19 Mar 2009 - 12:03 a. m.

Meira Delmar pasa con el viento

Nominada este año al Premio de Poesía Reina Sofía, dejó un importante legado.

Sara Araújo C.

En 1950, tras conocer su obra, la reconocida poeta uruguaya Juana de Ibarbourou escribiría a Meira Delmar: “Quiero que sepas que para mí la primera poetisa colombiana eres tú, que a pesar de tu juventud estás también para mí entre las grandes de América”. Ese mismo año, hablando de su  amiga y compañera del Grupo de Barranquilla,  Gabriel García Márquez diría rescatando su talento por encima del género: “Meira Delmar —ese extraordinario poeta de América—”.

Esta fantástica mujer, destacada en los ámbitos de la cultura y la poesía como una de las más grandes del país, falleció en la madrugada del miércoles en su natal Barranquilla.

Meira, cuyo verdadero nombre, Olga Chams Eljach, revelaba su ancestro libanés, dejó a su ciudad y al país literario sumidos en una profunda tristeza, pues junto a Matilde Espinosa (fallecida el año pasado) marcó una generación de poetas colombianas que se abrieron un espacio en las letras, territorio masculino en los años 40 y 50.

Nacida en 1922, estudió letras en Roma y música en el conservatorio Pedro Biava de la Universidad del Atlántico. En 1942 publicó su primer poemario Alba de olvido, seguido de Sitio del amor, 1944; Verdad del sueño, 1946; Secreta isla, 1951; Poesía, 1962, Huésped sin sombra, 1971; Reencuentro, 1981; Laúd memorioso, 1995; Alguien pasa, 1998, y Viaje al ayer (2007). También sería la directora por más de tres décadas de la Biblioteca Departamental del Atlántico que lleva hoy su nombre.

Delmar, nominada este año al premio de poesía Reina Sofía, no sólo amaba la escritura, sino que estaba presente en los encuentros y festivales de poesía dispuesta a declamar sus poemas, incluso en los últimos años cuando perdió la vista y ya no leía su obra en el papel, sino en sus recuerdos. Delmar estuvo presente y activa en la escena de la cultura hasta que una afección pulmonar la hizo declinar la última invitación a Bucaramanga. En enero, durante el lanzamiento del año Artel Obeso en Cartagena, fue la última vez que recitó sus versos en público.

En 2008, en homenaje a su obra y a su vida dedicada a la cultura, la Consejería para la Mujer creó el Premio de Poesía Meira Delmar. Para Marta Lucía Vásquez, consejera presidencial para la Mujer y creadora del premio, “es una pérdida para las letras de Colombia e hispanoamérica. Sus aportes hicieron historia”. Barranquilla llora y recuerda a su querida Meira, que sí fue poeta y profeta en su tierra con sus versos “se escapa y huye con el viento,/ y me deja tan sólo este lamento,/donde esconde su rostro la amargura”.

Temas relacionados

Poetas
Comparte:
X