“Mi deporte es conversar”

El padre de la música carranguera, Jorge Velosa, recuerda del concierto en el Madison Square Garden, el momento en que la limusina no los esperó a él   y a su grupo porque tenían sombrero y ruana.

¿Qué tan conservador es?

Cuando como el de la guayaba.

¿Qué hace para mantener la tradición?

Recrearla, sonarla y difundirla.

¿Qué tiene la provincia que no tenga la ciudad?

Menos agite y más espiritualidad.

El dicho de Ráquira que más usa.

Muchos, dependiendo del momento. Por ejemplo: ‘cuando el pobre saca la cobija, llueve’.

Un plato de su tierra.

No sólo me gustan los platos, sino también los chorotes, las múcuras, los caballitos y otros cuantos tiestos de los que se hacen por allá.

Su querencia más grande.

Una capotera donde quepan todas mis querencias.

Su canción preferida.

La piragua, porque en ella viajan muchas otras que me acompañan.

La que debería existir.

Se la cambio por lo que no debería existir, y en ese caso, la injusticia.

Un músico admirable.

Como tengo un ramillete, si saco uno se me desguarambila.

¿La cucharita se le perdió?

En pleno centro de Bogotá.

¿Cuándo se quita la ruana?

Al terminar una función y ante una propuesta tentadora.

¿Todavía quiere más a Julia que a su camión?

En Capellanía nos pueden dar razón, porque por allá aún vive el protagonista.

¿Qué tiene un boyacense de pura cepa?

Para que sepa, no creo en las puras cepas ni en las cepas puras.

La mejor carranga.

También hay unas cuantas, pero la mejor está por venir.

Un recuerdo del concierto en El Madison Square Garden.

Cuando la limusina para los artistas no nos recogió por estar de ruana y sombrero.

Ingrediente para un buen concierto carranguero.

Buen verbo, buen canto y buena copla.

Una buena sátira.

Se le dice que no hay posada, y ¿otra vez con el burro adentro?

¿Perder es ganar un poco?

De pronto. La Cucharita se me perdió y mire a dónde ha venido a parar.

Su deporte preferido.

Conversar.

Un reto.

Un rato que parezca un rito.

¿Qué hace antes de un concierto?

Reviso el repertorio y echo a volar las mariposas.


Para qué sirve un ‘reality’.

Realitimente no sé para qué.

¿Qué hace cuando está en su provincia?

Le jalo a la oftalmootorrinolaringología de la vida; mejor dicho, me gozo los sentidos.

El colmo del Gobierno colombiano.

Para no desentonar, “qué me da y se lo digo”.

¿Qué tal la mezcla música-política?

Me suena como a musipolítica.

¿Qué hace con la fama?

Conciliar todos los días.

Su comida preferida.

Un buen CDP (Caldo De Papa).

El deporte colombiano por excelencia.

Deberían ser el tejo y la chismografía democrática.

¿Qué tan competitivo es?

Ni mucho, ni poco, todo lo contrario.

¿Sigue órdenes?

Prefiero seguir acuerdos.

¿Cuántos animales tiene?

Conmigo es suficiente.

Un libro que recomiende.

Don Quijote, siempre será recomendable.

¿Qué le saca la piedra?

El incumplimiento.

Un clásico.

Santa Fe-Millonarios.

Un mal hábito.

Darle de comer “al ratón” de madrugada.

La mejor trova.

No me pregunte por una

porque son muchas las que hay, sigamos con la conversa

y  jajajay… jajajay.

¿Qué es bueno para acompañar  las papas y el ají?

Un santo sorbo de la aquellita.

Un recuerdo de su niñez.

Los exámenes orales en la escuela, delante de todo el pueblo y de memoria.

Un buen escenario es….

Una tienda caminera con todo y ventera.

La epidemia más grande del país.

La que sabemos, pero hacemos que no la vemos.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Cabas, en su nueva atmósfera musical