en algún momento? ¿Pensé en tirar la toalla?

No, nunca. Siempre hay momentos de dificultades, pero son aprendizajes cuando uno los soluciona. Y siempre hay una solución desde que se tome con calma, se analice y se implementen estrategias apropiadas.

Visite la sección de Emprendimiento y Liderazgo de El Espectador

16. ¿Hago parte de algún tipo de comunidad que me ayuda en este camino de emprender?

No.

17. ¿Lo que estoy haciendo trasciende? ¿Podrá impactar a nuevas generaciones?

Yo espero que sí. Protegge tiene un buen futuro y quien esté en su momento a cargo de la empresa tendrá unas buenas bases de conocimiento y aprendizaje para seguir creciendo, ampliando el negocio y creando nuevas líneas de negocios amparados en una marca que ya está registrada.

Pensando en que en algún momento me dedicaré al retiro y el descanso estoy preparando mis “manos derechas” para que tomen el timón del negocio si es necesario.

18. ¿Cómo me veo en 10 años y cómo veo a futuro mi emprendimiento, mi empresa?

En 10 años seré un feliz abuelo, con una linda familia alrededor y mi empresa será líder en el negocio de cuidado y protección de mascotas especialmente.

19. ¿Qué papel han jugado mi familia y mis amigos?

Siempre me han apoyado y aconsejado, especialmente mis hijos. Son mi mejor soporte y solo tengo palabras de agradecimiento para todas aquellas personas que de un modo u otro han estado ahí.

Siga leyendo: Ellas tienen un negocio de mermeladas naturales hechas con frutas colombianas

20. Yo lo logré. ¿Ayudaría a otros emprendedores a que lo logren?

Sí, me haría muy feliz ayudar. Hace varios años estuve en el plan padrino de la cámara de comercio de Medellín y fue un programa muy bonito donde tuve la oportunidad de acompañar varias empresas mientras estuvo vigente. De hecho, me gustaría mucho que alguna entidad o empresa creara un servicio de apoyo a emprendedores jóvenes en el cual los que ya estamos pensionados, podamos apoyarlos en las diferentes áreas de sus empresas sin costo. Debemos compartir todo nuestro conocimiento con los nuevos emprendedores.

21. ¿Qué papel jugó mi equipo? ¿Quién es?

Yeimy, Andrés, Edwin, Diana, Iván, Luis Carlos, Maikol y Darío son unas personas geniales con quienes me siento formando un equipo ganador. Yeimy es mi mano derecha, Andrés es nuestro mejor apoyo en manejo de inventarios y tiene excelente conocimiento del proceso de instalación, Edwin es el mejor community que uno puede tener, Diana es una excelente asesora en el tema de SGSST, Iván y Luis Carlos son la experiencia y Maikol y Darío estén en proceso de aprendizaje y crecimiento. Me siento muy orgulloso de trabajar con ellos.

22. ¿Cuál es mi sello personal? ¿Qué me diferencia del resto?

Tenemos unos valores muy definidos: puntualidad y cumplimiento, respeto por nuestros clientes y compañeros, sentido común, honestidad y lealtad, comunicación y trabajo en equipo, estos valores son mi sello personal. Son las cualidades que me han caracterizado desde que empecé a trabajar y las reflejo no solo en la empresa sino también en mi vida personal.

23. ¿Qué he aprendido de todo esto?

He aprendido que es mejor ser independiente que empleado. Valoro mucho y agradezco lo que aprendí en las excelentes empresas donde trabajé, pero amo mi independencia y por fortuna lo he hecho bien. En Colombia emprender un negocio no es fácil, pero lo más importante es soñar, visualizar ese sueño y metérsela toda para llegar a esa meta. Cualquier persona puede montar un negocio, pero si lo hace sin pasión no saldrá adelante. También es importante apoyarse con las personas que tienen experiencia si uno no la tiene.

Si conoce historias de emprendedores y sus emprendimientos, escríbanos al correo de Edwin Bohórquez Aya (ebohorquez@elespectador.com) o al de Tatiana Gómez Fuentes (tgomez@elespectador.com). 👨🏻‍💻 🤓📚

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar