Límite entre vida personal y laboral se diluye significativamente en pandemia

Noticias destacadas de Economía

Según el Observatorio Laboral de la Universidad del Rosario, un alto porcentaje de personas percibe que sus jornadas laborales son más largas y prefiere el modelo de alternancia.

Este jueves, el Observatorio Laboral de la Universidad del Rosario publicó los resultados del informe “El trabajo a distancia en el contexto del Covid-19 en Colombia”, que realizó en el marco de la Alianza EFI (Economía Formal e Inclusiva).

El documento se pregunta por las nuevas modalidades de trabajo que se están dando en Colombia y en el mundo a raíz de la pandemia. Según cifras del Ministerio de Trabajo, el país pasó de tener 122.000 teletrabajadores antes de la pandemia a 4 millones en las modalidades de trabajo a distancia (teletrabajo y trabajo en casa).

En esa línea, incluyó los resultados de una encuesta realizada a 345 trabajadores en abril de 2021 sobre el desarrollo de sus actividades laborales en el confinamiento. Aunque el observatorio admite que no constituye una muestra representativa de los trabajadores en Colombia, sí provee información relevante en el contexto de la discusión de la ley de trabajo en casa.

Le puede interesar: Así quedó la ley de trabajo en casa tras su conciliación en el Congreso

Según Santiago Ortiz, investigador del observatorio, se encontró un alto porcentaje de personas que no han recibido un computador para desarrollar su labor (68,64 %) y una percepción alta de jornadas laborales más largas (76,22 %).

De acuerdo con Ortiz, esto último “coincide con la opinión de que el límite entre la vida personal y laboral se ha diluido de manera importante (80,32 %)”.

El informe, que consultó a empleados de Bogotá, Cali, Medellín, Pereira, Armenia, Bucaramanga y Barranquilla, entre otras ciudades, también indagó sobre la intención de los trabajadores de continuar en modalidades de trabajo a distancia.

Le puede interesar: ¿Casa u oficina?: el trabajo en un escenario pospandemia

“La mayoría de los encuestados estaría de acuerdo con no realizar su actividad totalmente presencial; sin embargo, la alternancia (algunos días presencial) es la opción con mayor aceptación (50,71 %)”, explicó Iván Daniel Jaramillo Jassir, investigador del observatorio.

Videollamadas y uso de WhatsApp

En cuanto al uso de tecnologías de información y las comunicaciones, el informe destacó que estas no solo han facilitado el desarrollo de las actividades laborales, sino también la interacción en los grupos de trabajo y el monitoreo de funciones.

“Si bien no existen normas de regulación específica, el mandato de respeto de los principios constitucionales de intimidad y privacidad imponen la aplicación del principio de proporcionalidad en los espacios de control empresarial digital cuya exacerbación se ha verificado en las modalidades de trabajo a distancia”, dice el documento.

Otras noticias económicas de hoy: Pobreza monetaria en Colombia llegó a 42,5% en el año del coronavirus

Los encuestados aseguraron haber tenido libertad para decidir si encendían o no la cámara durante videollamadas de trabajo. No obstante, describen que la interacción por medio de la plataforma de mensajería WhatsApp ha sido más intensa. El 50,4 % aseguró que fue obligatoria la creación de grupos en la app para facilitar el trabajo.

Un bajo porcentaje manifestó tener dificultades con el manejo de las herramientas digitales (18,4 %) o no contar con estas (22,2 %). “Ante los periodos de confinamiento prolongados, se evidencia una especial preocupación por la afectación sobre la salud mental y física como consecuencia de la baja interacción social y la poca movilidad”, alertó Juan Andrés Russy, investigador.

El observatorio también asegura que, ante un escenario de trabajo permanente por esta vía, es importante que los empleadores provean capacitación y herramientas adecuadas.

Puede consultar el informe haciendo clic aquí.

Comparte en redes: