Publicidad
2 Dec 2021 - 8:00 p. m.

Promueven la cultura del reciclaje a través de cupones de descuento

Dos hermanos crearon unas máquinas en donde cualquier persona puede depositar botellas plásticas, vacías o llenas de empaques y a cambio recibir cupones de descuento en restaurantes, tiendas, apps y marcas asociadas, impulsando así un cambio cultural alrededor de la sostenibilidad.
Santiago y Lina Aramburo son dos hermanos que idearon un negocio amigable con el medio ambiente. Se trata de Ecobot, máquinas que reciclan y convierten los productos en cupones.
Santiago y Lina Aramburo son dos hermanos que idearon un negocio amigable con el medio ambiente. Se trata de Ecobot, máquinas que reciclan y convierten los productos en cupones.
Foto: Miguel Solano J

“Hoy ya contamos con más de 100 Ecobot, estamos en 3 países (6 ciudades), somos 16 empleados directos y hemos recolectado más de 3 millones de envases plásticos. Trabajamos con diferentes organizaciones de recicladores y fundaciones a las que les donamos el reciclaje para que ellos lo comercialicen y obtengan ingresos”, así expuso su idea de negocio Santiago Aramburo en nuestra sección de 23 preguntas para emprendedores y sus emprendimientos donde además habló sobre el crecimiento de su empresa y lo que tienen en sus planes para llegar a más países con esta propuesta amigable con el ambiente.

1. ¿Cuántos años tengo? ¿Qué estudié?

Santiago Aramburo González, 30 años, Ingeniería Industrial.

Lina Aramburo González, 31 años, Ingeniería industrial y Administración de Empresas

2. ¿Cuál fue mi idea y cuándo nació? ¿Qué fue lo que creé?

Ecobot es una iniciativa que promueve la cultura del reciclaje a través de cupones de descuento. Lo hacemos con los Ecobot, máquinas ubicadas en centros comerciales, supermercados y universidades en donde las personas reciclan y obtienen cupones de descuento en marcas y empresas que se vinculan a esta alternativa. Recibimos envases plásticos (PET, PP), botellas llenas de empaques y Tetra Pak, y todo el reciclaje recolectado lo donamos.

Ecobot nació en 2016, luego de haber conocido este tipo de máquinas, que se llaman RVM (Reverse Vending Machine) en Alemania. Vimos el modelo de reciclaje, lo exitoso que es allá, le dimos la vuelta y creamos Ecobot como un modelo de reciclaje sustentado en publicidad para Latam.

3. ¿Cómo logré hacerla realidad y llevarla a los hechos?

En el 2015 que tuvimos la idea empezamos a contactar marcas y posibles ubicaciones para presentarles la iniciativa. En ese momento lo único que teníamos era un render de lo que sería un Ecobot y con eso empezamos a vender el concepto. Lina y yo llamábamos todos los días al PBX de las empresas que queríamos vincular hasta que lográbamos escalar al contacto que necesitábamos.

Así logramos conseguir nuestros primeros 3 clientes y los primeros 3 lugares para ubicar los Ecobot. Hasta ahí todo había sido Powerpoint, pero ahora sí teníamos que ver de dónde sacar las máquinas. Así empezó esa vaca loca de hacer tecnología en Colombia con poco presupuesto. Hoy en día las seguimos haciendo aquí, mucho mejor eso sí.

Si está buscando más historias de emprendimientos, sus creadores y creadoras están aquí, en Emprendimiento y liderazgo de El Espectador.

4. ¿De dónde saqué la plata para ponerla a andar y cómo la pagué?

Mi hermana había trabajado 2 años en una empresa en Cali, tenía sus ahorros, yo no me había graduado de la universidad y pues tenía cero ahorros, así que todo el primer capital lo puso mi hermana y nuestros padres nos apoyaron con un poco más. Todo se fue en fabricar esas primeras máquinas con las que íbamos a empezar este sueño.

5. ¿Qué estoy logrando con mi emprendimiento? ¿Qué estoy cambiando con mi idea?

Hoy ya contamos con más de 100 Ecobot, estamos en 3 países (6 ciudades), somos 16 empleados directos y hemos recolectado más de 3 millones de envases plásticos. Trabajamos con diferentes organizaciones de recicladores y fundaciones a las que les donamos el reciclaje para que ellos lo comercialicen y obtengan ingresos.

Tenemos muchos testimonios de personas que han cambiado sus hábitos. Vemos como acumulan su reciclaje en casa, llenan sus botellas con empaques plásticos y las reciclan en los Ecobot. Algunos por los cupones, otros por el medio ambiente. ¡Es un cambio cultural muy interesante!

6. ¿Soy feliz?

¡Sí! Emprender no es fácil. Empezar es complicado, pero cuando vas viendo los resultados, lo que vas logrando con tu empresa, los clientes y aliados que van creyendo en lo que alguna vez fue solo un Powerpoint, todos los empleos que generas y el amor de tu equipo hacia la empresa, es super gratificante.

7. ¿Vendería mi emprendimiento, mi empresa?

Sí. Dependiendo la oferta, vendería parte de ella o toda. Le tenemos muchísimo cariño, pero lo que realmente nos mueve es el propósito y podría aparecer alguien que la lleve a otro nivel.

8. ¿Qué tan duro fue para mí emprender?

Creo que el emprendimiento está algo romantizado y no es para todos. Los primeros años fueron muy complejos. Mucho trabajo y nada de remuneración, pues todo se lo queríamos invertir a la empresa.

Para mi hermana de pronto pudo haber sido más difícil, pues ella ya venía acostumbrada a un buen salario, y pasó a cero, sí que le costó, pero salimos adelante. Contábamos con el apoyo familiar, y era el momento perfecto para tomar la decisión de emprender.

9. ¿Cumplí mi sueño? ¿Qué me hace falta?

Generalmente cuando los emprendedores arrancan, tienen un Excel espectacular con unas proyecciones de crecimiento, ventas, ingresos, internacionalización y todo de maravilla. Con el tiempo esas expectativas se van ajustando. El mercado te va dando la respuesta y dejas de frustrarte por no cumplir ese Excel al pie de la letra. Valoras cada paso que das y Ecobot no fue la excepción, hoy de pronto no estamos donde alguna vez nos imaginamos, pero cada momento ha valido mucho la pena y vamos por mucho más.

10. ¿Y ahora qué? ¿Qué sigue?

¡Crecer más! Ya estamos en 3 países y estamos por abrir este 2021 en el cuarto país. Fortaleceremos el crecimiento en los países que ya tenemos, buscaremos un mayor alcance en cada uno y seguiremos buscando oportunidades para ubicar más Ecobot en el mundo.

Puede interesarle este emprendimiento:

11. ¿Mi emprendimiento es escalable?

Sí. De pronto no tan fácil como muchos negocios digitales, pero sí. Lo hemos demostrado. Hemos crecido solo con nuestros clientes y aliados. Si le agregáramos inversión, el crecimiento será tremendo!

12. Para crecer, ¿recibiría inversión de un desconocido? ¿Le cedería parte de mi empresa?

Claro que sí. Estamos dispuestos a recibir inversión. Preferimos ser dueños del 50% de una empresa enorme que del 100% de una empresa pequeña. Hasta ahora no lo hemos buscado, pero es un próximo paso. Lo más probable es que el inversionista sea un desconocido en un principio, pero en el proceso nos daremos cuenta si está alineado con los valores y la visión que tenemos para nuestra empresa.

13. ¿Qué no volvería a hacer?

Un Excel tan fuera de contexto. Además de eso, hay muchas decisiones que se tomaron y fracasaron, pero es parte del proceso y lo importante es aprender. A veces no aprendemos y vuelven y suceden.

14. ¿Quién me inspiró? ¿A quién me gustaría seguir?

Tenemos muchos referentes. Amigos cercanos y personas que seguimos y nos inspiran a seguir. Somos fieles seguidores de nuestros amigos empresarios/emprendedores, son el reflejo de que a veces somos, hemos sido o queremos llegar a ser, nos permiten ver sus errores y éxitos como aprendizajes para nuestra empresa.

Además de esos referentes, nuestra familia ha sido la base principal de todo. A veces ellos han creído más en nosotros que nosotros mismos. Somos unos afortunados, y habríamos sido muy bobos de no haber aprovechado esto en su momento.

15. ¿Fracasé en algún momento? ¿Pensé en tirar la toalla?

Tuvimos un emprendimiento pequeño antes de lanzar Ecobot, a veces nos gusta contarlo como fracaso, porque supuestamente hay que fracasar alguna vez. No somos de ese tipo de creencias, no creo que haya necesidad de fracasar y quebrarse para tener éxito. Debemos estar preparados, y ser inteligentes en caso de que suceda, pero de momento vamos bien.

Y tirar la toalla es un pensamiento que a veces llega. Lo bueno es que somos dos y cuando a mi me da por eso, mi hermana me levanta a cachetadas, o al revés (risas).

Visite la sección de Emprendimiento y Liderazgo de El Espectador

16. ¿Hago parte de algún tipo de comunidad que me ayuda en este camino de emprender?

¡Sí! Desde que empezamos sabíamos que necesitábamos ayuda. Hemos sido muy activos en el ecosistema en Colombia: nos vinculamos a los programas de La Cámara de Comercio de Cali, Innpulsa, Icesi, Javeriana, Mintic, el BID y muchos programas más. Somos miembros de ADF (Andi del futuro) y todo esto nos ha traído formación, relacionamiento, experiencias espectaculares, amigos en la misma situación y muchísimas cosas buenas.

17. ¿Lo que estoy haciendo trasciende? ¿Podrá impactar a nuevas generaciones?

Ese es nuestro propósito. Buscamos crear un cambio de consciencia, de cultura, un envase a la vez. Ecobot es una invitación a empezar; el primer paso hacia un estilo de vida más amigable con el planeta. Ya una vez nos conocen, buscamos educar más y ampliar el panorama en los demás espacios en los que podemos tener contacto con las personas, como las redes sociales.

18. ¿Cómo me veo en 10 años y cómo veo a futuro mi emprendimiento, mi empresa?

Ecobot va a estar hasta en la sopa, ojalá con más de 4.000 puntos en más de 15 países. Con sus variaciones tecnológicas, adaptadas al contexto y de pronto con un modelo de negocio diferente, pero ahí estaremos, adaptándonos y cambiando las cosas para seguir siendo un referente en temas de reciclaje y medio ambiente.

No deje de leer: Los jóvenes que crearon una marca de snacks premium y ya venden en siete países

19. ¿Qué papel han jugado mi familia y mis amigos?

Sin ellos Ecobot no habría nacido probablemente. Lina y yo tendemos a involucrar bastante a nuestras familia y amigos. Los apoyamos y nos apoyan constantemente.

Al comienzo de Ecobot, muchos amigos hicieron parte de esa ideación, diseño y concepción de la idea. Ecobot los lleva en el corazón.

20. Yo lo logré. ¿Ayudaría a otros emprendedores a que lo logren?

De eso estamos convencidos. Hay que devolver a la humanidad todo el apoyo que hemos recibido. Hoy hemos apoyado muchísimos emprendedores y amigos en sus inicios o en cualquier momento de sus emprendimientos. Lo hacemos constantemente y lo seguiremos haciendo. Pedir ayuda es un acto importante en el emprendimiento, nosotros sí que lo hemos hecho, y lo seguiremos haciendo. Por esto, estamos dispuestos a ayudar al emprendedor que lo necesite.

21. ¿Qué papel jugó mi equipo? ¿Quién es?

Al comienzo el equipo era muy pequeño. Básicamente éramos Lina y yo haciendo todo y apoyándonos ocasionalmente en personas externas. A medida que la empresa va creciendo, vamos soltando responsabilidades y la cosa se pone mejor. Ahora se me hace impensable volver a atrás, pues el apoyo de cada persona y cada área que hemos creado es indispensable para el funcionamiento de Ecobot.

22. ¿Cuál es mi sello personal? ¿Qué me diferencia del resto?

Alguna vez, cuando estábamos empezando, un proveedor nos dijo algo que nos causó mucha risa: “ustedes son brutos pero decididos”. Y creo que esa frase resume la forma como empezamos, las ganas de comernos el mundo que teníamos en ese momento nos permitieron arrancar esta empresa.

Lina y yo tenemos una personalidad muy diferente, pero nos encontramos en esas ganas que tenemos de hacer las cosas, la velocidad con la que actuamos, que a veces nos ha traído problemas, pero la mayoría de v nos ha llevado al lugar donde queremos. Menos mal ya contamos con más personas en la empresa que nos ponen freno y nos hacen pensar un poco más las cosas.

23. ¿Qué he aprendido de todo esto?

El aprendizaje es enorme. Cada día es una experiencia nueva. Aprendemos a confiar en nuestras aptitudes, pero siempre con la humildad para reconocer lo que nos falta mejorar. Actuar con transparencia, siendo lo que en realidad somos como personas, ha llevado a que nuestra empresa tenga muy buenas relaciones con sus clientes, aliados y usuarios.

Si conoce historias de emprendedores y sus emprendimientos, escríbanos al correo de Edwin Bohórquez Aya (ebohorquez@elespectador.com) o al de Tatiana Gómez Fuentes (tgomez@elespectador.com).

Síguenos en Google Noticias