21 Sep 2021 - 2:00 a. m.

Juan Ballesteros y la disciplina de un mánager

Es experto en la representación de artistas y ha contribuido en el éxito de carreras como las de Greeicy, Mike Bahía y Julieth Mejía.

¿Cuál es la función de un mánager, qué hace?

La función se basa en todo un plan de marketing de la carrera artística. Es la persona encargada de ver y ejecutar todo el plan, analizar qué sigue, cómo se va a hacer, dónde se va a hacer, montar todo un growth map (mapa de crecimiento) del talento para poderlo proyectar.

¿De dónde surgió la idea de representar a los artistas?

En mi vida personal no surgió la idea, obviamente esto no es nuevo, pero fue un giro que me dio la vida desde mi profesión como productor audiovisual. Luego de haber trabajado en varios grupos de artistas, a escalas nacional e internacional, me fui inclinando un poco más por roles como production manager, road manager y tour manager, y cada paso se fue dando para llegar ahora a donde estamos, a dedicarme solo a la representación de artistas.

(Le recomendamos: Regresa la revista Cambio con Daniel Coronell como presidente)

¿Qué se debe tener en cuenta a la hora de representar a un artista?

Creo que lo más importante es poder sentir la tranquilidad de que estás representando un talento que te gusta. Este es el primer paso para poder definir si lo representas o no, porque desde el momento en que firmas vas a hablar con propiedad de lo que estás vendiendo, de lo que estás representando. Para mí el punto primordial es que te guste la música que hace ese artista.

Frente a los artistas que representa, ¿cuál ha sido su premisa desde el primer día?

Pienso que cada uno de ellos quiere llegar lo más lejos que se pueda imaginar, pero hay que ser consecuentes con el momento que se esté viviendo, y lo único que tú le puedes ofrecer a un artista es la seguridad de que vas a trabajar por él día a día. Creo que no hay un mánager que pueda generarle a un artista el compromiso o sellar con él la responsabilidad de llevarlo a algún lado específico, porque el compromiso más importante es el trabajo constante.

(Le puede interesar: Santiago Cruz: alma al desnudo)

¿Cómo es el proceso para darles identidad propia a las marcas y qué tiene en cuenta para eso?

Lo primero que tienes que hacer es trabajar con el artista e identificar el ADN para poder generarle una personalidad auténtica a esa marca. El mercado ha revelado actualmente la importancia de que los artistas se vean como una marca. Antes no se veían así, se veían simplemente como un talento, pero lo más importante es identificar sus valores. Ahora es indispensable leer muy bien el talento, lo que es, lo que significa, hacia dónde quiere ir, y sobre eso poderle colocar una cara, una personalidad a la marca.

¿Solo representa a artistas musicales o está interesado en otro tipo de artes?

En este momento a artistas musicales. Sería un sueño lograr dentro de mi compañía, a mediano plazo, la creación del departamento New Bussiness, en el que podamos firmar y desarrollar otro tipo de talentos dentro del área del entretenimiento y ofrecerles garantías.

¿Cuál cree que es el mayor reto para un empresario como usted en la industria musical?

El mayor reto es poder juntar los dos mundos que hoy estamos viviendo en la industria: la visión tradicional y todo ese mundo digital. El éxito hoy se traduce en mezclar esos dos mundos. Creo que es un reto que todos los días va a aumentar con la velocidad con la que se divulga la música.

¿Qué le diría a un artista que quiere empezar una carrera?

Que haga lo que más le apasione hacer, pero que siempre tenga en cuenta que dentro de esta carrera lo más importante es la disciplina. Acá nadie sube de la noche a la mañana, quien está arriba es gente con mucha disciplina, que trabaja día a día y respeta los procesos.

¿Cuáles son sus planes?

Crecer como una compañía de management y ver subir muchas carreras.

Temas relacionados

Juan BallesterosMánager
Comparte: