Publicidad

La historia del administrador que deja huella con su emprendimiento de zapatos

Logró punto de equilibrio en los primeros seis meses y le apuesta a “botas urbanas atemporales que combinan con cualquier look”.

Edwin Bohorquez Aya
31 de mayo de 2024 - 01:30 p. m.
Félix Zurek, CEO y cofundador de Lizantto.
Félix Zurek, CEO y cofundador de Lizantto.
Foto: Lizantto

¿Qué hace su emprendimiento? “Lizantto es una marca colombiana de botas en cuero para hombre. Fue fundada en el 2018 por dos primos que vieron la oportunidad de atender un segmento de personas que busca tener, por lo menos, dos pares en su clóset que combinen con la mayoría de pintas y sean cómodos. De esta forma, creamos el concepto de Lizantto: botas urbanas atemporales que combinan con cualquier look”.

Entonces les pedimos alguinos datos y esto nos dijeron: alcanzaron punto de equilibrio en los primeros 6 meses de operación, comercializaron más de 2.500 pares de zapatos en el 2023, cada año crecen alrededor de un 35% en ventas, han venido en 75 ciudades de Colombia, tienen una alta tasa de satisfacción de los clientes que se ve reflejada en la tasa de recompra de alrededor de un 25% y también con la tasa de devolución baja de alrededor de un 0.4%.

Entonces le enviamos nuestro cuestionario de 23 preguntas para emprendedores y sus emprendimientos a Félix Zurek, CEO y cofundador de Lizantto, y esto fue lo que nos contó:

1. ¿Cuántos años tengo? ¿Qué estudié?

Tengo 31 años y soy egresado de administración de empresas de la Universidad Javeriana.

2. ¿Cuál fue mi idea y cuándo nació? ¿Qué fue lo que creé?

Cuando estaba trabajando en otra empresa, conocí una persona que trabaja en el edificio donde viven mis papás, fabricaba calzado. De ahí surgió la idea de vender zapatos para hombre con un estilo atemporal y buenos materiales.

Para leer: Los 4 emprendimientos ganadores del “hackathon” que solucionan retos territoriales

3. ¿Cómo logré hacerla realidad y llevarla a los hechos?

El primer prototipo lo creamos en el 2018, nos demoramos bastante para llegar al prototipo final. Tuvimos que buscar varios proveedores, probar que fueran cómodos, resistentes y viables económicamente. Con el primer prototipo, vendimos a familiares y amigos, y con ese dinero empezamos con la primera producción.

4. ¿De dónde saqué la plata para ponerla a andar y cómo la pagué?

El capital inicial fue de ahorros de mi socio y míos. Los primeros años reinvertimos todo lo que ganábamos para crecer el negocio.

5. ¿Qué estoy logrando con mi emprendimiento? ¿Qué estoy cambiando con mi idea?

Crear una marca colombiana con crecimiento rentable en un mercado bastante competido.

6. ¿Soy feliz?

Si bien es cierto que los momentos de estrés y angustia son inevitables, especialmente en el mundo del emprendimiento, también encuentro una gran satisfacción en ver cómo Lizantto ha crecido y se ha vuelto rentable a lo largo de estos cinco años. La alegría de ver a los clientes satisfechos, el orgullo de crear productos de calidad y la emoción de alcanzar nuevas metas año tras año contribuyen significativamente a mi bienestar. Aunque el camino no siempre es fácil, la pasión por lo que hago y los logros obtenidos me permiten afirmar que, en su mayoría, soy feliz en esta aventura emprendedora.

7. ¿Vendería mi emprendimiento, mi empresa?

En este momento, no, debido a que a lo largo de estos cinco años, he invertido no solo tiempo y esfuerzo, sino también una gran cantidad de pasión y dedicación en construir este negocio. Cada etapa del crecimiento de la empresa, desde el diseño del producto hasta la satisfacción del cliente (esto motiva mucho para seguir adelante), ha sido una parte fundamental de mi desarrollo personal y profesional.

Además, la empresa no solo es rentable, sino que también sigue creciendo, lo que me motiva y me da una profunda satisfacción. La idea de venderla significaría renunciar a algo que es mucho más que un negocio, es un proyecto que refleja mis valores y mi visión.

Recomendada: “Convertir heridas en sabiduría y problemas en prosperidad”, aconseja Robin Sharma

8. ¿Qué tan duro fue para mí emprender?

Emprender fue muy duro, especialmente durante los primeros años. En ese período inicial, enfrenté numerosos desafíos, desde la incertidumbre financiera y la necesidad de invertir largas horas de trabajo, hasta la constante presión de atraer y retener clientes en un mercado competitivo.

Además, tuve que aprender y adaptarme rápidamente a diversas áreas del negocio, como el marketing digital, la gestión de inventarios y el servicio al cliente, todo mientras intentaba mantener un equilibrio con mi vida personal. Los errores y fracasos fueron inevitables, y cada uno representó una oportunidad de aprendizaje, pero también una fuente de estrés y agotamiento.

9. ¿Cumplí mi sueño? ¿Qué me hace falta?

Aún no es sueño cumplido, pero está en proceso, todavía hay muchas metas y aspiraciones que quiero alcanzar, en este momento somos una tienda 100% online de botas para hombres y nos gustaría tener locales en diferentes ciudades, expandir la operación a otros países y explorar otras líneas productos.

10. ¿Y ahora qué? ¿Qué sigue?

En el corto plazo, crear la línea de mujer con un concepto similar al que tenemos para hombre: botas atemporales que se pueden usar en cualquier ocasión. Además, siempre tengo en mente crear nuevos estilos, diseños o incluso la expansión hacia otros productos complementarios relacionados con el calzado o accesorios. También le pongo mucha atención a seguir mejorando la experiencia del cliente en todos los aspectos, desde la navegación del sitio web hasta la atención al cliente postventa.

11. ¿Mi emprendimiento es escalable?

Sí, por supuesto. Nuestro emprendimiento es escalable tanto a nivel local como internacional. Además, nuestra estrategia incluye también la ampliación del concepto de nuestra marca hacia otros productos y segmentos del mercado. Esto implica diversificar nuestra oferta, incorporando nuevos tipos de calzado y accesorios de cuero, y posiblemente explorando líneas de productos complementarios que mantengan la calidad y el estilo que nuestros clientes asocian con nuestra marca.

A nivel internacional, la escalabilidad presenta desafíos adicionales debido a factores como impuestos, costos de flete, variaciones en las tallas y la gestión de garantías. Sin embargo, con una planificación adecuada y estrategias efectivas, estos obstáculos pueden superarse, lo que permite la expansión del negocio en mercados globales.

12. Para crecer, ¿recibiría inversión de un desconocido? ¿Le cedería parte de mi empresa?

No, no recibiría inversión de un desconocido, aceptar inversión de alguien con quien no tengo una relación establecida podría introducir riesgos significativos, como conflictos de intereses y diferencias en la dirección estratégica del negocio. La falta de un entendimiento profundo y mutuo podría llevar a decisiones que no alineen los objetivos a largo plazo.

Sí, estaría dispuesto a ceder parte de mi empresa, si encuentro un socio ideal que no solo aporte dinero, que aporte experiencia, habilidades complementarias y una red de contactos valiosa, que pueda ayudar a superar desafíos de manera más efectiva y rápida, y que esté tan comprometido como yo en llevar el negocio al siguiente nivel, asegurando que nuestras decisiones siempre beneficien a la empresa y a nuestros clientes.

Una más: La marca de “tote bags” que destaca la personalidad y el estilo de sus clientes

13. ¿Qué no volvería a hacer?

No volvería a mantener una postura tan pasiva en cuanto a la inversión, en especial en publicidad y en el desarrollo de nuevos productos por temor a arriesgar más capital. Al principio optamos por una estrategia conservadora en promoción y publicidad, aunque sabíamos que teníamos un retorno sobre la inversión bastante alto. Cambiar esa mentalidad me costó bastante trabajo. Al principio, solo pensaba en la idea de minimizar los gastos y evitar cualquier tipo de riesgo financiero, pero me di cuenta de que para alcanzar nuestros objetivos de crecimiento y expansión, era necesario adoptar una visión más audaz y estratégica en cuanto a la inversión.

14. ¿Quién me inspiró? ¿A quién me gustaría seguir?

Me inspira la marca Arturo Calle y sinceramente me gustaría llegar hacer algo parecido a esa marca por su increíble capacidad para construir y mantener una marca tanto años y, sobre todo, cómo han sabido adaptarse y evolucionar con el tiempo.

15. ¿Fracasé en algún momento? ¿Pensé en tirar la toalla?

Sí, fracasamos en algunas ocasiones y estoy seguro que tendremos más fracasos. El fracaso que más me marcó fue cuando sacamos la línea de mocasines y zapatos, y no se vendieron como esperábamos. Habíamos invertido una cantidad significativa de dinero, tiempo, esfuerzo en desarrollar, promocionar estos productos y además teníamos mucho inventario. Nos demoramos en reconocer que no estaban generando el retorno esperado y después de 1 año tomamos la decisión de acabar estas referencias.

La idea de tirar la toalla cruzó mi mente varias veces debido a la presión, las dudas constantes y la cantidad de trabajo que se requiere cuando uno empieza. Además, la sensación de estar estancado a veces altera nuestra confianza y motivación.

16. ¿Hago parte de algún tipo de comunidad que me ayuda en este camino de emprender?

No.

17. ¿Lo que estoy haciendo trasciende? ¿Podrá impactar a nuevas generaciones?

Sí, claro, el impacto generado por Lizantto no solo se limita a los individuos directamente relacionados con la organización, sino que se extiende a una red más amplia de personas, tanto de manera directa como indirecta. Desde los empleados que contribuyen con su talento y dedicación al crecimiento y desarrollo de la empresa, hasta los proveedores y fabricantes que colaboran en la cadena de suministro, cada persona involucrada juega un papel fundamental en el éxito y la trascendencia de Lizantto.

También es crucial influir en las nuevas generaciones, incitándolas a reconocer la diversidad de oportunidades existentes en sectores como la manufactura y la artesanía. Estos ámbitos no solo tienen el potencial de generar empleo significativo, sino también de destacar en la innovación y promover el crecimiento económico en Colombia. Es importante destacar que el panorama laboral y económico no se limita exclusivamente a las empresas de tecnología, sino que abarca una variedad de sectores que merecen atención y consideración en el desarrollo y progreso de la nación.

18. ¿Cómo me veo en 10 años y cómo veo a futuro mi emprendimiento, mi empresa?

En 10 años me encantaría tener más emprendimientos desarrollados y me gustaría dar consejos sobre emprendimiento y marketing, porque veo el potencial transformador que tiene compartir conocimientos y experiencias con otras personas que están interesadas en iniciar o hacer crecer sus propios negocios. En 10 años, me veo expandiendo Lizantto a un nivel internacional con un sólido posicionamiento, tanto online como físico.

19. ¿Qué papel han jugado mi familia y mis amigos?

El apoyo de mi familia y mi novia siempre fue clave, en especial cuando renuncié para enfocarme 100% en mi emprendimiento.

20. Yo lo logré. ¿Ayudaría a otros emprendedores a que lo logren?

Sí ayudaría a otros emprendedores, porque a mí me hubiera encantado recibir consejos y ayuda de otras personas cuando estábamos empezando. Creo que es muy importante crear nuevas empresas en Colombia para fortalecernos como país y siento que existe mucho desconocimiento de cómo emprender y lo que implica.

21. ¿Qué papel jugó mi equipo?

El equipo desempeña un papel crucial en el éxito, ya que cada miembro aporta habilidades y perspectivas únicas que contribuyen al logro de los objetivos. Aunque delegar responsabilidades al principio puede resultar desafiante, en mi caso la delegación de responsabilidades representó un desafío. Estaba acostumbrado a manejar cada aspecto del negocio de manera directa. Sin embargo, a medida que la empresa crecía, me di cuenta de que no podía seguir abarcando todas las áreas por mí mismo.

En este sentido, también considero parte de mi equipo a algunos proveedores, dado que mantener una comunicación abierta y efectiva con ellos es esencial para garantizar una cadena de suministro fluida y eficiente. Al establecer relaciones sólidas con los proveedores, se fortalece la capacidad de la empresa para obtener los materiales necesarios en tiempo y forma, lo que a su vez contribuye a la satisfacción del cliente y al éxito general del negocio.

22. ¿Cuál es mi sello personal? ¿Qué me diferencia del resto?

Me gusta mucho entender todos los procesos de la empresa porque al final siento que todo está conectado y me puede ayudar a crecer. Desde la fabricación, materiales, pauta, página web, venta y servicio al cliente. Cuando uno logra entender a los clientes, qué les gustó o cuáles son sus preocupaciones, puedo mejorar la comunicación, el producto y hacer crecer la empresa.

23. ¿Qué he aprendido de todo esto?

Es importante tener una estrategia en el corto plazo, ser constante en la ejecución y tomarse el tiempo de aprender para decidir los siguientes pasos. Además, no dejarse llevar con las emociones. Es clave la autodisciplina y la capacidad para seguir adelante, incluso, cuando las cosas se ponen difíciles; cuando uno está empezando, si uno no hace las cosas, nadie lo va hacer. También he aprendido que es fundamental mantener una mente abierta y estar dispuesto a escuchar y aprender de los demás. Comprender que no siempre se tiene la razón y estar abierto a diferentes perspectivas.

Si conoce historias de emprendedores y sus emprendimientos, escríbanos al correo de Edwin Bohórquez Aya (ebohorquez@elespectador.com) o al de Tatiana Gómez Fuentes (tgomez@elespectador.com). 👨🏻‍💻 🤓📚

Edwin Bohorquez Aya

Por Edwin Bohorquez Aya

Comunicador social-periodista. MBA Inalde Business School. Premio Iberoamericano de Periodismo Económico IE Business School, Madrid (España). Premio a Mejor trabajo periodístico de Analdex, categoría prensa@EdwinBohorquezAebohorquez@elespectador.com

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar