10 Jun 2020 - 4:14 a. m.

Caso hacker: Corte Suprema aceptó el impedimento de la magistrada Lombana

La semana pasada, el alto tribunal le abrió una investigación preliminar al hoy senador Álvaro Uribe como supuesto destinatario de la información que habría sido interceptada ilegalmente. El expediente quedará en manos del magistrado César Reyes, quien ya escucho en indagatoria en otro proceso.
Caso hacker: Corte Suprema aceptó el impedimento de la magistrada Lombana

La Sala de Instrucción de la Sala Penal de la Corte Suprema le aceptó el impedimento que la magistrada Cristina Lombana presentó hace dos semanas en la investigación que adelanta el alto tribunal contra el expresidente Álvaro Uribe que se relaciona con el hacker Andrés Sepúlveda y las ‘chuzadas’ al proceso de paz. El expediente quedará en manos del magistrado César Reyes, quien en noviembre de 2019 escuchó en indagatoria al hoy senador en la investigación por fraude procesal y soborno, relacionados con una supuesta manipulación de testigos.

Con el argumento de que su nombre apareció mencionado en los documentos que se encontraron en el allanamiento al Batallón de Ciberinteligencia del Ejército en diciembre pasado, Lombana pidió ser apartada de ese caso. La togada señaló en su momento que su decisión está relacionada con la posibilidad de que ella haya podido ser víctima de esas interceptaciones ilegales, por las cuales fue condenado Sepulveda. El Espectador supo que la mayoría de la sala aceptó a Lombana como “potencial víctima”.

El pasado 15 de mayo, la Corte Suprema de Justicia le abrió una investigación preliminar a Uribe Vélez esta vez por cuenta de supuestas interceptaciones ilegales y seguimientos informáticos que se habrían fraguado desde inteligencia militar. Las pesquisas se abrieron con base en una información anónima que llegó al alto tribunal en diciembre del año pasado. Con base en ese anónimo fue que la magistrada Cristina Lombana ordenó el año pasado una inspección al Batallón de Ciberinteligencia del Ejército, donde se encontraron indicios de actividades ilegales que hoy tienen a 13 militares en juicio disciplinario ante la Procuraduría.

(En contexto: El reporte de lo que se halló en el Batallón de Ciberinteligencia de Facatativá)

En las últimas semanas la Corte realizó una inspección a la Fiscalía para conocer más detalles que tenía el ente investigador desde hace un tiempo sobre estos hechos. El anónimo, dirigido a la magistrada Lombana, se advertía que el contenido tenía que ver con “información urgente” del caso “chuzadas-hacker-Álvaro Uribe”. Y, en el cuerpo del mensaje, se leía que el jefe natural del Centro Democrático había recibido datos reservados, obtenidos por unidades de inteligencia y contrainteligencia militar a través de interceptaciones ilegales de comunicaciones, “cuyo destinatario de esas acciones al margen de la ley es el señor Uribe Vélez".

Las víctimas de estas acciones incluyen senadores, representantes, magistrados, periodistas y generales”. El mensaje que recibió la magistrada Lombana indicaba con detalle que “las unidades donde se realizan estas prácticas son unidades orgánicas de la Brigada de Inteligencia Militar No. 1 (Brimi 1), el Batallón de Inteligencia Militar No. 4 (Baime 4) y el batallón de ciberdefensa (Bacid)”. En él se leen también los nombres de seis militares (un teniente coronel, un mayor y cuatro suboficiales) que estarían implicados en las interceptaciones ilegales; así como que algunos uniformados que protestaron por las actividades ilícitas que se estaban cometiendo fueron trasladados.

Recibe alertas desde Google News