Publicidad
13 Nov 2022 - 3:46 p. m.

Así operaba red que extraía madera de bosques nativos en Cundinamarca y Boyacá

Con la ayuda de funcionarios del ICA y la CAR, una organización criminal talaba árboles de especies nativas en zonas protegidas de la sabana cundiboyacense y posteriormente la vendía. Se cree que talaron de manera ilegal 7.000 hectáreas.
Área deforestada de la sabana por la red criminal.
Área deforestada de la sabana por la red criminal.
Foto: Fiscalía

La Fiscalía judicializó a una docena de personas señaladas de deforestar más de 7.000 hectáreas de bosque nativo en Cundinamarca y Boyacá para extraer madera de manera ilegal. Entre los procesados hay exfuncionarios de autoridades ambientales que fueron imputados por concierto para delinquir, cohecho, entre otros delitos. Nueve de los procesados aceptaron cargos.

(Lea también: Se requieren acciones “urgentes” para detener la deforestación para 2030)

La red operaba así: compraban o se apropiaban de zonas de reserva forestal, talaban árboles de especies protegidas y trasladaban la madera obtenida ilegalmente a sitios de acopio para su posterior venta. La operación pasaba de agache, además, porque tenían comprados a funcionarios del Instituto Colombiano Agropecuario (ICA) y de la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR) que les expedían permisos a cambio de sobornos.

El entramado criminal afectó bosques nativos de los municipios de Tunja, Pesca y Cómbita (Boyacá), así como de Zipaquirá y municipios de la sabana norte y occidente de Bogotá, en Cundinamarca. En estos y otros municipios la madera era, posteriormente, vendida.

(Le puede interesar: En 2021 la deforestación aumentó 1,5 % en Colombia)

Los articuladores de esta empresa criminal deforestadora, según la Fiscalía, estarían Omar Pineda González e Isaías Cita Uribe. Su labor consistía en “la financiación y compra de los bosques, la preparación de la madera, el transporte del producto en tractocamiones y el contacto directo con los funcionarios que estarían al servicio de la red”, explicó el ente investigador en un comunicado.

En concreto, tres funcionarios hacían parte de la red, según han podido determinar las pesquisas. En primer lugar, el ingeniero del ICA David Enrique Rodríguez Cifuentes, “quien sería el responsable de emitir conceptos técnicos forestales que le permitían a la estructura ilegal explotar determinadas zonas”, aseguró la Fiscalía. En segundo lugar, Sandra Liliana Páez Triviño, adscrita a un área de control fitosanitario del ICA, quien habría gestionado la adquisición de salvoconductos movilizar la madera.

(Lea también: Los 5 puntos claves de la estrategia del Gobierno Petro para frenar la deforestación)

Y, finalmente, el contratista de la CAR Jorge Augusto Cortés Rincón. Según su nivel de participación y su rol en la organización criminal, un fiscal de derechos humanos les imputó los delitos de concierto para delinquir, aprovechamiento ilícito de recursos naturales renovables y cohecho por dar u ofrecer. Ante un juez de control de garantías nueve de los procesados aceptaron los cargos y pasarían a recibir sentencia.

Para conocer más sobre justicia, seguridad y derechos humanos, visite la sección Judicial de El Espectador.

Síguenos en Google Noticias

 

Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar