Publicidad
23 Sep 2022 - 2:00 a. m.

“Pablus Gallinazo”, más allá de su figura nadaísta

Alberto Gómez Peña es el director del documental “Pablus Gallinazo”, una producción de Dago García en la que se aborda la urgencia del legado de este artista santandereano. Participan también Carlos Vives, Andrea Echeverri y Edson Velandia.
Alberto Gómez Peña dice que en el documental "Pablus Gallinazo" hay una nueva versión del éxito "Una flor para mascar". / Archivo Particular
Alberto Gómez Peña dice que en el documental "Pablus Gallinazo" hay una nueva versión del éxito "Una flor para mascar". / Archivo Particular
Foto: JMV - JMV

Alberto Gómez Peña no estaba detrás de hacerle un homenaje a Pablus Gallinazo, él más bien quería hacer un llamado a la memoria para que Colombia no se olvidara de este personaje.

El director no quiso ahondar mucho en la historia del movimiento del Nadaísmo y, en cambio, se preocupó para que las nuevas generaciones conocieran el legado de este artista, cuyo nombre de pila es Gonzalo Navas Cadena.

Le puede interesar: “Avatar”: estos son 8 datos curiosos sobre la épica aventura de James Cameron

Gómez Peña está al frente del documental Pablus Gallinazo, una producción de Dago García, que está ya disponible en salas de Cine Colombia.

¿De dónde nació la idea de hacer el documental “Pablus Gallinazo”?

La idea de hacer un documental acerca de Pablus Gallinazo surgió del guionista y productor Dago García, quien desde hace como siete años venía reflexionando acerca de la importancia de rescatar el legado de Pablus, y afortunadamente él empieza a buscar a alguien en la región de Santander, la zona del artista, y fue ahí cuando conocí a Dago García y todo empezó a tomar forma.

“Pablus Gallinazo” es parte importante de una corriente llamada Nadaísmo. ¿Cómo fue su investigación y acercamiento con este movimiento?

La investigación que tiene que ver con el documental básicamente se hace a través de visitas a varias personas relacionadas con el ámbito de la cultura, especialmente al protagonista, a Pablus, es con él con quien comienzo a frecuentarme más en su casa al lado de su esposa Tita Pulido, y a medida en que nos vamos conociendo él me va contando acerca de su vida y también del Nadaísmo. Voy tomando decisiones en el guion y la dirección, una de ellas es precisamente no abordar mucho el Nadaísmo, porque desde mi punto de vista creo que se hubiese desviado el documental.

¿Por qué realizar junto a este documental una nueva versión del éxito “Una flor para mascar”?

La razón por la cual decidí hacer una nueva versión de Una flor para mascar tiene que ver con llevarles esa canción a otras generaciones. Pablus es muy conocido en personas que tienen 60, 70, 80 años, pero de ahí para abajo no hay mucha recordación, a no ser que haya tenido un contacto directo con los papás cercanos al Nadaísmo, mamás que les gustara esa música, familia o el entorno, pero él para algunas generaciones estaba muy oculto, entonces uno de los propósitos más importantes del documental es generar un puente, y también el traspaso de un legado. La intención, que fue muy bien recibida por los dos, es ese traspaso del legado de la música protesta santandereana que igual es colombiana de Pablus Gallinazo a Edson Velandia, y creo que eso se da de una manera muy bonita.

Le puede interesar: Yohan Manca, dirigiendo una singular historia de hermanos

Esta nueva grabación se realizó con la instrumentación de la Orquesta Sinfónica de la Universidad Autónoma de Bucaramanga junto a Andrea Echeverri y Edson Velandia, ¿cómo fue el proceso de esta nueva grabación?

El proceso de la instrumentación y los arreglos por parte de la Universidad Autónoma de Bucaramanga cuenta con el apoyo del maestro Adolfo Hernández, un músico muy conocido y respetado en la región. Al acercarme y hablar con él en el período de la investigación decido que sea uno de los personajes, de hecho, hay algo muy interesante que ocurre con el maestro y es que yo sigo trabajando con él, pero ya en obras de ficción.

Pablus Gallinazo desde hace varios años se encuentra refugiado en su hogar en Piedecuesta (Santander), lejos del bullicio de la ciudad, ¿cómo fue lograr entrar en su intimidad y mostrarla al espectador?

Pablus llevaba mucho tiempo refugiado en su casa, él decía que vivía ya como en pandemia antes de la pandemia, y ese repudio tenía que ver con unas pocas ganas de salir para que se le hiciera algún tributo, pero la manera como lo convenzo para que nos abra el espacio en su casa, su vida y poder hacer este documental es precisamente con esa frase: “La obra debe ser más grande que el artista”, y ese es el propósito que esperaría que la gente viera en el documental. Más que un homenaje, que por supuesto lo es, es un llamado para hacer memoria.

Le puede interesar: “Merlina”: los fans de la serie podrán unirse a la “Academia Nunca Más”

¿Quiénes más hacen parte de este documental?

Otros personajes que acompañan a Pablus en el documental son su esposa Tita, que para mí es un personaje que también se merece un documental aparte, es alguien muy interesante por la manera cómo es su vida, pero también por su autenticidad. Y ahí personajes con reconocimiento nacional e internacional como: Andrea Echeverri, Edson Velandia y Carlos Vives y son personas que yo espero generen ese puente con otras generaciones y despierten la inquietud por conocer más acerca de Pablus Gallinazo.

Después de realizar este trabajo audiovisual, ¿cuál es su visión de Pablus Gallinazo?

Para mí es un ejemplo de la reconciliación que, tal vez, es lo que más estamos buscando en este momento en el país. Él es un hombre que es apreciado por muchas personas, para sorpresa mía es querido por personas que, de hecho, se sienten en el lado opuesto de sus posturas políticas y aun así lo quieren. Es muy interesante cómo una persona puede suscitar tanto afecto. Más allá de su ideología política, es una buena persona, es un gran ser humano. Pablus es un ejemplo de que sí se puede, y eso me parece muy importante rescatar de él.

Sobre Pablus Gallinazo

Sin lugar a duda, uno de los más célebres intérpretes de música protesta de Colombia fue el poeta, narrador y cantautor Gonzalo Navas Cadena popularizado bajo el seudónimo de “Pablus Gallinazo”.

Sus canciones con mensaje se convirtieron en himno de la juventud inconforme y de las víctimas de la iniquidad social. Con música casi hablada, letras influenciadas por la poesía, los movimientos sociales de los sesenta en Colombia y homenajes al amor, a la vida, a la risa, Pablus Gallinazo se convirtió en la voz cantante del Nadaísmo desde la década del 60 e hizo parte de ese movimiento poético, al que se integró luego de ganar el Premio Nadaísta de Novela con su obra La pequeña hermana.

Hoy, Pablus Gallinazo disfruta de la vida en familia en su finca de retiro en Piedecuesta, cerca de Bucaramanga (Santander), junto a su actual esposa, Tita Pulido, con quien coescribió El libro de los amados. Este ícono de la música, con su poesía ha logrado cautivar a varias generaciones.

Síguenos en Google Noticias