6 Jan 2021 - 9:04 p. m.

Pullmantur y la incertidumbre de si volverá a navegar

Un mar de incertidumbre para navegar presenta la línea de crucero española, la cual tiene una alta aceptación en el mercado del caribe y Colombia.

Pedro Mendoza

En el mes de junio, en plena pandemia, el Jointe Venture Pullmantur Cruceros, solicitó insolvencia económica ante las autoridades españolas. De este contrato innominado de colaboración comercial, hacían parte las navieras Cruises Investment Holding con el 51 % y Royal Caribbean Group con el 49 % restante.

Lea también: El “2021, año de la reactivación del turismo en Colombia”: viajes más económicos y sostenibles

Un mar de incertidumbre para navegar presenta la línea de crucero española, la cual tiene una alta aceptación en el mercado del caribe y Colombia. Sin embargo, aunque el proceso legal se adelanta, Pullmantur espera poder desarrollar un plan de viabilidad que le permita garantizar su futuro y volver al mar.

En comunicación recibida por El Espectador se manifiesta las razones para llegar a la insolvencia bajo las leyes españolas, equivalente a la ley 1116 de nuestro país. Lo que determinó esta situación, según la Junta Directiva de la naviera, fue el impacto sin precedentes de la pandemia COVID-19 que hizo que la acción fuera necesaria.

“A pesar del gran progreso que hizo la compañía para lograr un cambio radical en 2019 y su gran compromiso y los mejores esfuerzos de sus empleados dedicados, los vientos en contra causados por la pandemia son demasiado fuertes para que Pullmantur los supere sin una reorganización”, dice la comunicación que afirma que se le notificó a sus empleados la decisión.

Para el caribe colombiano, Pullmantur era una de las navieras con más acogida. Según cifras del terminal de cruceros de la Sociedad Portuaria de Cartagena, en la temporada 2018-2019, fue la línea de mayor participación en recaladas o llegadas a puerto con 52 toques, donde logró una participación del 23 % del total. Le siguen Princess Cruise Line, Holland America Line y Norwegian Cruise Line, con una participación promedio entre el 10 y el 15 %.

Este comportamiento de la naviera que era reconocida por sus barcos como el Monarch, el más grande de la compañía, se mantuvo también en 2019 e inicio del 2020, donde tuvo el primer lugar con 36 arribos para una participación del 21 % del total.

El reconocido portal español Merca2, manifiesto en una de sus publicaciones que la compañía cerró 2019 como el mejor ejercicio de los últimos 15 años, con un incremento del 5 % en los ingresos respecto a 2018. También afirmo que en el pasado mes de julio los barcos de Pullmantur serían desguazados para la reutilización de parte de su material.

La noticia del destino final de los buques insignia de Pullmantur también ha coincidido con las informaciones sobre la eliminación de los barcos de sus flotas de otras líneas de cruceros importantes a consecuencia de la crisis por el coronavirus. Holland America comunicó que eliminaría cuatro de sus 14 barcos. La lista de las compañías que revisan sus flotas empieza a engrosar nombres. Además de Carnival Cruise Line, también Costa Cruises y P&O Cruises están en proceso de deshacerse de los barcos”.

El Espectador habló con una vocera de la naviera y le preguntó sobre su plan de viabilidad, así como la situación de los pasajeros que habían adquirido los diferentes planes a bordo de los cruceros.

En comunicación escrita manifestó que a los pasajeros de Pullmantur Cruceros se les han brindado alternativas para los viajes que esperaban hacer. “Un bono (Future Cruise Credit - FCC) del 125 % calculado sobre la tarifa de cabina, aplicable en cruceros de Royal Caribbean International o Celebrity Cruises o el reembolso de las cantidades pagadas a Pullmantur Cruceros”.

Con relación al futuro de la compañía y qué mares le esperan para navegar, sostiene que Pullmantur Cruceros se encuentra en la recta final del diseño de su Plan de Viabilidad en aras de garantizar el futuro de la compañía. “Dicho plan determinará el futuro y supondría su vuelta a la operación, si el proceso concluye como se espera”.

Se afirma en la comunicación que Pullmantur es una naviera fuerte y competitiva, “los esfuerzos están totalmente enfocados en el diseño de un plan de negocio, que avale la viabilidad de la compañía, maximice la recuperación de los créditos concursales y lo convierta en una empresa fuerte y competitiva, dentro de un sector con un prometedor futuro, que sólo en España genera un impacto económico que supera los 1300 millones de euros, llegando a superar los 4.300 si sumamos los indirectos e inducidos”.

Pullmantur espera poder volver a navegar y trabaja en diferentes alternativas en el mercado de cruceros. Y es que este negocio no afecta solamente a las navieras, hay otros sectores que se ven perjudicados. Según estimativos en Cartagena, si la temporada 2019-2020 se hubiera terminado, la ciudad hubiera recibido más de US$60 millones.

Mientras la pandemia esté presente, en los mares navegarán solo los buques de contenedores y su carga. Los cruceros seguirán amarrados a los muelles en espera para zarpar, posiblemente terminando su historia, no en el mar.

Temas relacionados

Turismo
Comparte: