28 Oct 2019 - 2:00 a. m.

Ewan Gunn y el whisky con reglas propias

Este hombre, experto en bebidas alcohólicas, dice que el grano escocés cada vez conquista más paladares y despierta más felicidad. Además, afirma que la única norma para consumirlo es ser responsable.

Tatiana Gómez Fuentes*

Ewan Gunn dice que Haig Club se puede mezclar de muchas maneras, no hay una forma correcta o incorrecta para beberlo.    / Cortesía
Ewan Gunn dice que Haig Club se puede mezclar de muchas maneras, no hay una forma correcta o incorrecta para beberlo. / Cortesía

¿Por qué hay que consumir el whisky de grano escocés de la Casa Haig?

Por la versatilidad del líquido. Se puede disfrutar de muchas maneras. Lo que nosotros queremos con esta bebida es que la gente cree sus propias reglas y que disfruten de este whisky como lo prefieran: solo, en las rocas, o incluso en un cóctel. El grano escocés tiene el toque especial para que el sabor conquiste paladares y despierte felicidad en quienes lo consuman, si logramos que esa sensación salga a relucir, el propósito está más que cumplido.

¿Por qué es indispensable madurar el whisky exclusivamente en barricas?

Lo primero que hay que saber es que esto es una ley en Escocia, de ahí que se desprenda la calidad de nuestros productos. A medida que se madura el whisky en los barriles comienzan a desarrollarse diferentes sabores con el tiempo. En el caso particular de Haig Club, lo maduramos exclusivamente en barricas de roble americano que antes tenían Bourbon, obteniendo deliciosos sabores a vainilla y caramelo, que son producto de la interacción entre el espíritu y la madera, desarrollados naturalmente para que sea de mayor disfrute.

¿Cuáles son las reglas de Haig Club?

La única regla que tenemos es que se disfrute responsablemente. Cada persona es libre de crear sus propias reglas con esta exquisita bebida.

¿Cuál es la magia de la botella azul de Haig Club?

Cuando diseñamos la botella azul queríamos que se viera diferente a otros whiskies escoceses. Ya teníamos un líquido distinto, mucho más suave, dulce y agradable, así que buscamos que este elemento hablara por sí mismo. Pretendíamos ser diferentes, dinámicos y elegantes, siempre buscando autenticidad, pero la historia de su elaboración va más allá de esto. Nuestros gerentes de destilería siempre analizan en laboratorios el whisky escocés. Cuando lo huelen y lo prueban usan hermosos anteojos azules, la razón: no quieren verse influenciados por el color del líquido cuando lo estudian. Así que nos encantó esta historia, tomamos el mismo tono del vidrio azul y lo usamos para recrearlo en nuestra botella. Es elegante, fresca, y además es un símbolo de respeto para las personas que hacen el whisky.

¿Cuál es la filosofía de Haig Club?

Lo más importante es que las personas creen sus propias reglas sobre la vida, pero también que sepan cómo disfrutar de un buen whisky, con un sello propio y marcando un estilo personal que trascienda en la historia.

* La periodista viajó a Escogia por invitación de Diageo y Haig club.

Comparte: