Publicidad

La Fuga: 30 años en medio del vacilón

Esta agrupación salsera pega fuerte con su tema “Cali es un vacilón”, en la antesala de la feria tradicional de esta ciudad. Su creador y director, Edinson Vivanco, fue polizón y soñaba con emular a Bobby Valentín. Aquí está su historia.

Andrea Barraza Cabana*
23 de noviembre de 2021 - 02:00 a. m.
Además de tocar salsa, la orquesta La Fuga, liderada por Edison Vivanco, también ha interpretado otros géneros tropicales. / Archivo particular
Además de tocar salsa, la orquesta La Fuga, liderada por Edison Vivanco, también ha interpretado otros géneros tropicales. / Archivo particular

Hace unos meses, las noticias mostraban una Cali en llamas, atrincherada y dividida, una percepción contraria a la ciudad llena de salsa y sabor que estaban acostumbrados a ver los colombianos. Para cambiar esta imagen, la orquesta La Fuga llegó diciendo “A ti yo quiero cantarte / para poder demostrarte / y así poder comprobarte / cómo es la rumba en Cali”.

(Le puede interesar: Video: El colombiano que puso a bailar a Marc Anthony)

Con esta canción La Fuga pretende recordar que Cali es salsa, sabor, cholao, caña, rumba y vacilón. La letra surgió cuando el trombonista venezolano Luis Cabeza, quien vivió un par de años en Cali antes de radicarse en Estados Unidos, llamó a Edinson Vivanco, el director de La Fuga, y en medio de lágrimas le manifestó su dolor al maestro y este solo respondió “no te preocupes que vo’ sabés que Cali es un vacilón”.

Estas palabras resonaron en la cabeza del artista y a los pocos días le entregó a Vivanco la letra de la canción. Rápidamente Vivanco y el bajista de la orquesta, Diego Londoño, se pusieron a trabajar en los arreglos y en poco tiempo sacaron este tema, que puso a bailar a los caleños y que va a sonar en la próxima Feria de Cali.

Un inicio con todas las de la ley

La orquesta La Fuga nació en 1991 en Buenaventura como creación de su director y productor, Edinson Vivanco, y de su primo percusionista, que hizo parte del Grupo Niche, Armando Quiñónez, “La chaucha”. Contaron también en sus inicios con la colaboración de Andrés Viáfara, de la orquesta Suprema Corte, como director ejecutivo, y con la asesoría de Jairo Varela, director de Grupo Niche.

Al contrario de muchas otras historias, el primer disco vino antes que la propia orquesta. Vivanco, que en ese momento vivía en Estados Unidos, en un viaje del Grupo Niche le mostró a Viáfara, que por aquel entonces era el director de la orquesta de Varela, las canciones que había escrito por más de 20 años y a este le encantaron. No demoraron en armar orquesta y grabar una primera producción, que se llamó La Fuga, en los estudios del Grupo Niche en Cali.

(Lea también: Los surcoreanos BTS arrasan en los American Music Awards)

Con mucha suerte BMG Production Music los firmó y les dio 10 mil dólares con los que pudieron arrancar con pie derecho y de ese disco fueron éxitos canciones como Qué nos pasó, que 30 años después sigue vigente.

El nombre de la orquesta hace honor, por supuesto, a esta primera producción musical, pero también a una discoteca que había entonces en Cali con el mismo nombre y a la que sus fundadores quisieron inmortalizar.

Del soñador son los sueños

Edinson Vivanco, también conocido como ‘Galleta’ por un apodo desde niño, comparte una historia en común con muchos otros músicos de Buenaventura. Nació en un barrio pobre y olvidado. Su mamá, originaria de Satinga, Nariño, llegó a Buenaventura sin saber leer ni escribir, escapada de sus padres con la intención de estudiar, pero se encontró con Adriano Vivanco Caicedo y al poco tiempo, después de cuatro hijos, se convirtió en madre soltera y tuvo que asumir con muchas dificultades la crianza de sus hijos.

(Le recomendamos: Cony Camelo y su empoderamiento desde la creación musical)

A Edinson Vivanco le tocó trabajar desde niño. Vendía plátanos y cargaba canastas en el mercado de Buenaventura. Cuando no trabajaba estaba pendiente de los elepés que traían los barcos y con esmero estudiaba a los músicos, los coristas, los arreglistas, las estructuras orquestales y poco a poco el sueño de conformar su propia orquesta se fue sembrando en su cabeza.

Le prometió a su mamá que cuando tuviera 14 años se iba a ir a Estados Unidos y le iba a comprar una casa. En ese momento la opción para irse al país del norte era como polizón en los barcos que llegaban al puerto. Sin embargo, para un niño de 14 años aguantar los 15 días que duraba el viaje en barco era una osadía difícil de cumplir.

(Además: Taylor Swift lanza una nueva versión de “Christmas Tree Farm” con streaming única)

Descubrió que desde San Andrés los barcos llegaban en la mitad del tiempo a Miami y así fue como reunió el dinero del pasaje, viajó de Buenaventura a Cali, de ahí a San Andrés y empezó la travesía. Alcanzó a llegar a Estados Unidos y, contando con suerte, lo deportaron (a algunos los arrojaban al mar). Volvió a Buenaventura, pero su sueño estaba enfocado en comprarle la casa a su mamá y en su ciudad eso no habría sido posible.

En un segundo intento viajó a Cartagena y después de intentarlo por un año logró llegar como polizón a Galveston, Texas, a los 16 años, y de ahí a Houston, donde empezó a trabajar y vivió por 17 años. Viviendo en Estados Unidos fundó La Fuga y el sueño de armar su orquesta se hizo realidad.

Todo fue como siempre lo soñó. Dos trombones, dos trompetas, piano, barítono, cuatro voces, bajo, bongó y timbal; la misma estructura de la orquesta de Bobby Valentín. Le compró sus primeros instrumentos a Jairo Varela con el dinero que BMG pagó por su primera producción y ahí arrancó un proyecto que hoy tiene 30 años y que se ha convertido en un semillero que ha formado músicos nacionales e internacionales.

La orquesta

La Fuga se ha constituido como una orquesta de prestigio internacional. En estos 30 años han realizado seis producciones discográficas, en las que se destacan La fuga (1991), Al borde de la cama (2001) que le dio reconocimiento internacional (el tema Amiga mía); Pisando duro (2005), con Perdí por lento; y Un sentimiento (2018), que le hace un homenaje al folclor vallenato, el cover de 10 clásicos llevados a la salsa de forma destacada.

Después de la pandemia, “Cali es un vacilón”

Después de este último año que fue de incertidumbres y miedos para todos y que el sector musical lo sufrió especialmente, la orquesta La Fuga se levantó con toda y sus integrantes están listos este año para ser la sensación en la clausura de los Juegos Panamericanos Juveniles 2021, que serán del 25 de noviembre al 5 de diciembre en Cali, y en el Festival Petronio Álvarez, que se llevara a cabo del 16 al 19 de diciembre.

(También: Adele, entre la culpa y el empoderamiento en su nuevo álbum “30″)

Y, por supuesto, en la Feria de Cali, que este año vuelve después de su última versión virtual y se realizará del 25 al 30 de diciembre, donde estará en la apertura del Festival de Orquestas. Después de este año difícil para el mundo y el país, La Fuga viene a demostrar que efectivamente Cali es un vacilón.

Edinson Vivanco nos contó en exclusiva que a finales de enero lanzaran unanueva canción llamada Le digo adiós, una salsa romántica con una letra íntima para bailar en pareja.

*De la Fundación Color de Colombia.

Por Andrea Barraza Cabana*

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar