1 Sep 2013 - 9:00 p. m.

La cosecha del éxito

Sus mercados son Alemania e Inglaterra. Generan empleos a más de 400 colombianos.

Marcela Díaz sandoval

Zipaquirá (Cundinamarca), marzo de 2005. “Un día estábamos los cinco amigos de infancia hablando de los planes del futuro, hasta que uno de los socios que tenía una compañía que deshidrataba hortalizas nos dice que ésta se había acabado, pero que estaba toda la maquinaria y nosotros que siempre tuvimos relación con la siembra asociamos esto con la gran oportunidad de vender a Colombia y al mundo una fruta saludable como la uchuva, pero deshidratada, como nadie lo había hecho”, cuenta Hugo Fernando Quiroga, gerente de Terrafertil Colombia S. A. S., la compañía colombiana que exporta desde hace ocho años uchuva deshidratada a Europa, Alemania e Inglaterra.

“Somos pioneros en exportar este tipo de producto, hace 20 años el país se destacaba por despachar la fruta, pero fresca”, asegura el empresario de 38 años, y agrega que la innovación, la paciencia y la constancia han sido los pilares que han mantenido desde un principio David, Raúl, Daniel y Jonathan, su equipo de trabajo. “Todo ha sido un proceso, el 2005 fue un año de solo pruebas, hasta que tuvimos la cosecha perfecta, que nos llevó al éxito”.

Aún Terrafertil se mantiene como una empresa independiente, que ha ido creciendo con muchos esfuerzos tratando de exportar una fruta costosa y difícil de vender, sin embargo, desde 2011 han recibido el apoyo del Gobierno, por medio de Proexport, para implementar el consumo en el Reino Unido, donde ya tienen una oficina comercial propia ubicada en Londres. El panorama es positivo, pues hoy exportan al mes 40 toneladas de fruta, cuentan con 300 agricultores de Nariño, Boyacá, Cundinamarca, Tolima y Antioquia, a quienes les compran semanalmente.

Pero el éxito no ha venido solo. Es el resultado de avances en tecnología, maquinaria, capacitación de empleados e implementación de nuevas técnicas, “porque sabemos que estamos en un mundo globalizado y por eso nos hemos venido certificando. Ya tenemos la de seguridad alimentaria, Hazard Analysis and Critical Control Points (HACCP), de importancia fundamental para las empresas de alimentos. El año pasado obtuvimos la norma BRC, que facilita la gestión de la calidad agroalimentaria, que sólo tienen cinco empresas en el país porque es más exigente”.

Tienen dos metas claras. La internacional pretende incrementar las siembras para poder cumplir a sus clientes locales y externos, y, en el orden nacional, desarrollar los medios para vender masivamente bebidas de arroz, soya y almendra que, como dicen el emprendedor, “en algún momento sustituirán a la leche”.

Temas relacionados

Zipaquirá
Comparte: