Industria de la confección pide igualdad de condiciones para competir

Desde este martes hasta el próximo 1° de junio el sector se reúne en Createx, en Bogotá. Lucha contra el contrabando y una política arancelaria favorable están entre las peticiones del sector.

Createx

Guillermo Criado forma parte de la junta directiva de la Cámara Colombiana de la Confección y Afines, que desde este martes hasta el 1° de junio lidera Createx, un encuentro de la industria textil y del vestido, en Corferias, en Bogotá.

En diálogo con El Espectador, cuenta cómo llega el sector a este evento y cuáles son las expectativas, teniendo en cuenta que en el país existen grandes ferias como Colombiamoda y Colombiatex, que se llevan a cabo en Medellín.

Criado destaca las que considera buenas prácticas del sector en materia laboral y medioambiental. Sin embargo, las problemáticas que en ese sentido existen en el país buscan ser atajadas desde el Gobierno con la reciente formulación de un programa de gestión ambiental para la industria textil, que incluye recomendaciones de buenas prácticas de manufactura, de sustitución de materias primas e insumos y reconversión tecnológica, entre otros.

Del lado laboral, se espera que en junio arranque la implementación del nuevo Sistema de Gestión de la Seguridad y Salud en el Trabajo, después de ser aplazada por el Gobierno en enero de este año. (¿Se ha preguntado de dónde viene su ropa?)

¿Cuál es el objetivo Createx?

Es un evento que junta todas las voces de la cadena industrial del vestido: proveedores de insumos, telas, hilos, encajes. Con nuestros afiliados e invitados, a través de la Cámara Colombiana de la Confección, Corferias y la Cámara de Comercio de Bogotá, buscamos consolidarnos como plataforma de conocimiento, actualización de conocimiento, tecnologías y proveeduría de bienes y servicios.

En Colombia ya existen en Medellín Colombiatex y Colombiamoda. ¿Cuál es la propuesta de valor o el elemento diferenciador de Createx?

Tienen mucho en común. Son industriales de Bogotá, pero también de Medellín y de todo el país, proveedores de máquinas, insumos, textiles, y lo que se busca es juntarlos a todos, a la cadena completa, y por primera vez en Bogotá.

¿Cuál es la expectativa de negocios del encuentro?

Ha habido mucha aceptación de todos los actores de la industria. Tendremos expositores de todos los niveles. Aún es prematuro decir una cifra, pero creemos que vamos a tener una buena acogida de parte de los asistentes. Esperamos unos 10.000 visitantes diarios mínimo, de todos los sectores.

¿Cuál es la presencia nacional e internacional en los expositores?

Son más los nacionales los expositores. El 95% son colombianos.

El dólar se ha estabilizado en los últimos meses, hay una Ley Anticontrabando expedida, entre otros factores. ¿Cómo ve que llega su sector a este encuentro ferial?

Llegamos optimistas y conscientes de que tenemos que afrontar problemas que tiene la cadena: contrabando, lavado de activos y la triangulación de mercancía china con los países con los que tenemos TLC. Pedimos a gritos que volvamos al arancel mixto para controlar la subfacturación, sobre todo de los países del sudeste asiático. Y está la petición sobre (eliminar) el arancel sobre los hilos que no se producen en el país. En Colombia se produce 15% de los hilos que requiere toda la cadena. El país no debería pagar arancel sobre hilos que no se producen aquí, eso va contra la competitividad.

¿Qué efecto tuvo el arancel mixto?

El arancel estuvo vigente hasta finales del año pasado. En materia de empleo, el año pasado, 6 de cada 10 nuevos empleos los puso la industria de la confección. Eso pasó con el arancel mixto. Después, el sector sintió un deterioro en la venta porque nos inundamos de mercancía china. Ha entrado mercancía subfacturada, de contrabando y con prácticas como el cambio de origen con los países con los que tenemos TLC. Como industria no pedimos protección ni barreras arancelarias, sino condiciones iguales a las de nuestros vecinos. No tenemos por qué pagar aranceles de hilos cuando esos no se producen en el país, y con respecto al arancel mixto, ¿por qué quitan algo que está frenando el contrabando? Se requieren mecanismos para que no entre tan fácil. (Lea Dos decretos que fortalecen control aduanero de calzado y ropa).

¿Cuál es la problemática del arancel a los hilos?

En materia de empleo, por lo menos el 85% proviene de la confección. El otro 15% se reparte entre compañías que estén en telas y otra porción de los que hacen hilos. ¿A quién va a defender el gobierno? ¿A los que generan el 85% del empleo, o a los que generan el 3%? Pedimos todas las voces de la industria del vestido que el gobierno revise el arancel que tienen los hilos. Nos impide competir con los países vecinos, por no hablar de Estados Unidos y Europa. Peleamos además con países del sudeste asiático, donde pagan bajos salarios, unos 35 dólares al mes.

En definitiva, la petición no es bloquear la entrada de productos asiáticos, sino que haya competencia justa.

Sí. Falabella, H&M, Zara traen productos de países del sudeste asiático, pero lo hacen decentemente, protestamos no contra eso sino contra las prácticas perversas. (H&M aterrizó en Colombia)

Los ojos han estado encima de este sector en muchas partes del mundo a causa de los bajos salarios y malas prácticas frente al medio ambiente. ¿Cómo está la situación en Colombia?

Nuestros operarios están afiliados a seguridad social, tienen los riesgos profesionales cubiertos. Competimos con países del sudeste asiático, y en esas fábricas nadie paga seguridad social, hay malos salarios. Queremos hacer las cosas bien, cumplir con todas las obligaciones. Nuestro confeccionista tiene dos posturas, o se queda en el mercado informal, cosa que no queremos, o se legaliza, pero tiene el problema de que hay prendas en el mercado que aparecen con precios que no dan ni para pagar la tela.

¿Y en cuanto al medio ambiente?

Colombia en general tiene buenas prácticas, cuidadosas, nuestra industria textil es muy cuidadosa con el tema ambiental.

 

últimas noticias