18 Jul 2021 - 6:39 p. m.

Mayor inflación impactó la confianza del consumidor de EE.UU. en julio

El alza de los precios puso una presión adicional sobre los niveles de vida, especialmente en los hogares de ingresos bajos y medios, y provocó el aplazamiento de grandes compras (como vivienda).

Agencia Bloomberg

Agencia Bloomberg

La confianza del consumidor estadounidense descendió inesperadamente a un mínimo de cinco meses a principios de julio, a medida que las crecientes preocupaciones sobre el aumento de los precios llevaron a un fuerte deterioro en las condiciones de compra de artículos caros.

El índice de confianza preliminar de la Universidad de Michigan disminuyó a 80,8 en julio desde 85,5 el mes anterior, según mostraron los datos publicados el viernes. La cifra fue más baja que todas las estimaciones en una encuesta de Bloomberg, que tenía una proyección mediana de 86,5.

Los consumidores esperan que la inflación aumente un 4,8% durante el próximo año, el nivel más alto desde agosto de 2008. Al mismo tiempo, se mostraron más optimistas sobre las perspectivas de precios a más largo plazo. La tasa de inflación esperada durante los próximos cinco a 10 años alcanzó un 2,9%, desde 2,8% el mes pasado.

Richard Curtin, director de la encuesta, dijo que “la inflación ha ejercido una presión adicional sobre los niveles de vida, especialmente en los hogares de ingresos bajos y medios, y provocó el aplazamiento de grandes compras discrecionales, especialmente entre los hogares de ingresos altos”.

“Las quejas de los consumidores sobre el aumento de los precios de las casas, los vehículos y los bienes duraderos del hogar” alcanzaron un récord histórico, agregó Curtin. La medida de los planes de compra de bienes duraderos de la universidad cayó a 101 a principios de julio, la más baja desde abril de 2020, durante el apogeo de la pandemia.

La disposición de compra de vehículos y viviendas se redujo a su punto más bajo desde 1982, mostró el informe. Solo un 30% de los consumidores mencionaron condiciones favorables para la compra de viviendas, el nivel más bajo desde septiembre de 1982.

El indicador de las condiciones actuales cayó a 84,5 en julio, el más bajo desde agosto, frente a 88,6. La medición de las expectativas de la universidad disminuyó a un mínimo de cinco meses, desde 83,5 a 78,4.

A pesar de las preocupaciones sobre los precios más altos, es probable que el gasto relacionado con el tiempo libre aumente a medida que más estadounidenses reanudan los viajes durante la crucial temporada de verano.

El aumento del gasto en servicios complementaría la demanda de mercancías, que aún sigue sólida. Otro informe mostró el viernes que las ventas minoristas aumentaron inesperadamente en junio, lo que refleja aumentos bastante amplios en todas las categorías de gasto y cierra un trimestre sólido para la demanda de los hogares.

Comparte: