10 Jun 2021 - 8:30 p. m.

Daniel Habif y la habilidad de mandar al carajo el miedo

Detrás de la historia del aclamado escritor, conferencista y creador del movimiento “Inquebrantables” existen luchas, caídas y levantadas. Por esta razón, el mexicano hace un llamado a reunirse en un ‘streaming’ de tres horas para tomar acción en contra del miedo.

María Camila Gil Niebles

Para Daniel Habif, la motivación ha sido su principal arma inherente para sobrevivir al mundo en el que vivía. Nació en Mazatlán, Sinaloa, un estado golpeado por la violencia y el narcotráfico. Su pasión por la escritura le sirvió para salir adelante. Más tarde, hace siete años aproximadamente sintió el llamado de Dios. “Sentí que era como un jaque mate, como que estás huyendo de algo que sabes que tienes que hacer, pero que no te queda de otra más que volar y saltar, eso pasó conmigo”.

Le puede interesar: Daniel Habif y el arte de hablar

Sin embargo, Daniel Habif más allá de motivador e inspirador o conferencista, se considera un escritor. Su vida siempre ha girado alrededor de la pluma. Esta misma le ha conferido la posibilidad de escribir cada sentimiento, vivencia: palabras que luego interpreta con entonación y gesto. De ahí que hoy día sea uno de los conferencistas más importantes del mundo y hasta un creador de contenido digital. Cuenta con más de 1.000 escritos gratis y más de 7.000 horas de trabajo, que le han significado años de trabajo y de investigación.

En ese camino de luchas, derrotas, miedos y levantamientos, se convirtió en el fundador del movimiento Inquebrantables. “Es una palabra paradójica, que toma significados en diferentes momentos de tu vida. Funciona cuando te sientes quebrantado para volver a levantarte y cuando te ves al espejo quebrantado por fuera, pero de una sola pieza por dentro. Viene de un versículo bíblico Ezequiel 3, 9: ‘Te haré fuerte como la roca e inquebrantable como el diamante’”.

Y es que para nadie es un secreto que los seres humanos están cargados de miedos, uno de los mayores sentimientos que ha inmovilizado y el que ha estado en estudios por décadas. Sin embargo, muy pocos se atreven a hablar de esta sensación inmovilizante.

Le puede interesar: Daniel Habif y sus primeros auxilios para el alma

Esta es la razón por la cual, Daniel Habif presenta Al carajo el miedo, un show de streaming mundial para hablar sobre el miedo, desmantelarlo y tomar acciones. Serán tres horas de transmisión, que estarán disponibles durante dos días bajo On Demand.

“Sin el miedo no hubiésemos sido capaces de reaccionar frente a los miles de peligros que nos han acechado desde tiempos pasados. Es una de las más complejas configuraciones biológicas. Sigue siendo un acertijo que encierra procesos neurológicos, científicos y espirituales. La invitación es hacer una reunión de festejo para ponernos frente a nuestros miedos, desmantelarlos, analizarlos, también adquirir ciertas herramientas para navegarlos. Hay miedos de todo tipo, miedos distorsionados, miedos que nos hacen estar estáticos o también nos hacen soñar con la paz, con la familia”.

Enfrentar el miedo no ha sido tarea fácil, a lo largo de su experiencia, Daniel Habif ha aprendido a utilizar herramientas que le han servido de soporte durante los diferentes combates de su vida.

“Estamos en un mundo voraz, un mundo que se ha puesto a girar y al parecer va a hacerlo dos veces más rápido. Se ha convertido en un ensayo de melancolía combinado con una historia de Dante Alighieri. El miedo cada día va a ser más profesional y aprender a hacerle frente, esa es la intención”.

Cualquiera que escuche hablar a Daniel Habif, creería que el miedo es un asunto dominado. La realidad, es que cada uno como ser humano está cargado de sensaciones que los ponen a temblar. Para este escritor existen algunos, que les llama muy “básicos”, como las arañas o los aviones. Sin embargo, también guarda algunos más grandes.

“Otros miedos como a no haber abrazado lo suficiente. No haber besado lo suficiente o no haber amado. Al llegar al final de mi vida y haber sido un inútil. A veces dudo de mis capacidades y estas dudas a veces duran mucho tiempo y se hacen muy profundas. Pero ninguno de esos ha logrado quitarme la tenacidad, la pasión o la garra. Tengo miedo a no haber cumplido el propósito de mi vida, a no haber multiplicado mis talentos”.

Quizás lo malo no sean los miedos, sino la falta de acciones para hacerle frente y es precisamente esta la razón por la cual llega Al carajo el miedo. “La mejor definición de la acción hacia el miedo es hacerle frente. Cuando una persona busca una ayuda o un curso sobre el miedo recibimos la idea de hacer el miedo nuestro amigo. Yo no quiero hacer del miedo mi amigo cuando veo un jaguar correr detrás de mí o cuando veo una tarántula en mi cara, igual voy a gritar porque eso hace parte de la acción gregaria. La acción es entrenar el miedo con las virtudes que ya tenemos dentro y hacerlo retroceder”.

La importancia de detener el miedo es porque ha sido una herramienta utilizada por millones de personas en el mundo y cuando ellas están llenas de él no pueden imaginar, crear se producen bloqueos en la mente racional.

“Asimismo hay matrimonios que son dominados por el miedo, por eso hay maestros que enseñan a través de este sentimiento. Pero jamás se va a ver salir algo bueno de una enseñanza dominada por el miedo, porque se agrieta y se quiebra tarde o temprano, por esa razón hay que saber identificarlo, también lo necesitamos en nuestra vida”.

Daniel Habif, sueña con apostarle al crecimiento de las naciones, a construir puentes en vez de acantilados y esa es su motivación detrás de impulsar a los demás, a través de los contenidos en redes sociales o compartidos en conferencias.

Con cada mensaje puesto al servicio de los demás ha aprendido a “enfocarse más en el futuro predecible de los 5 minutos y a no pensar tanto en el mañana. Hay gente que espera a ser feliz en Navidad. Uno no puede detener el tiempo, pero sí puede provocar instantes inolvidables, eso es una responsabilidad absoluta. En mi caso ya no pienso tanto en el mañana porque eso te llena de ansiedad”.

De su vida, espera que sea intensa, más que larga. “Busco que todos los días de mi vida regrese yo a mi cama al lado de mi esposa y pueda decir hoy fue un buen día, lo aproveché cada instante. Es vivir al mismo tiempo como si el último día jamás fuera a llegar”.

Comparte:

Regístrate al Newsletter de hoy

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarse, acepta nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
X