El Magazín Cultural

Publicidad
19 May 2022 - 4:13 p. m.

Tom Cruise y su toma de Cannes

A propósito del estreno de Top Gun: Maverick en el Festival de Cannes, la gran estrella acaparó la atención, deslumbró, revolucionó las calles y hasta nos dio un susto de muerte.

Janina Pérez Arias

El actor estadounidense Tom Cruise (L) sostiene su premio Palme d'Or d'honneur (Palma de Oro Honoraria) junto al director del Festival de Cine de Cannes, Thierry Fremaux, antes de la proyección de 'Top Gun: Maverick' durante la 75ª edición del Festival de Cine de Cannes, en Cannes, Francia, 18 de mayo de 2022. La película se presenta fuera de competición del festival que se desarrolla del 17 al 28 de mayo. EFE/EPA/SEBASTIEN NOGIER
El actor estadounidense Tom Cruise (L) sostiene su premio Palme d'Or d'honneur (Palma de Oro Honoraria) junto al director del Festival de Cine de Cannes, Thierry Fremaux, antes de la proyección de 'Top Gun: Maverick' durante la 75ª edición del Festival de Cine de Cannes, en Cannes, Francia, 18 de mayo de 2022. La película se presenta fuera de competición del festival que se desarrolla del 17 al 28 de mayo. EFE/EPA/SEBASTIEN NOGIER
Foto: EFE - SEBASTIEN NOGIER

El Festival de Cannes está acostumbrado a tener un despliegue de celebridades de todo calibre a lo largo y ancho de sus 12 días de celebración, pero lo que sucedió a raíz de la presencia de Tom Cruise en la pequeña ciudad de la Riviera francesa, no tiene precedentes. Cruise acaparó la atención, deslumbró, revolucionó las calles y hasta nos dio un susto de muerte.

Pero vayamos por partes. Pocas horas antes de la presentación a lo grande de Top Gun: Maverick, el actor y productor ofreció una clase magistral a sala llena en el Teatro Debussy del Palacio de los Festivales en Cannes.

Si le interesa seguir leyendo sobre El Magazín Cultural, puede ingresar aquí 🎭🎨🎻📚📖

La proyección de una recopilación de fragmentos de sus películas, sirvió como antesala para la entrada de Cruise. Rain Man, Magnolia, Cocktail, El último Samurai, Jerry Maguire, Collateral, Top Gun, Tropic Thunder, Misión Imposible, Minority Report, Valkyrie, Cuestión de honor… En la sala se escucharon largos suspiros, sentidos “oh” y risas.

Unas mil personas que pudieron hacerse con un ticket de la Masterclass, recibieron al actor con una prolongada y calurosa ovación. Tom Cruise tomó asiento en medio del escenario frente al periodista francés Didier Allouch que le conduciría por los recovecos de su larga y muy fructífera carrera artística.

“A los cuatro años quería hacer películas, vivir aventuras, era un soñador”, describió Cruise remontándose a su infancia que es la época donde se haya la semilla de la gran estrella que es hoy.

Contaba que su interés por el cine mutó en una inquebrantable pasión. Tanto es así que en su adolescencia hizo infinidad de trabajitos para colaborar con su familia, pero sobre todo para poder ir al cine.

Con el tiempo fue profesionalizando la pasión a medida que se instruía de manera autodidacta en todas y cada unas de las posibles ocupaciones que tienen que ver con la producción de un filme.

“La derivación del arte es la habilidad”, sentencia como un mantra, “prácticamente crecí en sets de películas, en las salas de guionistas y de edición”. Pero a pesar de todos esos conocimientos y habilidades adquiridos durante tantos años, dice que “nunca me ha dado vergüenza decir que no sé algo”, refuerza la idea del hombre hecho a sí mismo.

Le sugerimos: El realismo mágico como antídoto de la tragedia

Después de escuchar la construcción de ese mosaico que es Tom Cruise, no cabe dudas de que ha emprendido un recorrido con mucha épica para llegar a convertirse en una respetable celebridad, en un hombre influyente en la industria cinematográfica y en un defensor acérrimo de la existencia y sobrevivencia de las salas de cine.

“Hago películas para la gran pantalla, pero no solo para el primer fin de semana de estreno, sino para la vida”, afirma recordando (porque esto ya lo sabíamos) que suele ir al cine de incógnito, “con una gorra para despistar”.

Debido a la pandemia el estreno de Top Gun: Maverick estuvo congelado durante dos años. Abundan los ejemplos de grandes producciones que fueron a parar directamente a las plataformas de streaming. Esto para Cruise es una posibilidad impensable.

“Mis películas sólo se estrenan en cines, ¡está prohibido que se haga en plataformas!”, esta frase aplaudida por el publico, además de ser un espaldarazo para el maltrecho sector de los exhibidores, reafirma la postura de Cruise.

Después de una hora, el encuentro con Tom Cruise se dio por terminado, pero el Boulevard de la Croisette estaba completamente colapsado y revolucionado, esperando el gran estreno de Top Gun: Maverick en el Teatro Lumière, a donde llegaría Cruise con gran parte de su elenco.

Le recomendamos: Tomás Molano: “La mente es obstinada, caprichosa e imperiosa. Prefiero sentir”

A punto de entrar en la proyección y con la gritería del público frente el teatro, viviríamos un susto que luego sería motivo de fotos y videos: aviones de combate (con un ruido atronador) surcaron el cielo de Cannes dejando como estela los colores de la bandera francesa.

Para cerrar esta segunda jornada de la 75° edición del Festival de Cannes, y antes de que Top Gun: Maverick fuera ovacionada durante cinco minutos tras su proyección, a Tom Cruise le aguardaría una sorpresa como lo fue la entrega de la Palma Oro Honoraria.

Síguenos en Google Noticias