26 Jun 2021 - 3:30 p. m.

Meditación guiada para controlar los celos

En pódcast: Este ejercicio es una lectura de su comportamiento en pareja, y de la forma cómo vive sus relaciones. Un momento de análisis retrospectivo para tomar mejores decisiones emocionales, desde el amor propio, sin excederse, conociendo límites, y entendiendo que nadie es dueño de nadie.

Redacción Entretenimiento

Sentir celos hace parte de los procesos emocionales que atraviesan los seres humanos. Se trata de una respuesta psicológica que va ligada a sentimientos que no son agradables, y que despiertan comportamientos de apego y distorsión de la realidad. Están caracterizados por “preocupaciones que activan la ansiedad y crean estados de hipervigilancia” reflejados en conductas de control y precauciones excesivas, cuando la persona tiene miedo de perder a su pareja, reiterándole constantemente la importancia de ser leales y fieles a los sentimientos que han construido juntos. Le puede interesar: Meditación guiada para calmar la ansiedad

La celopatía se origina por factores de baja autoestima, e inseguridad. Quienes la desarrollan en exceso, tienen pensamientos negativos todo el tiempo y buscan encontrar la caída de la otra persona a como dé lugar. Algunos reaccionan de forma violenta, otros encuentran en la posesión la excusa perfecta para “indisponer” o “incomodar” a la otra persona, llegando todos al mismo punto: la expectativa falsa que define el amor o las relaciones de pareja. No deje de leer: Meditación guiada para eliminar el exceso de pensamientos negativos

Escuche meditación guiada para controlar los celos

La dependencia emocional es otra de las consecuencias que dejan los celos. Sentir que la otra persona tiene que estar todo el tiempo al lado, hacer todo juntos y no darle su espacio son los peores enemigos de una relación. De ahí que se desprendan trastornos de irritabilidad, y crisis de estrés y sentimientos de culpa por no sentirse en plenitud, ni en total armonía con la pareja. Visto de esta manera, cada acción trae como consecuencia el alejamiento del ser querido, no por falta de amor o interés, sino porque la libertad se priva, las peleas agobian y las justificaciones sin sentido, le ganan al amor. Continúe leyendo: Meditación guiada para desprenderse de los apegos emocionales

Sentir celos no está mal, es normal siempre y cuando se puedan controlar. La gravedad del asunto es cuando este comportamiento empieza a volverse tóxico y termina en una ruptura emocional sin retorno, porque como dice el dicho: “quien es no deja de ser”. Darse cuenta del error es el inicio para bloquear este tipo de “demonios emocionales”, pero también puede encontrar ayudas extras de análisis interior. Recurra a este ejercicio de meditación que le proponemos para que logre identificar sus inseguridades y vacíos, y no los proyecte en sus relaciones actuales o futuras.

Si quiere escuchar más meditaciones de Shala ingrese (aquí)

Comparte: