El Magazín Cultural

Publicidad
23 Oct 2020 - 10:53 p. m.

Ruth Bader Ginsburg: “Estamos pidiendo que protejan el derecho que tiene el país de cambiar”

Quien se convertiría en la segunda mujer en llegar a ser jueza de la Corte Suprema, encontró en la academia un espacio para reflexionar sobre la ley y la discriminación basada en el sexo. El norte de su ejercicio profesional fue el de desmontar el andamiaje legal que obstaculizaba la igualdad de hombres y mujeres ante la ley. Así lo muestra La voz de la igualdad (2018), película inspirada en la lucha de Ruth Bader Ginsburg.
Ruth Bader Ginsburg fue parte de la sexta generación de mujeres que estudió en la Escuela de Leyes de Harvard.
Ruth Bader Ginsburg fue parte de la sexta generación de mujeres que estudió en la Escuela de Leyes de Harvard.
Foto: Agencia AFP

Ruth Bader Ginsburg fue educada para cuestionar todo a su alrededor. La lectura y el debate fueron las bases de su educación. Fue una de las primeras mujeres en entrar a la Escuela de Derecho de Harvard. De hecho, perteneció a la sexta generación de mujeres formadas en la institución, aun cuando las personas a su alrededor, incluyendo a algunos compañeros, profesores y decanos, creían que el mundo del derecho, y el mundo en general, era exclusivo para los hombres. Y es que cuando le preguntaron por qué creía que había sido merecedora de un cupo que pudo haber sido asignado a un hombre, respondió sarcásticamente: “Mi esposo cursa segundo año. Entré a Harvard para aprender más sobre su trabajo. Así sabré ser una esposa más paciente y comprensiva”. Luego añade: “Vinimos a Harvard a ser abogadas, ¿a qué más?”. Pero Bader Ginsburg no iba a ser una más del montón. Con el tiempo iba a ser partícipe de un cambio social radical. Así lo muestra La voz de la igualdad, película inspirada en la vida de quien sería la segunda mujer en ser jueza de la Corte Suprema de Estados Unidos.

Le sugerimos leer Lo mágico y lo humano de Thomas Mann (III)

Síguenos en Google Noticias