Publicidad

La ingeniera que creó una marca que transforma el cacao en chocolate premium

“Nuestro propósito es contribuir al desarrollo empresarial y mejoramiento en la transformación, elaboración, distribución y comercialización de chocolatería fina artesanal, buscando ampliar la oferta de mercado del chocolate en el departamento del Huila”, dice su emprendedora.

Tatiana Gómez Fuentes
20 de marzo de 2024 - 04:00 p. m.
Ella es Karem Castro González, la emprendedora detrás de la chocolatería Shalena.
Ella es Karem Castro González, la emprendedora detrás de la chocolatería Shalena.
Foto: Cortesía Chocolatería Shalena

“Los recursos para poner en marcha mi emprendimiento salen de la convocatoria 71 del año 2019 del Fondo Emprender del Sena, en esta se formula una fábrica de chocolates con todo el proceso de transformación del cacao hasta la obtención de la tableta; estos recursos son condonables y para ello se debe trabajar fuerte durante dos años, aproximadamente. El primer año se aterriza el proyecto para luego ejecutar el proyecto, cumpliendo con lo que se formula en el plan de negocios.Al cabo del año y de varias interventorías se define si el proyecto es condonado o no, gracias a Dios y al esfuerzo que puse durante este tiempo, se condona la deuda y Shalena pasa a ser de mi propiedad“.

De esta manera llegó la historia de esta idea de negocio a 23 preguntas para emprendedores y sus emprendimientos. Hablamos con Karem Castro, la emprendedora detrás de este emprendimiento gastronómico y esto fue lo que nos contó.

1. ¿Cuántos años tengo? ¿Qué estudié?

31 años, Ingeniería Ambiental y Técnico en Chocolatería.

2. ¿Cuál fue mi idea y cuándo nació? ¿Qué fue lo que creé?

Esta idea nace en el proceso final de mi carrera profesional como ingeniera. Terminé creando una empresa y una marca que transforma el cacao en muchos productos más que un chocolate de mesa, todos endulzados con estevia. En este momento contamos con chocolates de consumo directo y derivados del cacao.

3. ¿Cómo logré hacerla realidad y llevarla a los hechos?

Shalena se vuelve realidad en el año 2020 después de salir beneficiada en una convocatoria a nivel nacional de Fondo Emprender dando viabilidad a un proyecto de fábrica de chocolates en el municipio de Íquira en el Huila. Después estudio un técnico en chocolatería en el Sena, aprendo más acerca de calidad del cacao y de la industria del chocolate, hasta llegar al punto de tener una sociedad en la que el emprendimiento da un paso grande en el mercado del chocolate.

Si está buscando más historias de emprendimientos, sus creadores y creadoras están aquí, en Emprendimiento y liderazgo de El Espectador.

4. ¿De dónde saqué la plata para ponerla a andar y cómo la pagué?

Los recursos para poner en marcha el proyecto salen de la convocatoria 71 del año 2019 del Fondo Emprender del Sena, en esta se formula una fábrica de chocolates con todo el proceso de transformación del cacao hasta la obtención de la tableta; estos recursos son condonables y para ello se debe trabajar fuerte durante dos años, aproximadamente. El primer año se aterriza el proyecto para luego ejecutar el proyecto, cumpliendo con lo que se formula en el plan de negocios. Al cabo del año y de varias interventorías se define si el proyecto es condonado o no, gracias a Dios y al esfuerzo que puse durante este tiempo, se condona la deuda y Shalena pasa a ser de mi propiedad.

5. ¿Qué estoy logrando con mi emprendimiento? ¿Qué estoy cambiando con mi idea?

Estamos logrando llevar el nombre de mi departamento del Huila a otros sectores en Colombia y el mundo. Queremos también llevar a Shalena a competir en grandes ligas en el sector del chocolate en el país, y buscamos cambiar la percepción de las personas alrededor del consumo de chocolate. Con la compra responsable de la materia prima estamos contribuyendo a darle una mejor calidad de vida a los campesinos del departamento, pues se les pagan precios justos por el cacao fino y de aroma que llega en óptimas condiciones para transformarlos en chocolates premium.

6. ¿Soy feliz?

Claro que soy feliz con mi empresa. He tenido muchas dificultades, pero ellas me han dado el carácter que tengo hoy en día. Shalena y el mundo del chocolate me han hecho ver el mundo de forma diferente, y hacen que sueñe con trabajar en otros escenarios. También he descubierto habilidades en mí que no creí tenerlas, por ejemplo, vender el producto y hacer relaciones comerciales con personalidades a nivel internacional que no estaban en mis planes.

Agradezco a cada una de las personas que han creído en mí y que me han dado la mano y una voz de aliento para continuar aun cuando las dificultades obstaculizan el camino del emprendimiento. Hoy en día veo el camino recorrido con mi idea de negocio, y me siento orgullosa de lo que he logrado. No ha sido fácil, pero la satisfacción de ver a Shalena tan grande me hace feliz.

7. ¿Vendería mi emprendimiento, mi empresa?

En el momento no la vendería, estoy tan orgullosa de ella que todavía quiero disfrutar de lo que hemos venido creando, sé que ella será muy grande en Colombia y tengo fe de que puede llegar a cambiar la vida de muchas personas, así que quiero disfrutar de ese momento.

8. ¿Qué tan duro fue para mí emprender?

Fue un poco duro, todavía esto se traduce en mucho sacrificio, pues, no nos educan con el pensamiento o el chip del emprendimiento sino con la dependencia a un trabajo donde mensualmente hay retribuciones económicas.

A nivel de empresa, con un emprendimiento pequeño, que está empezando en el mercado se le mide con la misma normatividad y legislación que una empresa grande en Colombia, y al comenzar no se cuenta con mucho recurso financiero y credibilidad, eso se construye con el paso del tiempo y la constancia. Así que al ser medidos de la misma forma que una empresa grande, el emprendimiento debe buscar la manera de ser competitivo en el mercado y esto se hace cumpliendo con las leyes y demás.

Creo que en las Instituciones educativas deben formas más a las personas en negocios, relaciones personales, pues se termina una carrera profesional y es por cuenta propia que se busca la manera de aprender estos temas, pues la inexperiencia hace que se cometan errores y muchos de ellos son económicos.

9. ¿Cumplí mi sueño? ¿Qué me hace falta?

Mi sueño está en construcción, apenas estamos empezando a soñar, todavía es más grande. Sueño con ser una empresa chocolatera grande a nivel nacional y más que grande, que transforme la vida de los cacaocultores de mi país, de los campesinos que día a día trabajan en cultivos por darnos cacao fino y de aroma. Junto a mi socio he aprendido a conocer lo que hay detrás del cacao, hay muchas historias duras que no se conocen de los cacaocultores, historias que nos llevan a trabajar más por ellos. Quiero que esa labor se reconozca y se les pague justo a estas personas, buscamos “hacer país” y eso solo se logra con una empresa que cuida su activo más valioso, los colaboradores.

Me hace falta seguir trabajando por aumentar la industria del chocolate y su consumo; a nivel industrial nos hace falta adquirir nueva maquinaria para con ella obtener productos que en la industria son apetecidos. Por último me hace falta empoderar a más mujeres que como yo hacemos cosas grandes en Colombia.

10. ¿Y ahora qué? ¿Qué sigue?

Seguiremos trabajando por posicionar la marca en el mercado colombiano, y trabajamos fuerte para visibilizar nuestros productos en las ferias del sector a nivel nacional. Viene en camino el posicionamiento de la marca a nivel internacional, y más proyectos e ideas por materializar. Posicionar a Shalena, implica llevar a Colombia y al departamento a otros lugares para mostrar al mundo el potencial que tenemos, hacerlo solos es un poco difícil, pero de la mano de organizaciones estatales será más fácil.

11. ¿Mi emprendimiento es escalable?

Claro que es escalable, estamos en la primera fase de la empresa, que es la ideación y posicionamiento. Se nos viene la competencia con grandes marcas de chocolate y por último la fase de industrialización y exportación. Estamos haciendo pinos en cada una de ellas para ir conociendo el camino y saber a qué nos enfrentamos.

Acabamos de llegar de Ámsterdam donde participamos en Chocoa, esto nos demostró que el camino es largo, que apenas estamos empezando y que la competencia es dura. Sin embargo, lo mejor que nos dejó este evento, es que nuestro emprendimiento está a la altura de otras empresas de chocolate en el mundo.

12. Para crecer, ¿recibiría inversión de un desconocido? ¿Le cedería parte de mi empresa?

Es un tema difícil y más en mi región donde se desconfía de todo mundo, donde se tiene la percepción de que si se acepta un socio en la empresa y más desconocido, ese socio vendrá a dejarnos sin nada y a quitarnos todo. Ceder acciones nos hace pensar en que vamos a perder autoridad sobre la empresa que hemos creado con tanto esfuerzo, pero siempre me he preguntado si deberíamos no arriesgamos.

Mi emprendimiento cuenta con un socio que gracias a Dios ha llegado a trabajar y a crecer conmigo, estamos encaminados en una sola meta, tenemos el mismo objetivo y lo hemos venido cumpliendo. Pienso que para crecer hay que dejar el pensamiento pequeño de que solo se nos permite crecer hasta donde se puede ver y no hasta donde se puede soñar.

Es cierto, se debe seleccionar muy bien ese inversionista, esa sociedad o ese accionista que llegará al emprendimiento, porque muchas propuestas llegarán, pero no todas aportarán ni harán crecer, otras llegaran a explotar, así que se debe pedir asesoría a las organizaciones que saben de esto y seguir trabajando con más fuerza para que sean más grandes.

13. ¿Qué no volvería a hacer?

Creo que todo lo repetiría, porque eso que hice, los aciertos y desaciertos fueron los que me dieron la experiencia que hoy tengo. Hay momentos en los que digo “no volvería a hacer este negocio”, “no le vuelvo a comprar a este proveedor”, pero si no le hubiera dado vida a este negocio no sabría qué tan buena o mala soy para ello. Entonces todo lo que hacemos en nuestros emprendimientos tiene una razón de ser y está en nosotros aprender de diferentes rutas en el camino.

14. ¿Quién me inspiró? ¿A quién me gustaría seguir?

En el momento que creé el emprendimiento más que una inspiración fue una necesidad. Con el paso del tiempo empecé a amar lo que estaba haciendo y empezaron a aparecer personalidades que me enseñan de emprendimiento, de ellos adquiero conocimiento y refuerzo mi idea de negocio. Luego, conozco personas de la industria, de las cuales aprendo a ser más organizada en mi empresa, a innovar y a mejorar procesos.

Dentro de esas personas llega una mujer y un hombre con un fin, ella con su labor en campo y en la cacaocultura a nivel nacional me motivan a hacer las cosas bien, a seguirla porque su historia impacta, su imagen es limpia, de admirar y enseña con amor. Mientras él fortalece mi carácter de empresaria, mis habilidades blandas, me enseña a competir en el mercado con calidad e innovación, haciéndome creer la historia que estaba escribiendo.

15. ¿Fracasé en algún momento? ¿Pensé en tirar la toalla?

Sí, he pensado en tirar la toalla porque hay momentos en los que nos frustramos, vemos que lo que estamos haciendo no resulta, que las negociaciones que nosotros más queremos se nos caen, que los viajes por los que soñamos se quedan en eso, en un sueño. Pero no he pensado en dejar a Shalena a pesar de todas las adversidades que he tenido siempre he estado de frente, incluso aun teniendo dificultades económicas, creo en este proyecto. No todo es para siempre, llegará el momento en el que estaremos disfrutando lo que hoy estamos sembrando con dificultad.

16. ¿Hago parte de algún tipo de comunidad que me ayuda en este camino de emprender?

Sí, he estado de la mano del equipo de Fondo Emprender del Sena regional Huila, han sido ellos los que me ha puesto en varias plataformas. He compartido con la red de emprendimiento de la Cámara de Comercio del Huila los cuales han sido aliados estratégicos importantes para el crecimiento empresarial. Y de la mano de los diferentes gobiernos del departamento hemos participado en varios proyectos de fortalecimiento. Aquí se ve el apoyo de todas las entidades gubernamentales en pro del emprendimiento.

17. ¿Lo que estoy haciendo trasciende? ¿Podrá impactar a nuevas generaciones?

Creo que sí. Estamos desempeñando un papel importante en el departamento, llegando a rincones alejados que deben ser visibilizados por lo que hacen y por lo que producen en el campo.

Actualmente, estamos a la altura de otras empresas internacionales con las que nunca pensamos llegar a competir, como lo dije anteriormente, en los proyectos a corto plazo no estaban los viajes internacionales y hoy ya estamos en el radar de organizaciones en otros países que presentan interés en nosotros, así que impactamos a las nuevas generaciones demostrándoles que nosotros hemos podido y que estamos trabajando en cosas cada vez más grandes, ratificándoles que ellos también podrán hacerlo.

18. ¿Cómo me veo en 10 años y cómo veo a futuro mi emprendimiento, mi empresa?

En 10 años veo a una mamá orgullosa de sus hijas, ellas estarán en la adolescencia si Dios lo permite. Estaré feliz porque están haciendo lo que les gusta. También veo una mujer que impacta en la vida de muchas mujeres, que estará en otros escenarios ayudando a otras familias a mejorar su calidad de vida, donde los cacaocultores sean reconocidos por su trabajo de calidad.

Asimismo, veo una empresa sólida, de alto impacto en Colombia, que ha llegado a muchos lugares del país y que se ha vuelto el producto favorito de al menos el 25 % de la población colombiana. Shalena para esa época, a nivel internacional, será patrocinador de chocolateros en el mundo para sus competencias. Nos queda trabajar para que esto no sea solo un sueño, sino una realidad.

19. ¿Qué papel han jugado mi familia y mis amigos?

Mi familia jugó un papel importante al inicio de mi emprendimiento, fueron las primeras personas que me apoyaron en el levantamiento de la idea de negocio, también, los primeros en financiar este proyecto para arrancar este proceso. Hoy en día se les dificulta aceptar cambios en la empresa y no están de acuerdo en muchas decisiones mías, así que poco a poco he tenido que ir aprendiendo a defender mis ideales.

Mis amigos son pocos, he visto que las amistades de la universidad se sienten orgullosas de ver a su amiga en donde está y eso es satisfactorio. En el proceso hemos venido haciendo más amistades que nos aportan desde sus conocimientos y nos fortalecen.

20. Yo lo logré. ¿Ayudaría a otros emprendedores a que lo logren?

Claro que sí, desde la chocolatería Shalena hemos ayudado a otros emprendimientos, asociaciones y organizaciones del departamento del Huila a empoderarse con sus ideas de negocio, así que desde nuestro conocimiento y nuestros perfiles profesionales ayudamos a muchos negocios a que se hagan viable sus proyectos, en ese proceso también hemos sido base para el crecimiento de otros.

21. ¿Qué papel jugó mi equipo? ¿Quién es?

El equipo Shalena está conformado por un grupo amplio de diseñadores, ingenieros y contadores capacitados para potencializar la empresa e impulsar a otras empresas que buscan nuestros servicios. Shalena es liderada por una ingeniera ambiental y un ingeniero de alimentos que se han “creído el cuento” y que con esfuerzos propios han impulsado el negocio.

22. ¿Cuál es mi sello personal? ¿Qué me diferencia del resto?

Nos diferenciamos del resto de empresas porque no solo nos preocupamos por el crecimiento de nosotros y de nuestra marca, sino que también una de las prioridades para el equipo es hacer país por medio de la adquisición de materia prima.

23. ¿Qué he aprendido de todo esto?

Que emprender es un reto que todos los días nos enseña y nos deja experiencias. Este camino me ha enseñado a defender mis ideales, no ha sido fácil, en medio de este camino he dejado personas que no suman a mi empresa y que tuve que hacerlas a un lado para continuar.

He aprendido a negociar, estoy aprendiendo de nuevos caminos empresariales y demás retos que me tienen activa y feliz. Todo está en persistir y nunca desistir.

Si conoce historias de emprendedores y sus emprendimientos, escríbanos al correo de Edwin Bohórquez Aya (ebohorquez@elespectador.com) o al de Tatiana Gómez Fuentes (tgomez@elespectador.com). 👨🏻‍💻 🤓📚

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar