En el Museo Nacional, hasta marzo de 2020

Pintores que retrataron líderes, cuadros que hoy son obras de arte

Pedro José Figueroa, José María Espinosa y José Gil de Castro protagonizan “Pintores en tiempos de la Independencia”, una exposición que invita a pensar quién y para qué se hace el retrato de un líder.

Más de 110 obras de diferentes museos y colecciones privadas de Perú, Chile, Argentina y Colombia conforman la exposición. / Museo Nacional de Colombia
Más de 110 obras de diferentes museos y colecciones privadas de Perú, Chile, Argentina y Colombia conforman la exposición. / Museo Nacional de Colombia

Que una imagen vale más que mil palabras es algo que tenían claro los artistas santafereños Pedro José Figueroa y José María Espinosa, así como el peruano José Gil de Castro, cuyos cuadros protagonizan la exposición Pintores en tiempos de la Independencia, que hasta el 1.º de marzo de 2020 se exhibe en el Museo Nacional, en el marco del Bicentenario, con el objetivo de mostrar al público la manera como las pinturas, antes de ser consideradas obras de arte, fueron claves en la consolidación de las nuevas repúblicas de la región y tan importantes como las victorias de los ejércitos.

“Estos retratos no son solamente las ilustraciones de los libros de texto con los que aprendemos historia. Cuando fueron producidos tenían el poder de sustituir la presencia de los personajes en el momento que se estaba discutiendo la creación de un nuevo orden republicano”, explica Carolina Vanegas, cocuradora de la muestra, junto con Laura Malosetti Costa, quienes no pretenden mostrar cuadros viejos, sino los guiños que el pasado siempre hace al presente.

La sala, ubicada en el primer piso del museo, está organizada en cuatro ejes que ilustran la manera como se abordó la creación de las imágenes en tiempos de la Independencia, ya que una imagen (antigua y del presente) siempre es susceptible de interpretación y manipulación, por lo que es indispensable saber quién la hizo, para qué la hizo, dónde la puso y quién la vio.

En Paisajes heroicos, por ejemplo, se muestra la representación del territorio, mientras en Muertes ejemplares se ve cómo ciertos rituales, heredados de tradiciones religiosas de la Colonia, sirvieron para construir personajes a favor de la causa revolucionaria, como Policarpa Salavarrieta en Colombia y José Olaya en Perú. En De súbditos a ciudadanos los visitantes pueden apreciar cómo los tres pintores vivieron en tiempos de cambios radicales en la política, pero también en las costumbres y la vida social.

Cuerpos gloriosos es el eje que abre la exposición y el más importante, pues explora cómo Figueroa, Espinosa y Gil de Castro pintaron al militar chileno Bernardo O’Higgins, a los colombianos Antonio Nariño y Francisco de Paula Santander, o al venezolano Simón Bolívar. En ninguno de los casos las habilidades del pintor fueron lo más importante, sino la postura con la que retrataron a estos personajes para que, con el tiempo, fueran convirtiéndose en héroes de la patria.

Pintores en tiempos de la Independencia ofrece a los visitantes del Museo Nacional la posibilidad de conocer el trabajo de Gil de Castro, quien es muy desconocido en Colombia, y hasta hace muy poco tiempo no tanto en Lima y Chile, gracias a una investigación reciente. De Espinosa, las curadoras retoman gran parte de la investigación realizada por Beatriz González, y de Figueroa presentan su vida organizada retomada del Archivo General de la Nación, pues “de él no estaban claras ni las fechas de nacimiento ni muerte”.

 
La exposición está organizada en cuatro ejes que ilustran la manera como se abordó la creación de las imágenes en tiempos de la Independencia.
Museo Nacional de Colombia

 

De Figueroa se exhibe Simón Bolívar, libertador y padre de la patria, un óleo pintado en 1819 tras la batalla de Boyacá. Este cuadro fue copiado una y otra vez porque era “la fórmula para viralizar las imágenes” en aquella época, pero lo más interesante es que hace muchas décadas Alberto Urdaneta, considerado el primero historiador de Colombia, dijo que debajo de ese cuadro había otro. Se pensó que era el del militar español Pablo Morillo, pero una investigación adelantada por las curadoras este año confirmó que estaba oculto Fernando VII, el rey de España, que tanto él como Gil de Castro habían retratado a partir de un grabado realizado por Miguel Gamborino. El cuadro del pintor peruano, uno de los pocos que se salvaron de ser dañados y quemados tras la caída de la monarquía, también está expuesto en esta exposición.

Un documento hace constar que Pedro José Figueroa pintó a Fernando VII en un cuadro que no está en ningún lado y la hipótesis de las curadoras es que “reutilizó el lienzo”, práctica muy frecuente en la Colonia. Según un decreto, el Libertador “debía aparecer abrazado a una América libre, una alegoría que se convierte en la Patria, porque la figura femenina tiene un vestido”.

De 1820 en adelante, la alegoría de América desaparece y es Simón Bolívar quien se convierte en el símbolo de la libertad de América. El espectador de esta exposición puede ver que en sus años de militar era retratado con las medallas Libertadores de Venezuela, Ayacucho y la Cruz de Boyacá, que se pueden apreciar en una vitrina. Poco a poco estas pierden protagonismo, ya sea porque quienes copiaron no se fijaron en los detalles, o porque luego de ese año la imagen de Simón Bolívar se convirtió en símbolo.

Tiempo después de la muerte del Libertador, José María Espinosa hizo un retrato en el cual luce una miniatura de George Washington como una comparación entre los hombres que lograron la libertad en América del Norte y del Sur. En este cuadro está basado el monumento esculpido por Pietro Tenerani, ubicado en la Plaza de Bolívar de Bogotá.

Pintores en tiempos de la Independencia recalca que, más allá de las victorias militares, no hay un país sin ideas y finaliza con un apartado dedicado a Antonio Nariño y su trabajo intelectual, incluyendo la traducción de los derechos del hombre y el ciudadano, “los cuales tienen una vigencia enorme, más en este momento que vive Colombia. Con esta lección de ciudadanía se sale del museo a la carrera 7.ª a marchar”.

895640

2019-12-13T21:00:00-05:00

article

2019-12-13T21:00:01-05:00

[email protected]

none

Lilian Contreras Fajardo / @ProhibidodeLili

Gente

Pintores que retrataron líderes, cuadros que hoy son obras de arte

67

6594

6661