24 May 2022 - 9:18 p. m.

Imponen multimillonarias multas a Claro y Tigo

La Superintendencia de Industria y Comercio encontró que estas empresas incurrieron en faltas como publicidad engañosa, reciclaje indebido de líneas móviles y modificación unilateral de contratos, entre otras.
Las empresas tienen derecho a apelar la sanción instaurada por la SIC.
Las empresas tienen derecho a apelar la sanción instaurada por la SIC.
Foto: Getty

Las empresas de telecomunicaciones Claro y Tigo recibieron multas por $2.877 millones por vulnerar el régimen de protección al consumidor. Este martes la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC), comunicó que ambas han estado incurriendo en una serie de faltas que van desde la emisión de publicidad engañosa hasta la modificación unilateral de los contratos.

Para el caso de Claro, que recibió una sanción por $1.534 millones, la SIC detalló que encontró publicidad engañosa en la campaña “¿Miedo? ni que mis redes gastaran datos”, y en la de “Eljo disfrutar sin límites lo que me gusta”. En la segunda de estas, además se encontró que la empresa de telecomunicaciones atribuía responsabilidades a los usuarios por el registro de consumo de datos que se genera en las aplicaciones de redes sociales.

Lea también: SIC multa a Claro por reportar a un ciudadano ante centrales de riesgo

Lo que promete Claro con estas campañas es que el usuario puede disfrutar de redes sociales como Facebook, WhatsApp, Instagram y Twitter sin que las mismas generen consumo a los datos contratados por el cliente. Sin embargo, se encontró que acciones como el inicio de sesión, las llamadas o videollamadas y las transmisiones en vivo sí generan un consumo, y lo que pretendía Claro era responsabilizar al usuario, mediante cláusulas en el contrato. Algo que está en contravía de los derechos del usuario, pues no se cumple con lo que se promete en la publicidad.

“Se pudo establecer que, para justificar la imposibilidad de cumplir con lo prometido mediante la oferta publicitaria analizada, se valió de cláusulas que lo exoneraban de responsabilidad y trasladaban dicha carga a la aplicación”, detalla la SIC.

Tigo, por su parte, recibió una sanción de $1.300 millones, principalmente por llevar a cabo prácticas que desconocen el derecho de los usuarios de mantener la titularidad de sus líneas móviles.

Le puede interesar: Con la llegada de Wom, la publicidad del mercado móvil se sube al cuadrilátero

“Luego del respectivo proceso de investigación realizado por la Delegatura de Protección al Consumidor de la SIC, se pudo establecer que TIGO habría optado por realizar cambios en la titularidad de las líneas móviles de sus usuarios en modalidad prepago, sin que antes hubiesen pasado dos meses de inactividad del número de la línea móvil – es decir, sin realizar ni recibir llamadas, sin cursar tráfico de datos, sin enviar ni recibir SMS y, sin hacer recargas, ni tener saldos vigentes – y sin dar previo aviso a los usuarios. De este modo, dispuso libremente de las líneas en modalidad prepago que eran propiedad de sus usuarios, en contravención de las reglas previstas en la regulación vigente”, explicó la SIC.

También se encontraron casos en los que Tigo modificó de manera unilateral, y sin el consentimiento de los usuarios, las condiciones de los contratos, haciendo que el servicio sufriera desmejoras. Este comportamiento se evidenció en los planes Internet Móvil Tigo Control, Arma Tu plan y Tigo Control Corporativo 4, y también a los planes Pospago 5.11, Pospago 5.2 y Pospago 5.3.

“Finalmente, se encontró que TIGO no atendió integralmente los requerimientos de información realizados en desarrollo de las averiguaciones preliminares para analizar la materialización de las conductas que fueron objeto de investigación.

Contra las anteriores decisiones proceden los recursos de reposición y de apelación”, concluyó la SIC.

💰📈💱 ¿Ya te enteraste de las últimas noticias económicas? Te invitamos a verlas en El Espectador.

Síguenos en Google Noticias