El Magazín Cultural
Publicidad

El problema de las redes sociales en el Paro nacional y La marcha del silencio

Pensar con el ideal es tiernamente peligroso porque se pierde la crudeza del realismo. Protestantes y antiprotestantes son víctimas de sí mismos. Esto es, de su ideal, de su interpretación y de sus sesgos. Ambos creen que lo que ven en sus redes sociales es la versión y no una versión de un simpatizante.

Jaír Villano/ @VillanoJair
26 de mayo de 2021 - 11:38 p. m.
"'La marcha del silencio' es promovida por empresarios, microempresarios, personas que se autodenominan “gente de bien”. En realidad, hay ciudadanos de todo tipo —quiero decir: gente de bien que no goza de los privilegios de la “gente de bien”—: trabajadores que se han visto afectados por los bloqueos al interior y en las fronteras de la ciudad, obreros, amas de casa, conductores", escribe Jaír Villano.
"'La marcha del silencio' es promovida por empresarios, microempresarios, personas que se autodenominan “gente de bien”. En realidad, hay ciudadanos de todo tipo —quiero decir: gente de bien que no goza de los privilegios de la “gente de bien”—: trabajadores que se han visto afectados por los bloqueos al interior y en las fronteras de la ciudad, obreros, amas de casa, conductores", escribe Jaír Villano.
Foto: Agencia EFE

Las redes sociales son condescendientes con los anhelos (de)formativos de sus usuarios. El usuario confunde su realidad con lo real. Su versión con las versiones. Lo que quiere y desea ver con lo que es. Lo real no existe en el mundo digital. Le falta complejidad, amplitud, desagrados, oposiciones, matices.

Le puede interesar: Cali: protesta, arte y dignidad

En las redes, el algoritmo inunda de información al usuario, lo ahoga: no le da tiempo para pensar. Así, lo deforma, en lugar de formarlo. El exceso de información desinforma. El usuario está convencido de su versión porque reproduce muchas versiones similares. Pierde el sentido crítico de su propio relato. Su relato se impone, porque las redes alimentan su versión con las versiones de otros usuarios que piensan lo mismo.

No hay espacio para otros relatos. Los otros relatos están, pero el usuario convencido de su posición las ignora. O no las conoce, no le aparecen, no las valora. Lo otro no existe para los usuarios aferrados a sus trincheras. En las redes, lo otro ha desaparecido. El usuario atrincherado lo hace desaparecer, pero no lo sabe. Ignora que alimenta su deseo, porque desconoce que lo que desea ver es un deseo. La realidad no es un deseo, el mundo no es un deseo, lo que pasa en las protestas no es un deseo. Todo eso es.

Pensar con el ideal es tiernamente peligroso porque se pierde la crudeza del realismo. Protestantes y anti protestantes son víctimas de sí mismos, esto es, de su ideal, de su interpretación, de sus sesgos. Ambos creen que lo que ven en sus redes es la versión, y no una versión de un simpatizante.

Le sugerimos leer otro texto relacionado con el papel de las artes en la protesta social: Las artes llevan la batuta en la calle

Se pierde entonces el lugar del otro. Sin deparar el lugar del otro, no hay diálogo. Se habla de él, se exige, pero no se buscan las condiciones para efectuarlo. Sin conocer una versión amplia del otro es imposible conocerlo. La condescendencia informativa de las redes hace que sea quimérico conocer la contraparte.

En Cali un grupo de gente sale a las calles con un lema obtuso, carente de ingenio y ajeno al dolor nacional: “La marcha del silencio”. Esta es promovida por empresarios, microempresarios, personas que se autodenominan “gente de bien”. En realidad, hay ciudadanos de todo tipo —quiero decir: gente de bien que no goza de los privilegios de la “gente de bien”—: trabajadores que se han visto afectados por los bloqueos al interior y en las fronteras de la ciudad, obreros, amas de casa, conductores. Pero dados los antecedentes de las personas de camisas de blanco, la expresión es estigmatizada, desdeñada, anulada por esa torpeza con que la “gente de bien” ha obrado antes.

Aquí viene uno de los tantos problemas de las redes. El usuario que ignora por completo las dinámicas históricas de Cali se limita a seguir lo que otros simpatizantes dicen. Se priva de analizar los matices: de escuchar la voz de esos que se están viendo golpeados por los efectos de las causales del Paro, que quizá no saben que comparten, o que apoyan pero están acostumbrados a soportar. El problema de este usuario es que no entiende que se está privando de algo porque no conoce aquello que está por fuera de su algo.

Podría interesarle leer un reportaje sobre el estado del sector cultural en términos económicos: Colombia: sin cultura la crisis podría ser eterna (II)

Estas proyecciones (fotos, videos, memes) son legitimadas por una ironía ajena a la percepción de los hoy militantes: el neoliberalismo. El me gusta y el retuit, y en general las reacciones en las redes sociales, son exitosas en la medida en que se hacen virales. O sea: mediáticas, grandes, celebradas. Uno de los pilares del neoliberalismo es la cuantificación de todo.

Un video con muchas reacciones es asumido como una verdad. Pero ese video no es la verdad. Es un fragmento subjetivado de la verdad. La verdad es también lo que nos incomoda, lo que no nos gusta, lo que nos interpela, con lo que no estamos de acuerdo. La verdad no es lo que queremos que sea, es lo que es, así lo ignoremos.

Uno puede apoyar el Paro nacional, uno puede denostar el desgobierno, pero eso no quiere decir que se aplauda cada una de las ocurrencias de quienes lideran un movimiento social con cuyas causas se coincide, pero con el cual se puede diferir en muchas de sus formas de operar. ¿De verdad piensan que bloqueando calles se van a ganar el respaldo del pueblo?

Es cierto que para ser escuchado en Colombia son necesarias medidas drásticas. ¿Sería igual la atención del gobierno -que no es mucha- sin los videos reproducidos por la prensa internacional y sin los bloqueos? Lo dudo. En Colombia es necesario el extremo.

Le sugerimos: Cali: Arte y protesta social

Pero por hacer lo uno se pierde lo otro. El ciudadano de a pie no entiende esto. El paro, que en un principio parecía ser de muchos, ha pasado a ser el de unos cuantos. Los medios tradicionales contribuyen en la difamación. Los bloqueos desesperan al trabajador corriente. Algunos piensan que si antes estábamos mal, ahora estamos pésimos. Colombia se supera a sí misma en eso. Schopenhauer, sin saberlo, lo auguraba: el día de hoy es malo y cada día será más malo “hasta que llegue el peor”.

Hace falta una voz autocrítica entre los líderes acéfalos del Paro nacional. Hace falta despojarse de la condescendencia alimentada por las redes. Hace falta escuchar, observar, mirar versiones ajenas a las comunes. Si no nos miramos en un espejo que no es el nuestro, uno con otras luces, otros ángulos y otras incomodidades, va a ser imposible encontrar salidas a este embrollo.

Por Jaír Villano/ @VillanoJair

Temas recomendados:

 

jorge(18350)27 de mayo de 2021 - 04:09 p. m.
Saludos Jair. Comparto lo que expone. Pienso, obedece a la falta de una educación de calidad, donde la ausencia de contexto, pensamiento crítico y manajo de la complejidad es lo que prima. Estas csrencias, aunadas a la ideología neoliberal, que impone como valores humanos lo que viene viendo la gente en los "realities" desde hace 22 años nos deja en condición precaria para afrontar este presente
Patricia(11659)27 de mayo de 2021 - 12:57 p. m.
La discriminación y estigmatización no es una imagen es una realidad que se palpó en la marcha con agresion a defensores de derechos humanos y trabajadores de mío y los denominó despectivamente "asalariados". En donde agentes de la policía se les insto a intervenir y la respuesta fue que era "la gente de bien". Esto no son la información o desinformación es unproblema serio de salud mental
jesus(92844)27 de mayo de 2021 - 12:48 p. m.
Sin el magnifico apoyo popular que además de soportar las restricciones obvias -el régimen narco terrorista imperante solo entiende de mandar a liquidar a a la oposición decidida- se manifiesta en donaciones de dinero e insumos a la primera linea, el paro habría sido flor de un dia.
Berta(2263)27 de mayo de 2021 - 10:00 a. m.
Este es un régimen de terror, genocida, ecocida, enemigo del pueblo colombiano, solo protege a los ricos, como los Sarmiento Angulo. Privilegia la guerra a la paz. ¿El bordón del reo de las 1500 ha, 200 baldíos de la nación, y minguerra no lamentan el asesinato de decenas de civiles que luchan por los derechos de todos los colombianos? ¿Acaso no serían asesinos? ¿si podrán vivir con ese lastre?
Lorenzo(2045)27 de mayo de 2021 - 06:09 a. m.
Héctor Abad Gómez, médico de profesión, comprometido con la salud pública, fue sometido al escarnio de la gente bien de Medallo-city cuando propuso que la muerte por plomo (bang-bang!) podría tratarse como una epidemia. Algo así, como un virus irracional que una vez desatado no queda más que estudiarlo a fondo. Tifones y huracanes son para los gringos una calamidad que no pueden controlar a...
  • Lorenzo(2045)27 de mayo de 2021 - 06:18 a. m.
    ...punta de letanías y exhortaciones. Tanto peor si es un volcán en erupción (como Armero, 1985). El autor reitera el asunto del deseo. Vale. Contexto, en sentido contrario, del Principio de Realidad: ¿de qué cosas debemos darnos cuenta (en la alienación autoinducida que el colectivo colombiano cultiva desde el siglo XX)? Los medios y opinadores omiten la índole (parte) irracional de este quilombo
Ver más comentarios
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar