7 Jul 2021 - 2:00 a. m.

Jaime Rubiel: “Somos lo que hacemos”

Estudió Neurociencia, es “speaker” y formador en temas de productividad, término que él define como “hacer lo que me propongo, en el tiempo que me lo propuse, sin descuidar mi salud, mi familia ni mi espiritualidad”.

¿Cómo se puede mejorar la productividad laboral?

Para mí, existen tres factores claves para la productividad laboral: tener metas claras, que esas metas le permitan a la persona ejercer sus fortalezas y manejar efectivamente el enfoque. Es importante saber que tenemos una capacidad limitada de enfoque y que debemos aprender a aplicarlo en las actividades que más aporten a la consecución de nuestras metas. Venimos diseñados para enfocarnos en una sola actividad a la vez; en la medida en que las personas logren abstraerse de toda distracción y enfocarse en una sola tarea, el tiempo y los resultados se multiplican.

¿Qué tanto se pueden mejorar los hábitos?

Aquí es importante, primero, entender una verdad: somos lo que hacemos. Nuestras acciones son las que definen nuestra identidad. Si los hábitos son las acciones que repetimos tanto que las convertimos en un patrón inconsciente, podríamos entonces afirmar que nuestros hábitos son las acciones que más definen nuestra identidad. La buena noticia es que todos, sin importar la edad, podemos intervenir para cambiar nuestras acciones y repetirlas tanto que se conviertan en nuestros nuevos hábitos.

¿En qué consiste la productividad exponencial?

La productividad exponencial es hacer lo que me propongo, en el tiempo que me lo propuse, pero sin descuidar mi salud, mi familia ni mi espiritualidad. El verdadero éxito consiste en ganar, sin perder. Porque quien conquista sus metas materiales a costa de su salud, su familia o su espiritualidad, realmente, ha fracasado.

¿Qué lo motivó a conocer e impartir conocimientos sobre estos temas?

Mi propia experiencia, siempre tuve éxito en mi vida laboral, pero cuando tenía 38 años sufrí de sobrepeso, acompañado de varias dolencias físicas. Cuando toqué fondo, decidí que no podía continuar una ruta de autodestrucción, decidí cambiar radicalmente la forma en que me alimentaba (no hacer dieta, sino comer de forma inteligente), luego adopté el deporte y más adelante reforcé mi vida espiritual. Además, estudié Neurociencia para poder dar charlas a jóvenes en la prevención de adicciones, desde un punto de vista científico, no moral, ni religioso. Eso me permitió entender el funcionamiento de nuestro cerebro, el sistema nervioso y el centro de recompensa, que son la base de nuestro comportamiento.

¿Qué garantiza la productividad?

La primera garantía de la productividad es un buen descanso. Durante las horas de sueño reponemos nuestra adrenalina, la cual es el combustible para poder enfocarnos; es decir, concentrarnos en una actividad. Por eso siempre digo que la productividad humana tiene dos caras que se complementan: el descanso y el estado de alerta; no existe la una sin la otra.

¿Cómo ve a Colombia en productividad?

Colombia es un país que se caracteriza por gente pujante. He tenido la oportunidad de visitar, por temas de trabajo, muchos países de la región y diría que los colombianos tenemos una gran capacidad en términos de productividad; lo he palpado en carne propia en mis nuevos emprendimientos en el país. Sin embargo, tendemos a confundir el estar ocupados con ser productivos.

¿Por qué es tan difícil aumentar la productividad?

Vivimos en un momento en el que estamos siendo constantemente bombardeados de información. Hay gigantes tecnológicos con billeteras de billones de dólares que tienen contratados a los mejores científicos con un solo objetivo: capturar nuestra atención para después venderla a anunciantes. Cada vez revisar contenido se hace más entretenido y adictivo. Para mí, ese es el principal peligro externo que tenemos en nuestra productividad.

¿Cómo surgió 4M?

Mi método 4M nace de la necesidad de simplificar de la mejor manera mi mensaje y, a su vez, marca unos pilares de trabajo en el individuo. Las 4M son: manejo del cerebro, modificación de hábitos, multiplicación del tiempo y maestría de las propias fortalezas.

¿Qué trucos les da a quienes quieren explotar su productividad al máximo?

Creo que el truco más importante de productividad que puedo dar es la utilización de sesiones de alta concentración (SAC) dentro de la jornada laboral o de estudio. Las SAC son sesiones de noventa minutos sin absolutamente ninguna distracción, en la que la persona se dedica a desarrollar la actividad del día que más vaya a impactar en la consecución de sus objetivos.

¿Los factores culturales son desencadenantes para la falta de cumplimiento de metas?

Pensaría que sí. Para mí, hay dos temas críticos en la cultura de hoy que bombardean la consecución de metas son: la saturación de información y la inmediatez. Las personas deben entender que deben cuidar lo que entra a su mente. Los seres humanos generamos constantemente pensamientos automáticos, estos pensamientos se alimentan de lo que vemos y oímos. La mayoría de pensamientos autosaboteadores provienen de la tonelada de información innecesaria y negativa con la que alimentamos nuestro cerebro.

Comparte: