El Magazín Cultural

Publicidad
16 Dec 2020 - 1:33 p. m.

Bonn, la cuna de Beethoven ante un aniversario rediseñado por la COVID-19

Los 250 años que se cumplen del natalicio de Beethoven se celebran desde Bonn, Alemania, en el marco de una pandemia que obligó a repensar la celebración. Conciertos virtuales, así como recorridos digitales a través de la casa museo del compositor, son algunas de las estrategias pensadas desde la Sociedad Aniversario Beethoven. En el 2021 se piensa seguir festejando la vida y obra del músico alemán.
Beethoven nació, pasó su infancia, su juventud y vivió hasta los 22 años en Bonn, Alemania. La ciudad tiene pensada una celebración por los 250 años del natalicio del compositor, que se extenderá hasta el 2021.
Beethoven nació, pasó su infancia, su juventud y vivió hasta los 22 años en Bonn, Alemania. La ciudad tiene pensada una celebración por los 250 años del natalicio del compositor, que se extenderá hasta el 2021.
Foto: EFE/EPA/CHRISTIAN BRUNA

Bonn, la ciudad alemana donde nació Ludwig van Beethoven hace 250 años, dedica dos noches a su genio más universal, en una conmemoración virtual, por imperativo de la pandemia, que espera extenderse a lo presencial el próximo año. La primera BeethovenNacht -Noche de Beethoven- será este miércoles, coincidiendo con la fecha en la que supuestamente nació el compositor, pues sólo se tiene constancia de que fue bautizado el 17 de diciembre de 1770. Le seguirá el jueves el concierto dirigido por Daniel Barenboim y su orquesta West-Eastern Divan. Además, se abrirá un discurso de Frank-Walter Steinmeier, presidente del país.

Le sugerimos leer Beethoven: “El sentimiento es la palanca de todo lo grande”

Será una conmemoración muy distinta a como se había planificado el Año Beethoven alemán: sin público y coincidiendo con la entrada en vigor en Alemania de unas drásticas restricciones de la vida pública. Desde el 2 de noviembre está cerrada toda actividad cultural -sean conciertos, teatros, cines o museos-; a partir de este miércoles solo estarán abiertos el comercio y los lugares de servicios esenciales. ”Para los artistas es un momento muy duro. Lo único que podemos ofrecer para compensarles, a ellos y al público, es un programa amplificado, partiendo de Bonn a todas partes del mundo”, explica Tiffany Claff, portavoz de la Sociedad Aniversario Beethoven.

En la primera noche, la Orquesta Beethoven de Bonn estrenará la Oda to Joy, de Quince Jones, y el Opus 2020, de Max Richter. El concierto combinará la música del compositor con soul y cabaret, y se transmitirá a través de la televisión pública regional WDR y por medio de la página web oficial del aniversario, en streaming gratuito. El concierto de Barenboim -en la Ópera de Bonn y concebido como parte de una gira europea, luego cancelada- se puede seguir también por dichos portales o por sus cuentas en Facebook y YouTube. Le seguirán otras ocho horas de emisión en la WDR. Es decir, toda la noche y hasta el día siguiente. “Es triste, por un lado. Por otro, nos consolamos pensando que tendremos, desde Bonn, una resonancia mundial que jamás habríamos alcanzado”, prosigue Claff. El streaming no puede suplir al directo y menos aún llenar el “vértigo del artista” ante la falta del aplauso final. Pero acerca la música a “un público que tal vez no se hubiera planteado siquiera ir al concierto en vivo”.

De la pila bautismal a las trompetillas adultas

Bonn, con 329.000 habitantes, conserva aún el apodo de la “aldea federal” que se le adjudicó en las décadas en las que ejerció de capital de la República Federal de Alemania (RFA) -desde su fundación, en 1949, y hasta el traslado en 1999 del gobierno, Parlamento y principales instituciones al Berlín reunificado. En esa tranquila ciudad renana está la casa natal de Beethoven -desde 1889, un museo-. Este jueves se podrá visualizar, asimismo en la página web oficial, un oficio religioso en la pila donde fue bautizado, supuestamente al día siguiente de nacer.

Si le interesa leer más de Cultura, le sugerimos: Beethoven y Napoleón Bonaparte

La Beethoven Haus está cerrada al público, como el resto de los museos del país. Llevaba dos años preparándose para el aniversario. Había enriquecido su muestra permanente con instrumentos -la viola en que tocó de niño, un piano, partituras y algunas trompetillas que utilizó para combatir su torturante sordera, aunque eso fue ya en su edad adulta y hasta su muerte en Viena, en 1827.

En Bonn nació, pasó su infancia, su juventud y vivió hasta los 22 años. La plenitud musical la alcanzó en la capital austriaca, donde estrenó algunas de sus obras cumbre, como la Novena Sinfonía, en 1824, ya completamente sordo. Pero la ciudad renana se reivindica como referente del universo de Beethoven. A la espera de reabrir sus puertas -las drásticas restricciones actuales seguirán, al menos, hasta el 10 de enero, pero la reactivación de la vida cultural puede prolongarse más- la casa museo ofrece recorridos virtuales en su enlace Beethoven everywhere.

Aniversario extendido a 2021

Parte del llamado Año Beethoven alemán, o BTHVN -el logotipo del aniversario-, se ha trasladado a 2021, con la esperanza de poder regresar al formato presencial. En mayo está previsto el estreno de una pieza de danza de Helmut Oehring alrededor de la sordera; en junio se programó un concierto con Kratkwerk y Robbie Williams, mientras que ya para el otoño se anuncia la presentación de la Décima Sinfonía, creada con ayuda de inteligencia artificial. El punto álgido de este año extendido será el Festival Beethoven de Bonn, dirigido por Nike Wagner, la más díscola entre los descendientes de Richard Wagner.

Síguenos en Google Noticias

 

Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.