Actualmente está en cartelera

“Bendita rebeldía”, una película teatral

Noticias destacadas de Cine

Juana del Río y Luna Baxter protagonizan esta propuesta audiovisual que no pretende ser una obra de arte y que además refleja las oportunidades que hay para las mujeres en la industria.

Por estos días, en las salas de cine nacional se proyecta Bendita rebeldía, una película colombiana protagonizada por Luna Baxter y Juana del Río, dos actrices que están en el referente nacional gracias a su trabajo en diversas series de televisión. Sin embargo, ellas no llegaron a este proyecto porque son las artistas de moda, sino porque desde hace años se han esforzado por construir un camino en la industria audiovisual, una decisión que no les resultó fácil ya que, según les dijeron, no cumplen con los estereotipos de belleza tipo Sofía Vergara.

Por eso, cuando se conocieron durante las grabaciones de La ley secreta se hicieron amigas inmediatamente, pues cada una entendió lo difícil que era lograr un cupo en el elenco en el que también estaban Valeria Galviz y Viña Machado.

Nos ha tocado dar la misma lucha en cuanto a lo físico. Hemos dado una lucha muy parecida, muy exhaustiva y agobiante”, dice Juana del Río, y Luna Baxter complementa: “Es como si fuéramos las dos chicas alienígenas que rompen un poco los estereotipos”.

Una vez finalizadas las grabaciones de la serie de Caracol Televisión, Baxter se reunió con la directora Laura Pérez Cervera para protagonizar Bendita rebeldía, la cual estaban gestando desde hace tres años, cuando la realizadora fue al Festival de Cine de Sundance (Utah, Estados Unidos) para perfeccionar el guion. Desde entonces estaba claro que la actriz iba a encarnar a Beatriz, una psicóloga que regresa donde su familia luego de vivir en México, donde ya no podía vivir luego de dos divorcios. En Colombia descubre que su tía Elvira (Laura García) ha transformado la enorme casa familiar en el colegio Palos Verdes.

 

La primera vez que se reunió con la directora, la actriz se desempeñaba como profesora de teatro en un colegio, actuaba en obras de teatro y nunca había figurado en televisión ni en cine. Pero cuando llegó el momento de encarnar a Beatriz, Luna Baxter ya tenía el bagaje necesario para dar vida a un personaje que se presenta como una diva decadente.

“Laura (Pérez) tenía claro que no quería un filme en el que las actuaciones fueran supernaturalistas… Esta es una película de largos silencios, es bastante teatral, así que la construcción del personaje, la puesta en escena y de arte son bastante teatrales (…) Esencialmente construimos el personaje desde lo físico y los gestos”, comenta la artista.

Por su parte, Juana del Río, quien se involucró en el proyecto cuando ya estaba listo, gracias a la recomendación de Baxter, no tuvo mucho tiempo de planear a Andrea, la persona que trabaja con la tía Elvira en el colegio.

“Llegué muy perdida, porque ellos ya habían trabajado y ensayado y yo no sabía qué hacer. Entonces decidí crear un personaje exagerado, que es como un parásito, una mujer que hace unas cosas que uno no entiende”, explica.

Este tipo de proyectos en los que no hacen casting, sino que se realizan por amistad o porque el guion fue estructurado pensando en alguien específico, les permiten a las actrices moldear la personalidad del personaje, pero también les da la responsabilidad de actuar distinto para no repetirse.

Así que, diferenciándose de lo que ha hecho en Tarde lo conocí o La ley secreta (en el caso de Luna Baxter) y en Frontera verde, Sin senos sí hay paraíso y La ley secreta (en el caso de Juana del Río) presentan una comedia de ficción que para las protagonistas tiene tintes surrealistas y posdramáticos.

Bendita rebeldía es algo tan diferente que creo que es nuestra responsabilidad incentivar al público a ver cine colombiano y a ver cine que está 100 % impulsado por mujeres. Creo que ese es un atractivo muy grande que tiene la película y da un respiro chévere”, anota Baxter, en referencia al humor o los temas de autor que narra el cine nacional. “Nosotros también podemos hablar de temas más familiares o livianos, si se quiere decir”, agrega.

Creo que lo bonito que tiene esta película es que no es pretenciosa, no la estamos presentando como si fuera una obra de arte (…) Simplemente este tipo de películas también tienen que existir, porque un domingo con guayabo uno no quiere pensar en nada”, complementa Del Río, quien aclara que la gente no debe ver Bendita rebeldía por el hecho de que sea realizada por mujeres, porque eso no la hace mejor que otras, sino porque da la posibilidad de reflexionar sobre el estado de una industria audiovisual que ha cambiado hasta el punto de que posibilita a una directora menor de 30 años estrenar un filme en Cine Colombia.

Esperan que la gente se dé la oportunidad de verla porque solo así es posible formar un criterio sobre la película y sobre el cine nacional, sobre todo en este momento en el que, para Del Río, “hay unos directores que están haciendo un trabajo maravilloso y siento que nosotros mismos somos los más duros y los más críticos”.

 

Te contamos que estamos trabajando en nuestra plataforma tecnológica para que sea más fácil de disfrutar, por eso no podrás hacer comentarios en los artículos. Estarán activos próximamente. Gracias por tu comprensión.