Publicidad
14 Mar 2022 - 1:27 p. m.

Todos huyen: las principales empresas que se fueron de Rusia por guerra en Ucrania

Desde que inició la invasión a Ucrania, Rusia ha recibido múltiples sanciones económicas, panorama que ha espantado a muchas de las principales multinacionales. Le contamos cuáles son las principales empresas que se han ido.
Las principales multinacionales del mundo han decidido dejar de operar en Rusia tras la escalada del conflicto en Ucrania.
Las principales multinacionales del mundo han decidido dejar de operar en Rusia tras la escalada del conflicto en Ucrania.
Foto: Pixabay - Pixabay

Afectar la economía de Rusia ha sido la principal respuesta de Occidente, con sanciones por parte de Estados Unidos, la Unión Europea, Canadá, Reino Unido, Japón, Australia, entre muchas otras naciones. La estrategia ha sido atacar el sistema financiero y de comercio de Rusia. Una de las principales medidas fue la exclusión del sistema bancario Swift para limitar sus transacciones internacionales con otras divisas.

Las empresas no se han quedado atrás. Con el pasar de los días ha incrementado el número de compañías que anuncian su suspensión, limitan o incluso cierran sus operaciones en Rusia tras la invasión a Ucrania.

Empresas de tecnología

Apple fue de las primeras en tomar medidas al poner en “pausa” la venta de sus productos a Rusia. Además, ha limitado el acceso al sistema de pago Apple Pay y ha dejado de ofrecer cierta información en los mapas de Ucrania de su aplicación Apple Maps. “Estamos profundamente preocupados por la invasión rusa de Ucrania y estamos con todas aquellas personas que están sufriendo como resultado de la violencia”, dijo la empresa.

La tecnológica Microsoft ha decidido también suspender las ventas de sus productos y servicios en Rusia, así como otros “aspectos” de su negocio en ese país. “Al igual que el resto del mundo, estamos horrorizados, indignados y tristes por las imágenes y la información que nos llegan de la guerra en Ucrania y condenamos esta invasión injustificada, no provocada e ilegal de Rusia”, declaró Brad Smith, presidente de Microsoft, en un comunicado.

El grupo apoya a Ucrania ayudándole a protegerse de los ciberataques rusos y con la colaboración de su organización humanitaria con la Cruz Roja y las agencias de la ONU para refugiados con apoyo financiero y tecnológico.

Lea: Amazon se une al boicot empresarial a Rusia

Google también se ha sumado a las medidas para aislar a Rusia al suspender su negocio publicitario en ese país tras paralizar anteriormente sus anuncios en los contenidos producidos por medios estatales. Además, YouTube bloqueó sus canales de los medios rusos RT (Russia Today) y Sputnik en toda Europa.

Facebook (Meta) restringió la presencia de la cadena de televisión y las agencia rusas en sus redes sociales, Facebook, Instagram y WhatsApp, aunque el regulador ruso decidió también bloquear la red social en su territorio.

La coreana Samsung detuvo los envíos a Rusia. “Nuestros pensamientos están con todos los que se han visto afectados y nuestra prioridad es garantizar la seguridad de todos nuestros empleados y sus familias”, dijo la compañía. También anunció la donación de US$6 millones, incluido US$1 millón en productos electrónicos de consumo, a esfuerzos humanitarios en la región. Samsung es el vendedor líder de teléfonos inteligentes en Rusia.

Spotify no se quedó atrás e informó el cierre de su oficina en Rusia y limitaciones de acceso al contenido publicado por medios estatales rusos en respuesta al “ataque no provocado contra Ucrania”. El fabricante de semiconductores TSMC ha dicho que no exportará chips a Rusia. Y Netflix también suspendió su servicio.

Lea también: “La guerra en Ucrania empeorará la inflación en Latinoamérica”: FMI.

Empresas de entretenimiento y plataformas de streaming

Amazon recientemente se sumó a la retirada del mercado ruso. La empresa decidió suspender sus envíos hacía Rusia, al igual que el funcionamiento de su plataforma de streaming Prime Video y Amazon Web Services (la división de servicios en la nube) dejará de aceptar nuevos clientes en Rusia o Bielorrusia.

El conglomerado WarnerMedia, que incluye a la plataforma HBO y el canal TCM, se unió a la estampida de empresas que han decidido abandonar Rusia para mostrar su rechazo a la invasión de Ucrania. Al igual que Rusia Discovery Inc, que cuenta con 15 canales en el país, entre ellos Discovery Channel.

Paramount anunció que retira sus próximas películas de las salas rusas, anuncios similares hicieron Disney, Sony y Warner Bros. La industria del entretenimiento en general se está plantando frente a la hostilidad de Rusia contra Ucrania.

Alimentos y cadenas de restaurantes

McDonald’s anunció su decisión de cerrar temporalmente sus 850 restaurantes en Rusia y suspender todas las operaciones en el país. “La situación es extraordinariamente difícil para una marca mundial como la nuestra y hay muchas consideraciones a tener en cuenta”, subrayó el director general Chris Kempczinski. Rusia representa el 9% de su facturación. (Lea: McDonald’s cerrará 850 locales en Rusia, ¿qué otras empresas salieron del país?)

Coca Cola anunció, por su parte, la suspensión de sus operaciones en el país. “Seguiremos vigilando y evaluando la situación a medida que evoluciona”, subraya en un comunicado el grupo, que no ofrece detalles sobre sus actividades exactas en Rusia.

Starbucks también anunció el cierre temporal de sus 130 cafés en Rusia, que pertenecen a un conglomerado kuwaití. La empresa “aceptó suspender inmediatamente las operaciones en las tiendas y ofrecerá apoyo a cerca de 2.000 empleados que dependen de Starbucks para vivir”, dijo el director general de la cadena, Kevin Johnson.

Yum! Brands, la casa matriz de KFC y Pizza Hut, había anunciado la suspensión de todas sus inversiones en Rusia y se comprometió a entregar todos los beneficios de sus actividades en el país a operaciones humanitarias.

La cervecera neerlandesa Heineken también dejará de producir y vender su cerveza en Rusia, donde tiene 1.800 empleados. El grupo, segundo fabricante de cerveza del mundo por detrás de AB InBev, ya había anunciado la suspensión de las exportaciones a Rusia y de nuevas inversiones en el país.

“Teniendo en cuenta los acontecimientos horribles ocurridos en Ucrania, anunciamos la suspensión de la venta de Pepsi-Cola y de nuestras marcas mundiales de bebidas en Rusia, en particular 7Up y Mirinda”, indicó el patrón de PepsiCo, Ramón Laguarta. En lo que respecta a la alimentación, el grupo seguirá ofreciendo productos como lácteos y leche en polvo para bebés.

Además, Nestlé SA, la compañía de alimentos más grande del mundo, dijo que suspenderá todas las inversiones de capital en Rusia después de la invasión de Rusia a Ucrania. El fabricante dijo que continuará garantizando un suministro confiable de productos alimenticios seguros y esenciales en el país.

Le puede interesar: Estos son los países de Europa con mayor dependencia del gas ruso.

Bienes de consumo

El gigante sueco de la venta de muebles Ikea informó de su suspensión de actividades en Rusia y Bielorrusia, lo que afecta a unos 15.000 empleados, 17 tiendas y tres fábricas de producción. “La devastadora guerra en Ucrania es una tragedia humana. Nuestra más profunda empatía y preocupación está con los millones de personas afectadas”, destaca el grupo. Por otra parte, la fundación Ikea anunció una donación de 20 millones de euros (unos 22 millones de dólares) en respuesta al pedido de la ONU para enfrentar la crisis humanitaria en Ucrania.

La marca de ropa japonesa Uniqlo suspenderá sus actividades en Rusia, anunció este jueves su empresa matriz, Fast Retailing. Allí cuenta con 49 tiendas.

Otras marcas como la española Inditex (Zara), la sueca H&M, las alemanas Puma y el gigante estadounidense Nike ya han suspendido sus actividades en el país. También Adidas hace parte del listado de empresas que dejaron de operar en Rusia y detuvo su patrocinio a la federación rusa de fútbol.

Empresas financieras

En el ámbito de financiero, Visa, Mastercard y American Express han suspendido también operaciones en Rusia “a la luz del ataque continuo e injustificado (de ese país) contra el pueblo de Ucrania”, en palabras de la última de ellas, de manera que todas sus tarjetas ya no funcionan en ese país.

Esto significa que las tarjetas emitidas fuera de Rusia no podrán usarse para hacer compras ni sacar dinero dentro del país, aunque los ciudadanos con tarjetas emitidas en el país sí podrán comprar dentro de Rusia, pero sus transacciones se harán a través de otras redes.

La decisión de las tres plataformas llegó una semana después de que Estados Unidos y la Unión Europea (UE), junto a otros socios occidentales, acordaron sacar a “determinados” bancos rusos del sistema internacional Swift, lo que acentúa la desconexión rusa del sistema financiero internacional.

El sistema de transacciones Swift es la base del sistema financiero global y lo usan 11.000 bancos en 200 países o territorios para poder hacer transferencias.

El banco de negocios estadounidense Goldman Sachs también se retiró del mercado ruso. Por otra parte, Citigroup, que tenía una exposición total de 9.800 millones de dólares en Rusia a fines de diciembre, indicó que “evaluaba (sus) operaciones en el país”.

También lea: ¿Cómo quedan las aerolíneas con las restricciones por la guerra en Ucrania?

Aerolíneas, empresas de viajes y logística

La empresa FedEx Corp. ha suspendido todos los servicios en Rusia y Bielorrusia. “Estamos profundamente perturbados por lo que está sucediendo, y nuestros pensamientos y solidaridad están con las personas afectadas por la violencia en curso”, dijo la compañía en la carta firmada por el director ejecutivo, Fred Smith, y el director de operaciones, Raj Subramaniam.

Al cierre de los espacios aéreos europeos, canadienses y estadounidenses para Rusia, que limita la operatividad de sus aerolíneas, se le suma que ya no habrá repuestos ni servicios de mantenimiento para los aviones civiles de ese país, teniendo en cuenta que Boeing y Airbus también suspendieron sus actividades en ese país. La mayoría de la flota comercial rusa es de esas dos empresas, de mil aviones, cerca de 370 son Boeing y 340 de Airbus. Por eso esta decisión podría comprometer a largo plazo la seguridad de algunas operaciones aéreas.

Lea: ¿Cómo quedan las aerolíneas con las restricciones por la guerra en Ucrania?

Industria automotriz

El grupo AvtoVAZ, número uno del país y propiedad del francés Renault, anunció que la fábrica moscovita está parada desde el 28 de febrero por la escasez de compuestos electrónicos y las dificultades para su suministro.

Honda Motor ya había planeado interrumpir sus exportaciones a Rusia con anterioridad, pero adelantó la suspensión de vehículos y motocicletas para el país ante la escalada del conflicto en Ucrania.

El grupo coreano Hyundai-Kia, número dos en ventas en el país, también detuvo la producción en su fábrica de San Petersburgo. Al igual que Toyota Motor debido a las “interrupciones en la cadena de suministros” y ante el impacto de las sanciones internacionales a Rusia por la invasión de Ucrania.

Por su parte, Mazda Motor detendría la exportación de componentes a su fábrica ubicada en el este ruso debido al temor por las sanciones que aíslan financieramente a Rusia, según informaciones recogidas por la agencia local Kyodo.

Con el argumento de problemas logísticos o “la situación geopolítica actual”, Volkswagen, BMW, Mercedes, Volvo, Jaguar y Ford también anunciaron la suspensión de sus operaciones (fabricación y entrega) hasta nueva orden.

El gigante mundial de los camiones Daimler puso fin a su colaboración con el constructor ruso Kamaz, proveedor del ejército de ese país.

Stellantis (grupo fruto de la fusión entre el francés PSA y el italo-estadounidense Fiat-Chrysler que fabrica vehículos como Jeep y Fiat) ha suspendido sus exportaciones a Rusia. Su delegado, Carlos Tavares, advirtió de un posible riesgo de desabastecimiento de materias primas claves para el sector, como el níquel, si la guerra de Ucrania se alarga o se extiende a otras zonas.

General Motors también detendrá sus envíos a Rusia, igual que Harley, fabricante de motocicletas con sede en Milwaukee, Wisconsin.

Le puede interesar: ¿Cómo se beneficiaría Colombia del veto al petróleo ruso?

Empresas energéticas

En la industria petrolera también se sintieron los efectos de la salida de las empresas del sector. ExxonMobil cerró sus operaciones y tomó medidas para salir progresivamente de este campo de explotación, detalló la empresa en un comunicado y enfatizó en que no invertirá más en nuevos proyectos en Rusia.

El gigante petrolero Shell ya había informado de su retirada del petróleo y del gas rusos “gradualmente, en línea con las nuevas directrices del gobierno” británico en respuesta a la invasión rusa de Ucrania. El grupo interrumpió todas las compras al contado en el mercado de petróleo ruso y cerró sus estaciones de servicio y sus actividades de carburante para la aviación y de lubricantes en Rusia.

BP fue de las primeras empresas en salir de Rusia. Asimismo, le puso fin a la su alianza con Rosneft PJSC, empresa estatal que representa alrededor de un tercio de la producción de petróleo y gas de BP. “Esta acción militar representa un cambio fundamental”, dijo en un comunicado el presidente de BP, Helge Lund y que por eso la relación con Rosneft “no puede continuar”.

Estas son algunas de las que hacen parte de la larga lista de compañías que decidieron salir de Rusia, probablemente, el número seguirá creciendo.

Lea más noticias económicas, aquí.

Síguenos en Google Noticias