Publicidad

Una plataforma de alquileres de productos para empresas y personas

Una empresa de renting que, a través de soluciones y herramientas digitales, permite alquilar cualquier producto con tan solo un par de clics.

Tatiana Gómez Fuentes
22 de noviembre de 2022 - 04:00 p. m.
Él es Samuel Acosta, uno de los emprendedores detrás de Lizit.
Él es Samuel Acosta, uno de los emprendedores detrás de Lizit.
Foto: Cortesía

“Empezamos con mis socios validando el mercado a través de un grupo de WhatsApp. Ese grupo de WhatsApp nos permitió empezar a generar transacciones donde las personas empezaron a poner en alquiler y alquilar diferentes productos desde herramientas hasta vehículos. Ya cuando vimos que ese mínimo producto viable nos empezó a generar esas métricas, decidimos llevar nuestro producto digital a otro nivel. Empezamos a desarrollar nuestra primera aplicación móvil en la cual tenemos nuestra primera vertical de negocio donde las empresas de alquiler pueden crear su propia tienda y pueden digitalizar su catálogo de productos a través de nuestra plataforma, y así pueden llevar su negocio a otro nivel.”, estas son las palabras de Samuel Acosta, uno de los fundados de Lizit. Acosta pasó por 23 preguntas para emprendedores y sus emprendimientos y este fue el recorrido que nos hizo por su idea de negocio:

1. ¿Cuántos años tengo? ¿Qué estudié?

Mi nombre es Samuel Acosta Arboleda. Soy co-fundador de Lizit y actual líder del área de producto de la compañía. Tengo 25 años y soy administrador de empresas de la Universidad del CESA.

2. ¿Cuál fue mi idea y cuándo nació? ¿Qué fue lo que creé?

En conjunto con mis dos socios, Daniel Botero y Jaime Gaez, creamos Lizit. Lizit es una empresa de renting que, a través de soluciones y herramientas digitales, habilita a empresas y a personas naturales para que puedan alquilar cualquier producto con tan solo un par de clics.

3. ¿Cómo logré hacerla realidad y llevarla a los hechos?

Empezamos con mis socios validando el mercado a través de un grupo de WhatsApp. Ese grupo de WhatsApp nos permitió empezar a generar transacciones donde las personas empezaron a poner en alquiler y alquilar diferentes productos desde herramientas hasta vehículos. Ya cuando vimos que ese mínimo producto viable nos empezó a generar esas métricas, decidimos llevar nuestro producto digital a otro nivel. Empezamos a desarrollar nuestra primera aplicación móvil en la cual tenemos nuestra primera vertical de negocio donde las empresas de alquiler pueden crear su propia tienda y pueden digitalizar su catálogo de productos a través de nuestra plataforma, y así pueden llevar su negocio a otro nivel.

Si está buscando más historias de emprendimientos, sus creadores y creadoras están aquí, en Emprendimiento y liderazgo de El Espectador.

4. ¿De dónde saqué la plata para ponerla a andar y cómo la pagué?

El modelo de negocio fue evolucionando a una vertical B2B donde alquilamos a empresas porque ya teníamos el catálogo y la oferta robusta y necesaria para atender esa demanda. Nos estaban pidiendo computadoras, que les adecuáramos y alquiláramos todo el mobiliario para amueblar sus oficinas. Entonces se movió todo en torno a equipos de tecnología, alquiler de mobiliario, alquiler de temas para eventos, etcétera. Pero todo esto se dio gracias a ese primer grupo en WhatsApp que se creó y con el cual pudimos validar la idea. A partir de eso ya tomamos la decisión, con mis socios, dedicarnos full time, al cien por ciento a Lizit. Cada uno dejó su trabajo y empezamos a desarrollar esa primera aplicación móvil que en un principio fue con el dinero que teníamos los 3 en nuestros bolsillos. Eran, pues, recursos bastante limitados. No teníamos un presupuesto muy grande y por eso decidimos empezar a desarrollar con lo que teníamos, pero también a empezar a levantar una ronda de inversión ya con ángeles inversionistas, con inversionistas institucionales y demás. Ahí fue que pudimos levantar nuestra primera ronda semilla de 600 mil USD.

5. ¿Qué estoy logrando con mi emprendimiento? ¿Qué estoy cambiando con mi idea?

Lo que nosotros estamos buscando con nuestro modelo de negocio es revolucionar la industria del alquiler de productos en Colombia y próximamente. Es un mercado muy grande que mueve más de 150 mil millones de dólares y donde más del 70% aún no está digitalizado.

6. ¿Soy feliz?

Sí soy feliz. Yo creo que todos los emprendedores sabemos que esto no es para todo el mundo. No es para cualquier persona. Es un ritmo bastante desgastante, es bastante demandante el trabajo que uno tiene que inyectarle al sueño que uno está construyendo. Pero con mis socios siempre hacemos ciertas pausas cada tanto tiempo, para poder realmente pensar, reflexionar y profundizar todos esos aprendizajes que hemos tenido hasta el momento y ver todo lo bueno que hemos construido, a todas las personas, a todos los negocios que hemos podido ayudar y eso es lo que nos genera una satisfacción muy importante, nos genera una felicidad enorme. Por supuesto que soy un emprendedor orgulloso de lo que hemos construido, soy muy feliz con lo que hago en mi día a día y al final esa es la gasolina que hace que funcione el motor de cada uno de nosotros dentro del equipo del Lizit y así trabajar día a día.

7. ¿Vendería mi emprendimiento, mi empresa?

Nuestro objetivo siempre ha sido hacer crecer Lizit. Queremos revolucionar este mercado que está totalmente fragmentado y la idea es hacerlo crecer no solo con un reconocimiento importante a nivel regional sino que también esté generando impacto importante, siendo también un modelo muy rentable a nivel financiero y de negocio. En nosotros, de momento, no estamos pensando en vender Lizit. Tampoco hemos descartado la oportunidad que se pueda presentar más adelante de hacerlo, pero es un tema que todavía no está en nuestros planes. Queremos seguir consolidándonos en Colombia, expandir nuevos mercados en otras geografías y seguir haciendo crecer el negocio.

8. ¿Qué tan duro fue para mí emprender?

Para todo el mundo es duro emprender, sin embargo, yo creo que para mí no lo fue tanto en el sentido de que toda la vida he sido emprendedor. Es algo que comparto con mis otros 2 socios. Al final sí fue un poco difícil, siempre genera un poco de incertidumbre tomar la decisión de renunciar al trabajo que uno tiene, un trabajo corporativo. Yo me he dedicado a la consultoría. Tuve la determinación de renunciar para dedicarme a este proyecto. Si uno no se dedica, si uno no cree en su idea nadie más lo va a hacer y lo que me hizo impulsar más que todo a tomar esta decisión, fue pensar si el día de mañana yo me iba a arrepentir de no haberla tomado y eso fue lo que realmente me motivó a renunciar a mi trabajo para dedicarme 100% a Lizit.

9. ¿Cumplí mi sueño? ¿Qué me hace falta?

En este momento estoy cumpliendo completamente mi sueño de vida: generar impacto, generar empleo, construir país y eso es lo que estamos haciendo en Lizit en este momento y es lo que planeamos hacer por muchos años más.

Siga esta historia: Los tres amigos que promueven hábitos nutritivos con snacks y productos naturales

10. ¿Y ahora qué? ¿Qué sigue?

Nosotros estamos enfocando nuestro modelo a la vertical B2B, una vertical que lanzamos hace un par de meses y hoy en día ya representa el 85% de nuestros ingresos en la compañía. Sin embargo seguimos impulsando nuestra plataforma móvil. Nuestra plataforma web tiene muchos desarrollos tecnológicos que le van a facilitar la vida a estas empresas de alquiler de productos que, como lo decía, son muy tradicionales.

11. ¿Mi emprendimiento es escalable?

Nuestro modelo es muy escalable. Realmente lo que estamos haciendo tanto en el B2B como en el B2C lo podemos replicar rápidamente en otros países, en otras geografías y ésta es una de las ventajas competitivas que nosotros tenemos como startups y como modelo de negocio.

12. Para crecer, ¿recibiría inversión de un desconocido? ¿Le cedería parte de mi empresa?

Parte del proceso de escalar rápido una startup, un modelo de negocio, se necesita sí o sí recursos, sí o sí inversión, ya sea interna o externa. Nosotros optamos desde el principio por abrir rondas de inversión. Como lo comentaba, nosotros hicimos una primera ronda pre-semilla de 600 mil dólares en donde recibimos ángeles inversionistas, fondos de inversión de Latinoamérica, fondos de inversión de Colombia y así logramos construir nuestro primer equipo, logramos construir nuestros primeros productos tecnológicos.

Ahora la idea es levantar una segunda ronda de inversión de 3 millones de dólares con la cual queremos seguir fortaleciendo el equipo, queremos seguir fortaleciendo las soluciones digitales que estamos desarrollando, queremos abrir nuevas geografías, expandir nuestro modelo de negocio a nuevos mercados y para eso necesitamos recibir inversión externa a cambio de participación accionaria por supuesto de la compañía.

13. ¿Qué no volvería a hacer?

Creo que la lección más importantes que hemos aprendido en el proceso de montar una compañía de tecnologías es que se necesita un equipo muy bueno de desarrolladores y un equipo muy bueno de producto para poder desarrollar y darle soporte a lo que se construye. Tuvimos malas experiencias desarrollando software con terceros y realmente eso nos costó tiempo, dinero, re-procesos y es algo que no repetiremos nunca más en Lizit.

14. ¿Quién me inspiró? ¿A quién me gustaría seguir?

Creo que una de las fuentes de inspiración más grandes que yo he tenido es Marcos Galperin, el creador de Mercado libre, un MarketPlace que yo creo que la mayoría de personas conocemos. Desarrollar un MarketPlace es de las cosas más difíciles que uno puede hacer en el mundo de la tecnología porque hay que encontrar el balance entre la oferta y la demanda. Nosotros estamos tomando Mercado libre como ejemplo para poderlo hacer rápidamente con soluciones de growth o estrategias de growth que nos permitan llegar a ese equilibrio lo más rápido posible.

15. ¿Fracasé en algún momento? ¿Pensé en tirar la toalla?

Yo creo que todos los emprendedores hemos sentido que hemos fracasado en algún momento, ya sea con el equipo o de manera personal, de alguna forma uno tiene que estar muy preparado para esos conflictos en que se pueden presentar. Sobre todo hay que prepararse mentalmente para afrontar ese tipo de situaciones porque en la mañana uno puede recibir un par de buenas noticias, entonces uno celebra y uno está, mejor dicho, en la cima del mundo; y en la tarde uno recibe 3 malas que hacen que todo parezca el final, el apocalipsis, y lo importante ahí es ser muy fuerte mentalmente, no dejarse bloquear ni frustrar por ese tipo de situaciones complejas. Y a partir de eso empezar a solucionar. Lo que siempre hemos dicho: no tiene nada de malo fracasar. Lo importante es tratar de hacerlo siempre de la forma más rápida y barata posible.

Visite la sección de Emprendimiento y Liderazgo de El Espectador

16. ¿Hago parte de algún tipo de comunidad que me ayuda en este camino de emprender?

Uno de los inversionistas más importantes que recibimos en esa primera ronda pre-semilla fue el fondo latinoamericano Newtopia. Además de ser un fondo de inversión de venture capital, también es una comunidad de emprendedores muy fuerte de startups que están en la misma etapa en la que uno está: en etapa temprana y con estas startups ya somos unas 7 u 8 en Colombia y somos más de 50 en Latinoamérica. Hemos construido una red de apoyo y mentoría liderado por este fondo en el cual nos hemos sentido muy respaldados y muy afortunados de ser parte de esta comunidad de emprendedores de toda la región que se ayuda y está en la mejor disposición siempre de hacerlo.

17. ¿Lo que estoy haciendo trasciende? ¿Podrá impactar a nuevas generaciones?

Por supuesto que esto que estamos haciendo en este momento puede impactar futuras generaciones y trasciende sobre el tiempo. De hecho en este proceso de montar Lizit, tanto mis socios como yo hemos recibido a muchísimas personas que están interesadas en emprender: no saben cómo empezar y nosotros queremos justamente eso, poder ayudar, enseñar, acompañar a nuevos emprendedores a que construyan sus sueños así como nosotros lo estamos haciendo hoy en día.

18. ¿Cómo me veo en 10 años y cómo veo a futuro mi emprendimiento, mi empresa?

En 10 años yo me veo como uno de los fundadores de startups referentes en Colombia y, por qué no, en Latinoamérica. La idea es poder potenciar Lizit lo que más podamos de aquí a que se cumpla la primera década de operación de la compañía; y la idea es también poder, como lo decía, ir más allá: trascender, acompañar y apoyar más emprendedores que estén bajo esta misma línea. La idea es ser parte y liderar diferentes comunidades de emprendimiento que hagan que esto sea posible y, por qué no, yo también me veo ya con proyectos en paralelo de tecnología, también los cuales pues voy a estar en lo posible liderando y digamos que es un resumen de como yo me veo de aquí a 10 años

19. ¿Qué papel han jugado mi familia y mis amigos?

El más importante de todos.

Nosotros le recomendamos: Desarrollaron una tienda digital para ayudar a los emprendedores a vender

20. Yo lo logré. ¿Ayudaría a otros emprendedores a que lo logren?

Nosotros queremos justamente eso, poder ayudar, enseñar, acompañar a nuevos emprendedores a que construyan sus sueños así como nosotros lo estamos haciendo hoy en día

21. ¿Qué papel jugó mi equipo? ¿Quién es?

Mi equipo es de las cosas más importantes y de las que más destaco en todo este camino. Al final, construir un equipo lo es todo: si uno tiene un buen equipo, ya tiene el 70% del terreno ganado. Ya uno puede sacar lo que sea así la idea no sea la mejor, si uno tiene un buen equipo uno encuentra la forma de sacar adelante el proyecto que uno está montando. Entonces pues nada, ahí lo importante es saber encontrar ese talento, que no sea sólo personas que tengan todas las capacidades sino que también tengan afinidad y se sientan parte de lo que se está construyendo, que sientan que éste también es su hijo y definitivamente es de lo más importante que uno puede tener. Nosotros hoy en día tenemos un equipo de 24 personas liderados por mi socio Jaime y mi socio Daniel y por mi; tenemos área comercial, área de mercadeo, área de producto y tecnología; área de finanzas y así vamos orquestando todos esos esfuerzos para llegar a las metas que nos estamos proponiendo

22. ¿Cuál es mi sello personal? ¿Qué me diferencia del resto?

Bueno, yo creo que parte de mi sello personal es hacer las cosas, primero, con pasión; segundo, con determinación y, tercero, con muchísima resiliencia. Al final, también parte de lo que uno hace, lo que uno tienen que hacer en el mundo del emprendimiento: ser muy constante y, para ser constante hay que tener esa determinación, esa resiliencia y esa pasión por lo que uno hace. Tiene que uno despertarse todos los días feliz de lo que está haciendo, tiene que estar constantemente metido en el papel de líder y a mí me gusta hacer y de liderar bajo el ejemplo. En ese sentido me gusta el ejemplo de buenas prácticas, de autogestión, que ellos puedan trabajar en libremente con flexibilidad en diferentes aspectos y que tengan esa autonomía, esa confianza en ellos mismos porque es importante que la desarrollen. Y eso digamos que es en grandes rasgos en lo que es mi sello personal

23. ¿Qué he aprendido de todo esto?

Bueno lo que más he aprendido de todo esto es que la relación que uno tiene con los socios y con el equipo realmente es lo más importante, que uno tiene que cultivar la relación con los socios porque es casi como un matrimonio y uno puede tomarse a la ligera la decisión de escoger a un socio o al otro. Es algo determinante al momento de que el negocio vaya a tener éxito o no porque una mala decisión en esto puede llevar al negocio al fracaso, una mala decisión en contratar las personas adecuadas para el equipo también a uno lo puede llevar al fracaso, pero lo que siempre hemos dicho es que esta armonía entre socios es fundamental: con mi socios, que también son administradores de empresa, nos hemos entendido muy bien y a pesar de que estudiamos la misma carrera en la misma universidad, los 3 tenemos visiones del negocio muy distintas y los 3 tenemos, como nosotros llamamos, superpoderes en cada una de las áreas que venimos manejando. Entonces es una armonía que se tiene que crear, y como nosotros somos los líderes esa armonía hay que transmitirla a todo el equipo que está debajo.

Si conoce historias de emprendedores y sus emprendimientos, escríbanos al correo de Edwin Bohórquez Aya (ebohorquez@elespectador.com) o al de Tatiana Gómez Fuentes (tgomez@elespectador.com). 👨🏻‍💻 🤓📚

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar